martes, 26 de noviembre de 2019

MAMÁ QUIERO SER ESPÍA. LA IMPORTANCIA DEL APOYO A LOS SUEÑOS DE NUESTROS HIJOS

Hacia mucho tiempo que no me pasaba un rato a escribir. 
Mi día a día, en estos momentos es un sinfín de actividades que me quitan el poco tiempo que tengo para poder sentarme y escribir simplemente por el placer de hacerlo. Pero ayer noche, mientras veía un programa, tuve la necesidad de venir y escribir este post. 

Una de las cosas más importantes en mi maternidad es el que Carlota siempre se sienta apoyada y querida en sus sueños
Pienso, que los padres debemos estar ahí para alentar y apoyar los sueños que nuestros hijos tengan. Creo que es una parte muy importante, primero porque se sentirán queridos y luego, porque esto le ayudará en su propia autoestima y no dejarse vencer con el primer obstáculo que se presente.


Como os decía, ayer, mientras veía la tele con mi medio limón, aprovechando que Carlota ya dormía sentí la necesidad de venir y plasmar estos pensamientos. De contaros el porqué pienso que es tan importante. 

Y es que, vi como un chaval de tan solo 19 años, con un bonito sueño, como el de ser cocinero, se veía empañado al no sentirse apoyado por aquellos, que se supone que más te quieren y siempre estarán a tu lado.



Cada noche, después de cenar, mientras la peque ya está durmiendo, mi medio limón y yo nos vemos Masterchef USA en Cosmo. Dura una hora, no como el interminable Masterchef España que dura más de dos horas y media, así que nos vemos el programa mientras hacemos la digestión de la cena y nos vamos a dormir. 

Anoche era el día especial para los 7 mejores. Alguien de su familia iba a estar con ellos y apoyarlos. Fueron entrando todos los familiares de los concursantes, maridos, mujeres, madres, padres y le llegó el turno a Micah, como he dicho antes, un chico de tan solo 19 años.
En ese momento Gordon le dijo que su familia no había podido ir, pero que la familia de Masterchef estaba a su lado siempre. Es la primera vez, en las 10 ediciones que un concursante no recibe una visita de un ser querido.




Se me rompió el alma y pensaréis, bueno, a lo mejor los padres, realmente no podían ir. 
El problema viene desde el día en que entró. Cuando se presentó al concurso, fue el único que no tenía a nadie en las gradas apoyándole. Cuando Gordon le preguntó el porqué, Micah explicó que lo había dejado todo para presentarse al concurso, que ni siquiera sabía si tendría casa al volver, pues su padre estaba en contra de este sueño culinario y le dijo, si se presentaba al concurso, no volviera. 


Ayer, cuando vi la cara que puso ese pobre chaval al ver que seguían sin apoyarle, sin tener el amor y el apoyo incondicional de los suyos, se me rompió el corazón en mil pedazos. 
Tuve que levantarme, acercarme a mi niña y darle un beso. Le susurré al oído lo mucho que la quiero y le pedí que persiguiera siempre sus sueños. 


Micah cocinó lo mejor que pudo, entre lágrimas, pues se sentía muy desdichado al verse de nuevo solo. Sé que apreció las palabras del Chef Ramsay cuando se acercó y le explicó que a su edad a él le pasó lo mismo, pues su padre no se sentía orgulloso de él y no le apoyó en el camino. Pero aún así, el chico estaba roto y no cocinó con el entusiasmo que suele tener.



No siempre me he sentido apoyada en mis sueños o en mis ganas de aprender. Y en cierto modo, me sentí algo identificada con él y con ese sentimiento de abandono y soledad. 
Desde hace 10 años, tengo a una persona a mi lado que siempre me apoya, que no me juzga, que me alienta a seguir adelante, que me dice lo loca que puedo estar, pero él siempre se apunta a esa locura. 


Cuando nació Carlota me prometí a mi misma algunas cosas, una de ellas fue esta. Apoyarla en sus sueños. 
Cuando hace unos meses me dijo, quiero ser bombera y espía le dije: pues si es lo que quieres, aquí me tienes para apoyarte y ayudarte en todo lo que pueda.
Sí, solo tiene 5 años y seguramente cambie de parecer, pero y si no... Le digo que no puede ser espía, porque es peligroso o que eso solo se ven en las películas???
No. Mi labor es apoyarla y estar a su lado, quiera ser bombera, espía, cocinera o lo que ella más desee. 


No sé cómo lo veis vosotros, pero para mí, el apoyo, el sentirse querida, entendida por las personas más cercanas como son su familia, le ayudarán a conseguirlo. Si les ponemos la zancadilla desde pequeños, el día de mañana no tendrán ilusión por nada. ¿Realmente es lo que queremos para ellos?

Yo lo tengo claro. Ella siempre me tendrá a su lado, apoyándola a cada paso del camino, guiándola y haciendo que se sienta querida, amada y siempre con gente a su alrededor. No es nada bonito sentrite solo, sin nadie a tu lado.

viernes, 25 de octubre de 2019

#VDI5: JUSTICIA

Y una semana más vuelvo con el carnaval de posts de Madres Sueltas, #VDI (Viernes de inspiración). 



Esta semana le toca a la palabra: Justicia. Madres Sueltas ha querido homenajear que el día 25 de octubre se celebra el día Europeo de la Justicia

La verdad es que me ha costado escribir lo que me inspira esta palabra, porque después de estos días y viviendo en Catalunya, os puedo decir que esta palabra no me inspira nada bonito, si no todo lo contrario.



Soy de las personas, que sin ser independentista, pienso que esta sentencia es totalmente desproporcionada. Una sentencia que iba a ser así, dijeran lo que dijeran. Quieren acallar y apagar el fuego de la independencia, aunque parece que no se dan cuenta que con esto, todavía la gente se aferra más a sus ganas de independentismo. 

