jueves, 11 de abril de 2019

EL MONSTRUO DE COLORES - RESEÑA

Hacía tiempo que no traía una reseña de esos libros que tenemos en casa. La última fue la del Vampiro Edelmiro, uno de los libros que más le gustan a la peque.

Hoy le toca el turno a un libro del que había oído hablar maravillas y que sabía que en algún momento caería en nuestras manos. 

Los peques de la casa deben aprender a gestionar sus sentimientos. Nacen de dentro y a veces no saben cómo explicarse y ahí llegan las frustraciones. En casa trabajamos los sentimientos y el cómo nos sentimos diariamente, pues la frustración, aunque es un sentimiento que debemos pasar, para saber gestionar, no es de los mejores. Así que nos gusta que la peque nos pueda decir cómo se siente, si algo no le gusta, si está enfadada, triste,... Y el por qué de ese sentimiento.

Tenemos la suerte de que en el cole de la peque es un tema diario, que no dejan de lado y en el que trabajan y ayudan a los niños día a día. 

Hace unas semanas tocó el día de puertas abiertas en el cole, para los padres. Podíamos ir a las clases y a las extraescolares y allí veíamos qué hacían día a día. Yo no pude ir a todo, pero como psicomotricidad son los viernes, me apunté enseguida. Es una de las extraescolares que tiene la peque y cuando llega el viernes está encantada porque va a ver a su querida S. Ese día, la profe lo tenía todo preparado y nos enseñó muchas de las actividades físicas que hacían, pero para ella, aunque la psicomotricidad es el tema principal de la clase, no es el único y por ello hay dos cosas que cada viernes, hace con los peques. La primera cosa es el cómo se sienten ese día. Para ello, S se ha hecho unas tarjetas gigantes con cada color del monstruo y unas tarjetas más peques con los nombres de los niños. Cada uno pone su nombre en el monstruo correspondiente y luego le explican el por qué se sienten así. (Por cierto, lo segundo que hacen es yoga para niños, que un día os traeré algunas de las posturas que hacen y el por qué de cada una).

Carlota ya os digo que esto le encanta, porque expresar los sentimientos es algo que creemos verdaderamente importante para el desarrollo de la persona. 

martes, 9 de abril de 2019

CUANDO EL ENEMIGO ESTÁ EN CASA

Hoy vengo un post de desahogo de esos muy míos donde necesito sacar lo que llevo dentro, desde hace varios días, para expulsarlo de mi mente y de mi cuerpo. Porque poco a poco, esto me envenena.


Todos los que me leéis o me seguís por las RRSS sabéis que desde un buen principio tuve claro que había cosas que no permitiría con mi hija. Una de esas cosas es "obligarle" a ser quien no es por agradar a los demás.




Escribí sobre ello en el post: para cuándo braguitas de superheroes. Lo dejé claro, nosotros enseñamos a nuestra hija a ser independiente, a saber tomar sus propias decisiones, sabiendo las consecuencias que eso puede llevar. Que si quieres ser de una manera, que no se ajuste a los cánones impuestos por la sociedad, debes aprender a que ciertos comentarios te resbalen y saber defenderte en los momentos de mayor intensidad. 


Y todo esto, la peque, a sus casi 5 años lo tiene claro. Y me fastidia pensar que ella sí lo tiene claro y las personas más cercanas, las personas que nos rodean siguen con su mente cerrada, en un mundo arcaico.


miércoles, 3 de abril de 2019

TEMAS TABÚ EN LA MATERNIDAD

Todas lo sabemos. La maternidad no es de color de rosa. Tenemos momentos en que nuestro cuerpo y/o nuestra mente flaquean y todo se nos hace un mundo. No ayuda mucho, en esos momentos, que nos sintamos juzgadas. Algo que las mujeres parece que nos encante hacer.

Ya sabéis que siempre he sido de las que aboga por respeto. Respeto a nosotras mismas, respeto a nuestras maternidades y respeto a nuestros hijos. Ninguna estamos cortadas por el mismo patrón y lo que va bien para una, para otra va fatal. Pero no por ello es mejor o peor madre. 

Como odio estas etiquetas...

Por eso, hoy quiero hablar sobre algunos de esos temas que toda madre tiene miedo a sacar y que cuando lo saca se justifica mil veces, por miedo al qué dirán o al qué pensarán. Esos temas que no son bien vistos en general, porque claro, no podemos quejarnos, la maternidad es la mejor del mundo (y un cuerno). Porque... ¿cómo una madre puede quejarse de su maternidad, de su vida, de su familia o de sus hijos? Y no solemos hacerlo. 

No lo hacemos por miedo. Miedo a ser juzgadas. Miedo a que no llamen malas madres. Miedo a que se vea la cruda realidad y no esa vida PERFECTA que muchas quieren hacer creer.

Yo abogo por esas maternidades reales. Esas madres que saben que no son perfectas y aunque hacen lo mejor para su familia, pueden equivocarse o tener un mal día. Porque sí, NO SOMOS PERFECTAS, aunque en la sociedad se nos presione para serlo.

Por el simple hecho de ser mujer, se nos juzga por todo y cada paso que damos está sujeto a mil millones de miradas. Y todo esto hace que se nos presione, día tras día y nos presionamos a nosotras mismas. Y llega el momento, llega el momento del estrés máximo, de ver que no llegamos, de sentirnos mal por pensar que somos las únicas en esa situación, porque no hemos sabido hacerlo, mientras se nos enseña que sí se puede. Pero no, NO LLEGAMOS A TODO. 