En este país en el que vivimos podemos decir que la Justicia está podrida y por mucho que digan que la justicia es imparcial y ciega. Tiene lo de imparcial y ciega, lo que yo tengo de monja y virgen.

La Justicia se porta bien contigo dependiendo de cuanto dinero tengas en el bolsillo. Hoy día, los adinerados y poderosos pueden tener la certeza que no les pasará nada malo, porque los ladrones de guante blanco tienen las de ganar y si no, mirar a nuestros políticos. Todos y cada uno de ellos nos han robado, pero están en la cárcel???



Eso sí, como seas una persona sin recursos, estás en un aprieto. Ahí la justicia o aquellos que la controlan no tendrán piedad de ti. Así que cuidado, si robas. Hazlo a lo grande. Si robas para poder vivir o por plena necesidad, acabarás entre rejas.

You are invited to the Inlinkz link party!

Click here to enter

miércoles, 23 de octubre de 2019

AUTOESTIMA EN LOS MÁS PEQUEÑOS. MOTIVARLOS E INSPIRARLOS ES LO MÁS IMPORTANTE

Uno de los temas que siempre me han preocupado en mi maternidad es el tema de la autoestima


Nosotros como padres, debemos fomentar y ayudar a nuestros hijos a que crean en sí mismos y en sus posibilidades, aunque queramos protegerlos del mundo y de todo lo malo que se puedan encontrar, la frustración no es mala y tener recursos y maneras para combatir malos momentos y seguir adelante es lo primordial.


Pienso así, porque de pequeña mi autoestima siempre fue 0. No tuve con quién hablar de ciertos temas, ya que no me generaba mucha confianza el hablarlo con mis padres. Han sido unos buenos padres, nunca me ha faltado nada, pero a veces, en el tema sentimental e intangible, sí han carecido de ciertas cosas para ayudarme. Así que crecí pensando que no era buena para muchas cosas y todo eso, durante media vida me frenaron para seguir aquello que más quería.


Pocas personas saben lo que os voy a contar, pero yo de pequeña soñaba ser bailarina. Bailarina de danza moderna, nada de clásica, que no me gusta el tutú. Me gustaba y me gusta bailar. Es más, cuando tengo un mal día, lo que siempre lo mejora es poner música a todo volumen y bailar como si no hubiese un mañana. Pero me daba vergüenza decirlo en alto, porque sabía que no me tomarían en serio. Los primeros, mis padres, que se hubieran reído de mi. Luego el resto del mundo. Era una niña con un problema de peso y es que de pequeña me diagnosticaron crecimiento precoz y tuve que tomar hormonas para parar aquello y siempre tenía hambre y comía y comía y me puse realmente gorda. Así que imaginaros decir en voz alta, quiero ser bailarina cuando lo único que le importaba a la gente (y a mi) era el peso. Nunca me he querido mucho a mí misma y he tenido que aprender día a día a hacerlo, a decirme cosas positivas y dejar de lado el pensamiento positivo.


Por suerte, en mi vida me he cruzado con algunas personas que sí han creído en mi, en mi potencial y me han ayudado a quererme más, a creer más en mí misma y en mis posibilidades. He visto que la autoestima es muy importante para nuestro día a día. Es un bien intangible que debemos cuidar y fomentar y por ello, intento día a día ayudar a la peque a que crea en ella, en sus posibilidades, que no se cierre una puerta antes de tiempo. Creo que la valoración positiva ayuda a ello y es uno de los puntos fuertes en nuestra casa.


Tenemos que tener cuidado y pensar antes de hablar. Muchas veces no nos damos cuenta, pero nuestras palabras o nuestros actos pueden crear desazón, tristeza o baja autoestima en nuestros hijos. Lo mismo pasa con nuestras acciones. Da miedo dejarlos volar a su aire, pero no podemos sobreprotegerlos y hacer todo por ellos, porque crecerán pensando que mamá o papá lo harán todo, porque él no es lo suficientemente listo para hacerlo.


¿Sabéis cuántas veces se ha equivocado mi hija con 5 años? Cientos, pero pensamos que es mejor que aprenda de sus propios errores. Creemos que tenerla dentro de una burbuja no le beneficiará para un futuro. 


Los más pequeños necesitan que sus padres los apoyen, pero también que los guien y alienten, para llegar a ser lo que ellos desean. Es difícil y se debe trabajar en ello cada día. Todo esto les ayudará a que un futuro podrán desarrollar más actitudes positivas, tomarán decisiones por sí mismos, vivirán experiencias de provecho y se sentirán bien consigo mismas por tener metas que alcanzar.


Por todo esto, debemos evitar:

SOBREPROTECCIÓN 


A veces nuestros miedos nos sobrepasan y eso hace que sobreprotejamos a nuestros hijos. A mi me pasa. De pequeña no lo pasé bien en el colegio y eso hizo que me aislara, me convirtiera en alguien que no era y tengo miedo de que le pase lo mismo a ella.




 
Por eso, sin pensarlo, a veces la sobreprotejo demasiado y esto no es bueno. Claro que debemos proteger a nuestros hijos, pero no es lo mismo protección que sobreprotección, porque lo que estamos haciendo es llevarlos a ser pesonas inseguras, que no tengan confianza en sí mismos. Llegando a tener fobias o ser personas pesimistas.



MINIMIZAR SUS LOGROS


A todos nos cuesta hacer las cosas. Y aunque pensemos que lo que hacen es fácil, para ellos puede ser un mundo. Por eso, no minimicemos sus logros. Celebrémoslos. 

Si veis que para él o ella hay cierta dificultad en ejecutar una tarea, pero quiere hacerlo solo, dejadlo, terminará haciéndolo, pero cuando termine, no le digáis que es fácil o que lo hubieráis hecho más rápido (sí, no digáis que no, porque todos en algún momento hemos soltado una perla así). Celebrar con él su logro. Hacer que se sienta orgulloso y recordarle que puede hacerlo y que si se frustra, si no puede, si ve que necesita ayuda, solo tiene que pedirla y nosotros lo ayudaremos. 



 
Celebrar sus logros, hacer que se sienta bien consigo mismo, le ayudará en un futuro a no tener miedo a nuevos retos, por muy difíciles que sean. En cambio, si minimizas estos pequeños-grandes logros, lo desaniamarás de tal manera que cuando crezca, no querrá salir nunca de su zona de confort y todo cambio le frustrará y no podrá con ello.



EVITAR QUE COMETAN ERRORES


Hace unos pocos meses empezó un nuevo director general en la empresa que trabajo. El día de su presentación a todos los trabajadores (somos una oficina pequeña de 35 personas) él mismo nos habló de cometer errores y nos animó a tenerlos.

Nos animó a que innovaramos, que buscáramos cosas que ayudaran a mejorar nuestro trabajo día a día, el ambiente laboral en general,... Y por ello, nos alentaba a salir de nuestra zona de confort y hacer cosas nuevas. Pero nos repetía que no pasaba nada por cometer errores, pues somos humanos y los cometemos. No tenemos que tener miedo a caernos, porque nos volvemos a levantar y de los errores, siempre se aprende algo.



 
Esto, lo debemos aplicar en casa. No solo a nuestros hijos, si no a nosotros mismos. 


Personalmente, a mi me han machacado mucho cuando he cometido errores. Tanto es así, que hoy día, cuando tengo uno me autoflagelo durante días y lo paso realmente mal. He sido así, muchísimo tiempo. Pero desde que estoy en esta empresa, he aprendido que todos podemos cometerlos y que está en nuestras manos, arreglar el error y seguir hacia adelante. Ya que no por cometer un error seremos lo peor del mundo, los tontos más tontos del universo y todo aquello que nos digamos a nosotros mismos de forma negativa para castigarnos. 

Con los niños pasa lo mismo. No queremos que se equivoquen. Queremos que destaquen en todo y por ello, no dejamos que se caigan. No dejamos que lleguen a ese error. No dejamos que les pongan mala nota.



Pero cada equivocación que tengan, es parte de su aprendizaje


Deben saber que no todo es perfecto, que ellos no son perfectos (la sobreprotección y el no dejar que se equivoquen lleva a niños ególatras que sentirán que el mundo es suyo) y que por equivocarse no pasa nada. Así se aprende. 

Sí, debemos dejar que se equivoquen. Aunque lo veas, déja que cometa ese error. Deja que se caiga. Lo que debes hacer es estar a su lado, apoyándolo. Tenderle la mano cuando veas que la necesite, pero no quitarle la oportunidad de aprender de ese error.



RESOLVER TODO POR ELLOS


No. Nosotros no podemos resolver todo por ellos. Deben ser conscientes de que tienen dos manos, dos pies, un cerebro y que pueden hacer las cosas por sí mismos. 

No podemos sacarles siempre las castañas del fuego. 

Sí, piensas que lo ayudas, pero realmente entorpeces su futuro. Muchas veces pensarán que no es su responsabilidad y que no tienen por qué resolver el problema. Pero esto nos llevará que en el futuro serán personas dependientes. 



 
No es lo mismo recoger siempre su habitación por él, que lo hagan ellos en el momento que vemos que están preparados. Este es un pequeño ejemplo, pero pasa con muchas más cosas. No solo en casa, si no fuera de ella también.

He llegado a escuchar que llamaban a una persona para hacerle una entrevista y les pedía un segundo para que su madre se pusiera al teléfono y hacer la entrevista por la hija. ¿Lo veis normal? 
  No lo es, pero a esta chica le han sacado siempre las castañas del fuego y piensa que todo será así siempre. Si no es su madre, será su padre, si no una amiga, un novio o quien tenga alrededor.

Nadie nace aprendido y cuesta mucho quitarnos viejos hábitos. Pero que se haya hecho siempre, no significa que esté bien hecho. 


Una de las cosas que más me ayudan con mi hija en el día a día son las afirmaciones positivas. Repetirlas a dirario ayudan a desarrollar la autoestima. Por ello, durante un rato, antes de irnos a dormir hablamos de nuestro día y siempre le recuerdo que ella es fuerte, capaz, audaz, divertida, sentida, amorosa y que puede con lo que se proponga siempre que ponga su empeño. Le recuerdo que no pasa nada por equivocarse, aunque si os soy sincera, me queda mucho que recorrer a mi y a ella para que esto no nos afecte del todo, pues su frustración cuando pierde, cuando ve que algo no le sale, es muy grande y por ello, intento trabajar día a día en este tema.

 
Creo que está en nuestras manos el inspirar a nuestros hijos, somos sus primeros referentes, los espejos donde ven su reflejo. Por ello, trabajar día a día la autoestima de los más peques nos traerá grandes cosas en el futuro.