Y por ello, hoy traigo algunos temas Tabús a mi blog. Algunos de los que ya he hablado en el blog, otros no, pero todos ellos, en los que en un momento dado me he justificado.


jueves, 21 de marzo de 2019

DESAPARECIDA DEL MUNDO 2.0

Hola Familia 2.0

Llevo semanas sin pasarme por aquí. Ya no os cuento nada de la peque, ni de nosotros, ni de nada. Pero todo tiene una explicación.

Antes de nada, quiero dar las gracias a esas personas que se han preocupado por saber qué pasaba con el blog. Veo que si desaparezco, algunos se preocupan por lo que pueda estar pasando.

A ver, NO OCURRE NADA MALO

Ya sabéis que todo artista, escritor, bloguero,... tenemos momentos de página en blanco. No hay manera de que la inspiración llegue y los temas que intentamos tratar e intentamos plasmar no llegan a estar tan bien como nos gustaría. 

Yo soy de las que piensan, prefiero escribir poco y de calidad, que escribir mil cosas y mal. Porque aunque no soy tan constantes como otras personas, este pequeño mundo que he creado es mi vía de escape, mi hobby y hay momentos en que la vida, la familia, el trabajo,... puede que te quiten todo ese tiempo para tu hobby.

Y eso es precisamente lo que me ha pasado. He desaparecido por falta de inspiración y tiempo.




No sé si lo he explicado alguna vez, pero en mi mundo 1.0 trabajo en una oficina. De lunes a viernes soy una pequeña hormiga obrera, que hace su horario laboral e intenta conciliar (que no lo hago, menos mal que mi medio limón sí lo hace) y estas últimas semanas he estado inmersa, muchísimo, en mi trabajo. 

Una de mis funciones es planificar los viajes de todas las personas de la oficina y resto de España, de la compañía. Como hemos tenido una de las Ferias más importantes del sector, en el extranjero, donde, justamente la marca para la que trabajo, era uno de los atractivos más importantes, me ha tocado mover a más de la mitad de la compañía de España, diferentes días, diferentes personas, mismo destino, pero diferentes horarios, diferentes orígenes y mil cosas más. 

¡Me encanta mi trabajo! pero estas semanas han sido AGOTADORAS. 

Tanto es así, que cuando llegaba la hora de marcharme, apagaba el ordenador y casi ni he tocado el móvil, ni ninguna tecnología, y bien lo saben mis piñas, que he estado casi desaparecida. Solo entraba para decir Hola, estoy viva. 

Llegaba a casa taaaan cansada, mentalmente, a casa, que solo pensaba en cenar, jugar un poco con la peque, tumbarme en el sofá y desconectar mentalmente, viendo la caja tonta un rato. 

También se me juntó en un momento de bajón, por la búsqueda que no llega a terminar y mes a mes cuando pasa lo que pasa, pues bajón del bueno. Pero no puedo seguir de esta manera. No puedo dejar me afecte de esta manera tan bestia. Así que he decidido que no puedo quedarme quieta y que seguiremos en ello, pero mi tiempo libre no va a consistir en comerme la cabeza en el por qué no. Si no en disfrutar de lo que tengo y que si viene, bienvenido y si no... Pues sí, me pondré triste, pero lo habré intentado con todas mis ganas. 






No he tenido tiempo, de ninguna manera, para poder sentarme y escribir un poquito. Aunque si lo hubiera tenido, estoy segura que tampoco lo hubiera hecho. 

Pero os echaba de menos. Echaba de menos mi rincón. Echaba de menos poder escribir. Porque me encanta escribir, me encanta poder plasmar mis pensamientos, sentimientos,... y me da igual que me lea 1 - 50 - 100 o 0 personas. Lo necesito, es mi propia terapia.

Así que simplemente he pensado que a los pocos que os habéis preocupado y habéis preguntado, pues sí, os debía una explicación. 

Esta semana que viene, ya tengo dos entradas preparadas y espero que la actividad en el blog vuelva a ser la que era.

jueves, 21 de febrero de 2019

NUEVA MODA O LOCURA. ANTIVACUNAS

Llevo tiempo queriendo escribir este post. Pero quería encontrar la inspiración para hablar sobre ello. Y gracias a un hilo de Twitter de Pregunta Mamá. El hilo en cuestión hablaba sobre lo qué pasó por tomar la decisión de no ponerle la vacuna a su hijo pequeño. 

El movimiento anti-vacunas siempre ha existido. Sea por tema religioso, político o por conspiración. Personas de todo el mundo deciden no vacunarse y no vacunar a sus hijos

Pero no llego a entender que en la era de la sobreinformación tengamos este problema y cada día sea más elevado. Hoy día, que podemos acceder a todos los estudios que queramos o necesitemos al alcance de un solo click. Y si todavía con esto surgen dudas, acude a tu médico de cabecera, coméntaselo y que te informe de todos los posibles efectos secundarios.

Y este movimiento pone en peligro a la humanidad. Sí, a la humanidad. Desinforman a la población y exponen a todo el mundo a enfermedades que creíamos erradicadas, simplemente por pensar que las vacunas son cosa del diablo, que nos las ponen para tenernos controlados o simplemente porque piensan que esa vacuna te puede matar o dejar alguna secuela.

Hoy día tenemos muchas enfermedades a rajatabla, sin que salgan, gracias a las vacunas. Enfermedades que en su día arrasaron nuestra población. Y degraciadamente, gracias a este movimiento que crece día a día, ESTAMOS PONIENDO EN RIESGO A NUESTROS HIJOS, de manera gratuita. Exponemos a los demás a enfermedades innecesariamente. ¿Realmente esto no lo ven?