viernes, 18 de octubre de 2019

#VDI5: CONCILIACIÓN

Y vuelvo otro viernes con el carnaval de posts, #VDI de Madres Sueltas propuesto con una nueva palabra.
Esta semana toca la palabra CONCILIACIÓN.
Cuando oigo esta palabra lo tengo claro... Conciliaqué? Eso no existe. Es un bulo, es una utopía que nos hacen creer a la que podremos acceder, pero ¿existe de verdad?
No pueden decirme que conciliación es poner más guarderías para que mis hijos estén cuidados cuando yo tengo un horario compatible con mi vida. 
No pueden decir que para conciliar lo que debo hacer es pedir reducción de jornada, con reducción de sueldo, porque eso NO ES CONCILIACIÓN.
No pueden señalarnos con el dedo a aquellas personas que hablamos de conciliación y decimos la realidad. En este país, la conciliación NO EXISTE
No hace falta ser padre y/o madre para querer conciliar con tu vida. Los horarios que muchas personas tienen, con particiones de horas entre medio, haciendo que calientes la silla en vez de ser productivo, no ayudan al proceso.
Pienso seriamente, que las empresas necesitan un cambio de actitud y un cambio en la visión de futuro. No por estar más horas en la oficina, eres el que más trabaja. Y el homeworking, puede ser MUY BENEFICIOSO, para muchas personas.
Así que vuelvo a decirlo CONCILIA-QUÉ?

viernes, 11 de octubre de 2019

#VDI4: FIESTA

Ya sabéis que cada viernes participo en la iniciativa de Madres Sueltas #VDI 



Esta semana toca...

FIESTA


Sinceramente, en cuanto vi esta palabra solo pude pensar en una cosa:




¿Quién no ha bailado esta canción alguna vez?


Siempre pienso en las fiestas del pueblo a las que he ido desde que era pequeña. Las fiestas que esperas todo el año, porque son días en los que siempre estás en la calle con tus amigos y/o familia. 

Por la tarde todo el pueblo se reúne en la plaza para oír a la orquesta tocar. Orquestas que merecen, muchas de ella, mucho la pena y que animan a todo el mundo y que al terminar solo puedes gritar OTRA, OTRA, OTRA. Bailas pasodobles, rancheras, rumbas, bachatas, merengues, jotas, muñeiras y hasta el paquito el chocolatero, por que sí, la palabra FIESTA me recuerda a canciones como estas. A canciones que te invitan a bailar, reír, pasarlo bien


¿Y a vosotros cuando oís la palabra FIESTA en qué pensáis?



You are invited to the Inlinkz link party!
Click here to enter

jueves, 10 de octubre de 2019

¿SABIAS DE LOS BENEFICIOS DE TENER UNA MASCOTA PARA LOS NIÑOS?

Siempre he sido una persona amante de los animales. Pienso que son seres nobles (obviamente con excepciones) que si se sienten amados y seguros, te corresponderán. 

Por supuesto, el animal de compañía por excelencia son los perros. Y cuando era pequeña siempre pedía tener uno. Pero mis padres no estaban por la labor. Eso sí, conseguí que mis abuelos me regalaran una perrita que veía de verano en verano. Cuando estábamos juntas, éramos inseparables y nadie podía acercarse a mi si ella no lo conocía.

Cuando nació Carlota yo tenía dos gatitos, Neko y Totoro, pero por varias circunstancias, al cumplir ella el año, tuve que darlos en adopción. Para que estuvieran lo más cómodos posibles se quedaron con una persona que los conocía bien y que yo sabía que los cuida, igual que lo haría yo.

Esta foto es de hace unos días en casa. Por fin son amigos

De un tiempo a esta parte, la peque empezó a pedirnos un perrito y/o un gatito. Yo quería que primero fuera consciente de que una mascota no es un juguete, que cuando te cansas los tiras por ahí. Hay que ser responsable con las decisiones que tomamos y enseñar a nuestros hijos que todo ello nos lleva a una consecuencia.

Es decir, ¿quieres tener una mascota? Primero hablemos de ello, lleguemos a un consenso, veamos si estás preparada para cuidarla y tener esa responsabilidad y luego papá y mamá tomarán la decisión. 

Después de pensarlo, hablarlo y darle tareas a la peque para ver si realmente puede ser una persona responsable, en este aspecto, decidimos volver a adoptar. 

Todos los niños, en algún momento, sueñan con tener una mascota como compañero de juegos. Normalmente nos decantamos más por los perros y los gatos. Pero también pueden ser conejos domésticos, pájaros o incluso peces de colores

Hay expertos que aseguran que la compañía de los animales, en los niños, hace que crezcan más tranquilos y seguros de sí mismos. Pero como he dicho, primero se debe ver si el niño está preparado para tener una mascota.

Nosotros hemos esperado hasta que cumpliera 5 años y empezara a responsabilizarse de ciertas cosas. Como he comentado antes, primero tuvimos una larga charla con ella, dejándole claro que el animal que viniese a casa sería parte de la familia y eso significaba, cuidarlo para siempre. Por supuesto, mamá y papá la ayudan día a día en el cuidado del pequeño animal, además de enseñarle algunos "trucos" para poderse llevar bien y que confíen y creen un vínculo especial.



Nosotros elegimos volver a adoptar a un gato. Así que el día que lo decidimos llamé a una protectora para saber si podíamos adoptar a un pequeño cachorro y nos atendieron genial. Hay muchos animales que necesitan amor de una familia, que los cuiden y los protegan. En cuanto me dijeron que tenía un pequeño gatito negro de 4 meses me dije a mi misma, este. 

Seguramente tenía que haber elegido la peque, pero me tomé la libertad de hacerlo yo misma. Aunque cuando llegamos para recogerlo, fue amor a primera vista de él con nosotros y de nosotros con él.

Desde que el pequeño Batman está en casa, hemos notado ciertos cambios en la actitud de la peque y por eso hoy, os traigo una pequeña lista de los beneficios que aporta tener una mascota en casa.


APRENDER RESPONSABILIDAD


Como he comentado antes, una de las razones por las que hemos accedido a tener una mascota, ha sido para que aprenda responsabilidad.

Pero no por ello delegamos en ella toda la responsabilidad de nuestro nuevo miembro en la familia. Es cosa de todos y por ello cada uno de nosotros nos repartimos las tareas.

Tener una mascota no es solo juegos y mimos, ya que un animal tiene sus necesidades y por ello merece la misma atención que el resto. Debemos darle de comer, enseñarle lo que está bien o mal. Asearlo. Si es un perro sacarlo a pasear todos los días. A mascotas que no salen, limpiar sus jaulas o areneros,... 

Como digo, nosotros nos hemos dividido las tareas y la peque nos ayuda en todas. Por las mañanas, su padre y ella, le ponen agua limpia y fresquita. Llenan el bol de la comida. Por la tarde, cuando llego de trabajar, yo limpio la arena y la peque está aprendiendo cómo hacerlo, para hacerlo ella misma. También le da su medicina, cuando lo necesita y lo cepillamos una vez por semana. 



MENOS ENFERMEDADES RESPIRATORIAS


Recuerdo cuando estaba embarazada y le comenté a mi médico que tenía gatos. Lo primero que me dijo fue, a tu bebé le irá genial, porque está demostrado que los niños que crecen con mascotas desde pequeños tienen menos riesgo de padecer alergias y/o asma.

Y es que al estar expuestos al pelo de los animales desde pequeños, el cuerpo desarolla inmunidad ante estos agentes externos, haciendo que su cuerpo sea más fuerte en este aspecto. 


Y otro dato, no menos interesante es la disminución en la presión arterial, no solo de los más pequeños de la casa, si no también de los adultos. La presencia de animales de compañía como perros, gatos o conejos hace que la presión arterial sea menor. Sea porque nos relajamos cuando estamos con ellos, porque nos producen paz, porque al acariciarlos nos calmamos o porque simplemente estamos más felices.


DESARROLLO EMOCIONAL SALUDABLE


Normalmente, las personas que han crecido en contacto con animales de compañía aprenden ciertos valores como la compasión o la empatía. La relación con sus mascotas hace de estabilizador de la conducta infantil y por ello, en muchos niños el nivel de estrés baja exponencialmente. 

Las mascotas pueden ayudar al desarrollo de la autoestima, ya que los animales no te juzgan, no te gritan, no te hacen sentir mal por lo que siente o lo que expresas. Ellos simplemente, te acompañan siempre. 

Esta foto se la hicieron poco después de que Batman llegara. Ella siempre ha soñado con tener un gatito

Aprenden lo importante que es cuidar, respetar o acompañar a alguien. Pues así es como ellos lo han visto desde siempre, gracias a sus perros, gatos,...

Nuestras mascotas son fieles compañeros y si un niño establece ese precioso vínculo con su mascota, nunca, nunca, volverá a sentirse solo o desamparado. Se sentirá querido y comprendido y su autoestima crecerá, se sentirá más seguro de sí mismo. Un amigo para siempre.

Cada día hay más terapias con animales. Y muchas veces vemos noticias de cómo los animales ayudan a las personas mayores en las residencias. O a los niños cuando están en el hospital y es que el poder de un animal es INCREIBLE. La tranquilidad que ofrecen, el amor incondicional. Creen en nosotros, nos siguen allá donde vayamos.

Existen estudios donde se ha visto que perros y gatos pueden ayudar a niños con problemas de hiperactividad o agresividad a reducir el estrés, estar más tranquilos y controlar la ira. Pero para ello, deben tener un fuerte vínculo entre los dos y enseñarles que deben cuidar el uno del otro. Jugar con ellos es una fuente de relajación y estimular su imaginación. 

La curiosidad de los más pequeños se ve expuesta al 100% que desean ser queridos por el animal. Aceptados. Amados y así tener un amigo para toda la vida.

Recuerdo que mis gatos siempre estuvieron cerca de mi. Recuerdo como cuando tuve una época de estar mal anímicamente, ellos nunca se separaron, siempre me hacían compañía. Su tranquilidad y amor me calmaban. 

Cuando adoptamos a Batman, hace mes y medio, tenía un algo dentro... No sabía si sería tranquilo, si sería un gato arisco. Y nada más lejos de la realidad, es un gatito lleno de amor y energía. Desde el primer día me sigue a todos lados. Nunca me deja sola. Con la peque ha tardado en conectar. El problema de Carlota es que tiene una energía desbordante y quiere que el gato esté con ella en todo momento, jugando, saltando y si quiere achucharlo hasta decir basta, pues que se deje, pero todos sabemos que los gatos pueden ser pacientes, pero al final terminan cansados y quieren irse. Hay que darles su espacio y esto es lo que hemos estado enseñando a la peque. Y justamente, esta semana he empezado a ver un cambio de actitud en los dos. Ella está más tranquila y él se va, de vez en cuando, a jugar con ella. Eso hace que la peque esté feliz y contenta porque él ya quiere estar con ella, eso le da confianza y el perseguirse, jugar con la pelota,... hace que supere ciertos miedos que siepre ha tenido.

Los animales de compañía actúan como fieles protectores, no solo de la casa, si no de los miembros de la familia. Estos animales tienen el instinto para saber quién es la persona débil, la que necesita más atención y ayuda, siendo así un fiel protector. Seguro que alguna vez habeis visto una noticia de un perro que ha salvado a un niño de ahogarse en un río. O recuerdo una noticia de un gato que había protegido, con su cuerpo, a un bebé para que no muriera de frío. 

El amor y la amistad entre los dos crece día a día


Los beneficios que aporta tener una mascota son innumerables y por ello, nosotros estamos tan contentos con nuestra decisión. Batman es uno más de la familia y con él, todos aprendemos día a día. Para la peque es una fuente de estímulo y de tranquilidad. Nos está ayudando en muchos aspectos en nuestra vida diaria.

¿Y vosotros? ¿Tenéis mascotas en casa?

viernes, 4 de octubre de 2019

#VDI3: FAMILIA

Y vuelvo otro viernes con la iniciativa de Madres Sueltas y es que me encanta este nuevo carnaval, porque te deja la libertad de poder decidir y contad lo que se nos ocurre con cada palabra que proponen. 



Esta semana toca... 

FAMILIA 


La familia, muchas veces, no es donde naces, si no la que haces. Pienso que soy muy afortunada por la familia que he creado a mi alrededor y no solo por la de sangre, si no por aquellas personas que están siempre a mi lado. 

Además he tenido la inmensa suerte de formar una familia junto a un compañero de vida que me apoya, que me quiere y que siempre está ahí para hacer que crea en mi, en mis posibilidades. Que vea lo buena que puedo llegar a ser, y es que cuando alguien cree en ti ciegamente, nada te para.

Cuando pienso en la palabra familia, siempre me viene una palaba a la mente

OHANA
 Y con ello la frase que Lilo y Stich dicen en la peli de Disney:



 

viernes, 27 de septiembre de 2019

#VDI 2: AMISTAD

Y hoy vuelvo a participar en la iniciativa #VDI de Madres Sueltas con un post sobre.... Hoy toca AMISTAD.

¿Qué significa la palabra amistad para mi? ¿Qué es lo que me transmite? 

Soy una persona que de buenas a primeras no abre su corazón y tiende a ser algo introvertida. Ya sabéis, eso de mirar, escuchar y callar, hasta conocer. Soy desconfiada y es que, las pocas veces que he confiado ciegamente en alguien, he sentido su puñalada trapera por la espalda en el peor momento de mi vida. 

No soy una persona con mil millones de amigos, pero es que no lo quiero. Me gusta tener pocos, atesorarlos, cuidarlos y que sean VERDADEROS AMIGOS. Por ello, en mi mundo 1.0 tengo a 3 grandes amigas, a las que apoyo, a las que echo de menos cuando no están cerca, a las que adoro y quiero. Con ellas la palabra amistad se convierte en FAMILIA, tanto es así, que son las titas de Carlota y nos las cambiaría por nada del mundo.

Si cierro los ojos y pienso en la palabra amistad con ellas me viene: Instituto, Universidad, Maremagnum, Chupitos de Whisky, Crucero, fiestas improvisadas, Conciertos, fiestas en la playa, cervezas, bodas, abrazos, charlas infinitas, cumpleaños, recuerdos, risas, lloros, juego del hielo, carnaval, juego de las películas, cafés, cenas, confidencias. 

Eso son ellas para mi. Lo son todo. Y aunque ahora nuestras vidas son una locura y muchas veces, tenemos que para y decir, BASTA! Tenemos que vernos. Sé que si las necesito, todas ellas estarán conmigo a mi lado. Porque la amistad no es estar al lado de alguien en sus malos momentos. Si no también, apoyarla en sus decisiones, estar ahí cuando se equivoca para tenderle una mano. Abrazarla y llorar con ella, de pura felicidad. 

Así que JOANA, ANNA, SANDRA. Sois esa hermana que siempre quise tener y, que el destino os puso en mi camino. Os quiero.



Pero la amistad, hoy día, no solo la tengo en el mundo 1.0, si no también en el 2.0. Como decía la semana pasada, hay gente que conoces en internet y puede ser que no congenies, sea por lo que sea y con otras personas, irías hasta el fin del mundo. Así son las personas con las que mantengo conversaciones vía whatsapp, teléfono, mails,... Así son ellas. Mi TRIBU VIRTUAL que quiero y que respeto. 

Necesitaba encontrar mujeres con las que poder hablar de lo que fuera. Sentirme mala madre sin que me juzgaran. Decir, cogería a la peque y la tiraría por la ventana (sin tener qeu justificar que la adoro y que simplemente tiene un mal día). 

Llevo tiempo en el mundo de la blogsfera, pero es ahora, desde hace unos pocos años, donde he encontrado a esas mujeres y que no las cambiaría por nada del mundo. Porque cuando una tiene un mal día o una mala racha, las demás estamos ahí. Cuando nos pasa algo bueno, es a las primeras personas que escribes o llamas. 
Hoy después de dos años me he vuelto a meter en un pantalón vaquero que tenía olvidado en el armario y después de enseñárselo a mi medio limón, les he escrito un mensaje al grupo para celebrarlo con ellas. 



LA AMISTAD ES ESTAR SIEMPRE AHÍ. PARA LOS BUENOS Y MALOS MOMENTOS. CONFIAR CIEGAMENTE Y QUERER A ESA PERSONA. CONOCERLA TANTO COMO TE CONOCES A TI. 

Y no menos importante, pero también tengo a un chico en mi vida al que llamo MEJOR AMIGO. Y es mi medio limón. Creo que el amor y la amistad van de la mano y no podría estar enamorada de él, si primero no fuera mi mejor amigo. La persona a la que llamo en cualquier momento. La persona que me apoya ciegamente. Al que siempre le tenderé la mano. El que siempre me hace reír en los peores momentos. Al que le tengo que pedir un abrazo, porque es más cerebral que yo, pero que me demuestra día a día lo mucho que me quiere con pequeños gestos.


You are invited to the Inlinkz link party!

Click here to enter

jueves, 26 de septiembre de 2019

ÚLTIMO AÑO DE PREESCOLAR. EL TIEMPO PASA DEPRISA

Este año decimos adiós a otra etapa. Nuestra peque empieza P5 y con ello, su último año en infantil. El año que viene primero de primaria y solo de pensarlo me estremezco.

¿Cuándo creció tanto? Atrás quedan esos momentos de tensión donde la peque no quería ir al cole, porque papi y mami no estaban. Atrás quedan las primeras veces de muchas cosas. Atrás queda ese bebé que ha crecido y se ha convertido en un niña sensible y con carácter

Ya sabéis que estas vacaciones me han servido para reconectar como persona y como madre. Sobre todo esto segundo. He podido disfrutar de la peque, durante 24 horas, todos los días de nuestras vacaciones y me he dado cuenta de que el tiempo pasa volando y que si no aprovechamos cada momento, esto no volverá y te arrepentirás toda la vida.




Por ello, aunque ha sido un verano intenso, he intentado hacer cosas con ella. He intentado conectar, hablar, reír, jugar, pero sobre todo, pasar tiempo juntas. Y esto me ha ayudado a conocer todavía más a mi hija.

Así que solo vengo para deciros esto. 

APROVECHAD CADA SEGUNDO QUE TENGÁIS EN ESTAR CON ELLOS, EL DÍA DE MAÑANA, SON LOS RECUERDOS QUE ELLOS TENDRÁN Y QUE ATESORARÁN CON MUCHO AMOR.



Último año en infantil. Atrás queda el cole de los peques y empieza el cole de los grandes. Por suerte, para ella no será un gran cambio, porque seguirá en el mismo centro, con los mismos amigos y su alrededor será el de siempre. 

Sí, me dan miedo los cambios con ella. Estoy intentando enseñarle que los cambios no son malos, que debemos ir con cuidado, pero tenemos que lidiar con ellos  y muchas veces, los cambios nos traen cosas nuevas, aventuras inesperadas que nos hacen tener más sabor en nuestro día a día. 

Ya lo he dicho muchas, muchísimas veces. Estamos encantados con el cole que elegimos para ella. Aunque mi medio limón tenía reticencias con él, el primer año cambió totalmente de opinión y es que está siendo un sitio de referencia para ella. Donde las profesoras que ha tenido, se han volcado, no solo en su educación, si no también en ella, como persona que tiene sentimientos, que crece día a día y que el día de mañana tendrá que salir al mundo y decir...Eh! Aquí estoy yo. 

Estoy muy agradecida por ello y aunque el tiempo pasa deprisa y no se puede parar, porque el mundo sigue girando. Tengo claro que ella, mi niña, afrontará, el curso que viene, el cambio sin mayor problema. 

Así que este año le diremos adiós a preescolar, pero le diremos un adiós disfrutando cada minuto en el cole, con sus compañeros, su nueva profe. Con sus clases sobre los continentes (este año se llaman América), conociendo su flora, su fauna, su cultura,... Sus clases de música e inglés, sus excursiones, manualidades, canciones, lecturas, escrituras, y mil millón de cosas más. 

¿Y vosotros? ¿ Cómo lleváis el paso del tiempo?



viernes, 20 de septiembre de 2019

#VDI 1: PIÑA

Como no podía ser de otra manera, me uno a Madres Sueltas y su #VDI, un carnaval para bloqueros, instagramers, facebookeros o twitteros, donde solo tenemos que participar diciendo qué nos inspira la palabra escogida.



Para esta semana han elegido la palabra piña

Piña... Piña... Piña... 

Babeo solo de pensar en la fruta. Me gusta mucho. 

Sí, soy de las que les encanta la piña en la pizza. Y me da igual que me crucifiquéis, es de mis favoritas 😜

Pero realmente, de un tiempo a esta parte, la palabra piña me inspira...

AMISTAD


AMOR


HERMANDAD



Una de las mejores cosas que he tenido este último año y pico son ellas, MI TRIBU, mis amigas, mis confidentes, mis piñas.

Lo que hace que cada vez que vea una piña, haga una foto y se la envíe. Prueba de ello, es esta foto de unas minivacaciones. No me pude resistir al ver la foto y enviársela para reírnos un rato, porque no lo sabéis pero la piña está de moda.


También os puedo decir, sé que tatto me voy a hacer la próxima vez que pueda. Este, me enamoré solo verlo y necesito tenerlo siempre conmigo para que me recuerde a cada una de ellas. 



You are invited to the Inlinkz link party!

Click here to enter

lunes, 16 de septiembre de 2019

SUEÑO INCUMPLIDOS. CORAZÓN ROTO.

Todos los que me leéis y seguís, sabéis que desde hace algún tiempo, estamos intentando ampliar la familia.

Ha pasado un año desde que, con muchas ganas e ilusión, nos tirábamos a la piscina a la búsqueda de este nuevo bebé.

Las ganas de cumplir otro de nuestros sueños, haciendo crecer nuestra familia y tener otro peque revoloteando por casa, empezaba a tomar forma y no sólo como un proyecto a medio plazo, si no como uno que ya estaba ahí, con nosotros.

Pero este no ha sido un buen año para nuestra familia, en este aspecto. No sé si era porque nos pilló más jóvenes, más descansados, con menos quebraderos de cabeza,... Pero con Carlota, a los tres meses de intentarlo llegó el ansiado positivo. Lo que nos hizo creer, ilusos de nosotros, que esta vez sería "igual de fácil". 

Pero eso no ha sido así. Nos ha costado mucho, tanto que los meses han ido pasando y hemos llegado a un año de búsqueda. Nuestras ganas y nuestra ilusión pasaban a un desasosiego que no nos dejaba vivir tranquilos y repercutía a la familia. Nos estaba pasando factura, sobre todo a mi, que me he culpado desde el primer momento al ver que no llegaba este positivo tan querido y tan soñado. Tanto que me he obsesionado hasta límites que no creía llegar.
Estas vacaciones nos ha servido (mas bien me ha servido) para parar en seco y empezar a darme cuenta que estaba cayendo en un agujero negro.


Me estaba perdiendo a mí misma. Toda esta obsesión no me dejaba ver nada más de lo que me rodeaba.

Soy una persona que cuando desea tener algo o se pone una meta. Lucha, lucha y lucha hasta conseguirlo. Tanto que me obsesiono, pienso, busco información, mil y una cosas para llegar a mi meta. Soy así desde siempre y aunque intento no obsesionarme, como veis esto no va conmigo. 

Así que en el momento en que mi medio limón y yo decidimos que queríamos ampliar la familia, puse pies en polvorosa, solo pensando en la meta. Empecé a soñar con ese futuro que iba a llegar muy pronto. 

Durante este año, nuestros encuentros han sido estudiados y planificados. Todo nos ha llevado a no disfrutarlos y llegar a ser tediosos. 
Tanto era así, que terminábamos sin poder disfrutar no solo de este momento íntimo, si no de nuestros momentos como familia, por estar hastiados de la situación.

Os hablo en plural, pero mientras escribo esto, sé que realmente todo esto me pasaba a mi. Mi medio limón siempre ha sido más cerebral que yo y aunque él siempre ha querido tener dos o más hijos, no le llevaba por la calle de la amargura que no llegara, aunque cada mes cuando le decía que no había podido ser, siempre me decía que se había ilusionado con la idea.

En fin, un día de estas vacaciones nos fuimos los tres con una gran amiga mía, a la playa. Ella me conoce desde hace muchos, muchos años y por eso sabía que algo me pasaba:


ESTÁS MUY AGOBIADA. SOBREPASADA CON TODO. ¿VERDAD?


Como os digo, se nota que me conoce. Después de hablar con ella, de verla otro día y de contarle el por qué me sentía así me dijo... escribe, escribe un diario donde todo lo que tengas que sacar se quede plasmado. 

Así lo hice, durante unos días, por la tarde, cogía una libreta y escribía mis pensamientos. Pensamientos, deseos y temores enterrados que querían y gritaban por salir. 

Queremos ser padres de nuevo. Queremos que la peque tenga un hermano. Queremos ser una familia de 4. Pero este sueño que yo tanto he anelado, que tanto he querido, no puede ser que destruya la familia que tengo ahora. Que mis sueños se antepongan a ellos y a mi misma, no puede ser. 

Escribiendo me di cuenta de algo. Cuando decidimos ir a por el segundo, nuestro futuro era algo incierto, pero teníamos cosas en el aire que pensábamos que saldrían. No solo eso, si no que pensábamos que nos ayudarían a que este nuevo bebé viniera con un pan bajo el brazo. 

No. No ha pasado. Todo lo contrario. Pero yo no quería verlo, miraba hacia otro lado pensando, a lo mejor si llega, nuestra suerte cambia. A lo mejor si me quedo embarazada, da el pistoletazo de salida a cosas realmente buenas

El estar pendiente de la cuenta bancaria, de llegar a final de mes, hacía que me sintiera mal. Me sentía mal porque no quería ver nuestra cruda realidad. Monetariamente hablando, NO PODEMOS TENER OTRO HIJO. 


Si tnemos otro hijo tendremos que renunciar a muchas cosas. Algunas de ellas, tanto mi medio limón como yo estábamos dispuestos a renunciar. Pero no quiero que mi hija renuncie a su colegio, a su entorno, a su casa, a sus amigos, a sus clases de música, canto, deporte,... 

Así que una mañana, a finales de nuestras vacaciones, nos fuimos los tres a dar un paseo. Mientras la peque estaba en los columpios, mi medio limón y yo hablamos de lo que realmente tenía que ser importante para nosotros y de nuestra cruda realidad. Por mucho que queramos nuestros sueldos de mileuristas no nos da para mucho gracias a vivir en el país que estamos. Tenemos que pagar una millonada por un alquiler (aunque nosotros no nos podemos quejar, porque dentro de lo que cabe no pagamos tanto), artículos de primera necesidad están por las nubes y hace que a final de mes, en mi casa tengamos que atarnos el cinturón de una manera exagerada. Ya no os digo nada cuando tenemos un imprevisto. Por todo esto y por más, si viene otro bebé no sabemos qué será de nuestro futuro, lo que es seguro es que si ahora nos cuesta llegar a final de mes, con otra boca nos será imposible seguir.

Pero realmente me da rabia. Me da rabia pensar que tengo que renunciar a este sueño por culpa del dinero. Sí, es verdad, el dinero puede que no dé la felicidad, pero hace que puedas dormir más tranquilo y no tengas que renunciar a ciertas cosas.

¿Por qué tengo que quitar a la peque lo que tiene y le hace feliz, por cumplir un sueño que puede quitarle todo esto?


Así que en medio de lágrimas y abrazos, decidimos que finalmente, nuestra pequeña será hija única. Ya que, aunque muchos me han dicho... 

No te preocupes, a lo mejor puedes volver a ese sueño más adelante

No, no puedo. No quiero ser madre a los 40, y no veo mal que otras personas lo sean, pero yo no quiero ser una abuela con un hijo adolescente. Mi medio limón ya pasa de los 40 y él ya nota el peso de todo esto. Así que para nosotros el tren de aumentar la familia ha pasado. 



No quería darme cuenta. No quería pensar que todo esto me pasara a mi. Pero como he dicho, no puedo dejar que un sueño destruya lo que ya tengo y pienso que si sigo, este agujero negro acabará con todo. 

Puede que desde fuera lo veáis de otra manera. Pero nosotros no hemos visto más opción y por ello, me he pasado días y días sumida en un profundo dolor. Una gran amiga me dijo: Tienes que pasar el duelo de una pérdida, porque aunque no ha llegado, tu sueño estaba ahí y ahora ya no. 

Es así, día a día duele menos, pero eso no quita que tenga días malos. Eso no quita que finalmente me sienta mal conmigo misma por no poder llegar a ello. Y mientras termino de escribir este post, mis lágrimas anegan mis ojos y mi corazón se rompe en mil pedazos.