lunes, 19 de febrero de 2018

¿LLORAR ES DE DÉBILES?

Respuesta corta y contundente: NO.

¿Por qué solemos decirle a una niña que si llora se pone fea? ¿Por qué solemos decirle a un niño que llora que no puede porque eso es de niñas?

Para mi el poder expresar tus sentimientos. El poder abrir tu corazón: TE HACE INFINITAMENTE MÁS FUERTE. Porque sí, en esta sociedad parecerá que eres débil, pero realmente no es debilidad, es poder expresar lo que sientes en todo momento, sin que ello perjudique a tu vida. Te conecta con tus emociones y mentalmente te hace más fuerte.

Conozco gente que lleva una coraza encima. Es de los que nunca muestran sus sentimientos, sus preocupaciones. Siempre están contentos y todo les va maravillosamente. Mucha de esa gente, al final acaba con una depresión, o con una úlcera (conozco un caso cercano) y todo por qué???? Por no querer llorar porque piensas que te llamarán débil? Vaya tontería. Llorar hace que los niveles de estrés bajen y con ello te puedas sentir más preparado y mejor tanto anímicamente como físicamente para afrontar nuevos retos, nuevos problemas.

Llorar para sacar lo que llevamos dentro nos ayuda. Nos ayuda a ver las cosas de otra manera. Nos ayuda a estar mejor, no solo con nosotros mismos, si no con lo que nos rodea. Llorar no es malo.

Y si tu no eres de llorar, pero sí de reír o de pegar a un saco de boxeo, haz risoterapia o kickboxing. La cuestión es no dejar todo lo malo dentro de nosotros, porque eso nos consume. Nos consume de tal manera que terminaremos peor que si dejamos que nuestros sentimientos afloren y podamos sacar esa frustración, problema, desahogo que necesitamos.

Por ello, no me gusta que a mi hija, cuando está llorando por frustración se le diga que no llore porque si no estará fea. Ella llora si lo necesita y si no te gusta, pues haz como mucha gente. Mira hacia otro lado.

Porque sí, vivimos en una sociedad que cuando ves llorar a alguien nos incomoda. No nos parece correcto. ¿Cuántas veces habéis visto llorar a alguien por la calle y habéis girado la cara? 

Yo me sincero. Sí, yo lloro cuando lo necesito. Y no, no me considero una persona débil, aunque muchos lo vean así. Llorar y expresar lo que siento me hace ser fuerte. Porque soy valiente. Valiente de expresarme, valiente de mostrarme ante el mundo. Valiente porque no dejo que nada ni nadie se agarre a mi ser, a mi cabeza o a mi corazón. Si necesito llorar para sacarlo, lo hago.
Y no solo lloro por mi misma, también lloro por las injusticias, por aquellos que no pueden llorar o no pueden defenderse por sí mismo. Lloro por empatía, pues si veo a alguien llorar, lloro por su pena.

Pero me sigo preguntando... ¿De verdad podemos llegar a ser tan insensibles en esta sociedad? ¿De verdad tenemos que ver esto como una debilidad y no como una fortaleza?

En mi trabajo (el que llevo un año, no el anterior), he llorado una vez en la oficina. Y fue cuando me comunicaron que mi abuela estaba muy mal y no pasaría de aquel día. Me fui al baño a llorar. Porque sí, no quería que nadie me viese. Porque pensé que me verían como una mojigata, por llorar. Porque nos encanta prejuzgar antes de saber. 

¿Por qué debemos escondernos? ¿De verdad es tan malo tener sentimientos y expresarlos?

Justamente pienso que a nuestros hijos, el futuro de nuestra sociedad, debemos enseñarlos a expresar lo que sienten. Las emociones, bien gestionadas, son buenas y por ello, alavo a colegios, como el que va la peque, donde tienen "el día de los abrazos" donde los niños expresan sus sentimientos, donde pueden decir qué han sentido al enfadarse con otro niño, donde pueden abrazar y besar a ese gran amigo que tienen y mil cosas más. Y sí, si necesitan llorar es el momento, porque realmente es necesario que se puedan mostrar como son. La inteligencia emocional, bajo mi punto de vista, es primordial en el desarrollo de un niño.

Así que no nos escondamos y si necesitamos sacarlo. Hagámoslo. Desgraciadamente los comentarios como: Llorar es de débiles los seguiremos escuchando, pero debemos entender que eso no es del todo correcto.

viernes, 16 de febrero de 2018

TROLLS DE DREAMWORKS

Ya sabéis lo que me gusta el cine de animación,  asi que no necesito ninguna excusa para verme una peli. Y ahora que la peque empieza a interesarse por alguna.... pues sí, es mi excusa.

La semana pasada, aprovechando que estuvimos solas la mañana del sábado y después de jugar, desmontar su habitación y hacer algunas cosillas, se me ocurrió ponerle esta película.

Sabía que le iba a gustar. Porque mezcla un montón de cosas que le encanta: Colores, brillos, personajes divertidos, personajes malos y.... Música.

Trolls es una película de animación bajo el sello de DreamWorks Animation, donde nos hablan sobre la historia de unas apacibles y divertidas criaturas que se pasan el día, cantando, bailando y pasándolo genial. Con sus coloristas vestimentas y alegres peinados. Pero no todo es diversión y entretenimiento en el Poblado Troll, porque deben convivir con los pesimistas y hoscos Bergens, unos personajes que representan todo lo contrario a su forma de ver la vida y que sólo son felices cuando tienen a un Troll dentro de su estómago.
La verdad es que a la peque le encantó. La música y los personajes tan coloridos y divertidos, hizo que estuviera en el sofá gran parte de la película (algunos trozos se levantaba para bailar).

Aunque es una película sencilla y sin pretensiones, me ha encantado porque es breve, concisa y muy divertida, algo que para los peques de la casa es primordial. 
Primero tenemos a los Trolls, que son unos seres llenos de energía, vitalidad, color,... Son cariñosos y optimistas, viven la vida basada en el amor, los abrazos, la música y la diversión. Es decir, son como nuestros hijos.
Después están los Bergens, que son unos seres toscos, malhumorados, ven la vida pasar entre gruñidos. Pero saben que el día del Trollsticio todo cambia y son felices por un momento, pues la felicidad de los Trolls la engullen hasta su estómago. Tienen a los trolls atrapados, pero veremos como escapan al principio de la película y a partir de ahí empezará la gran aventura.

Sinceramente tengo poco que decir de ella, salvo que en casa nos ha gustado mucho. Tanto que ya la hemos visto 4 veces. Todos y cada uno de los personajes tienen su qué, están bien trabajados y cobran vida para hacernos pasar un gran rato en familia.

Ahora me voy a sentir algo vieja con este comentario: ¿Pero os acordáis de aquellos Trolls que llevábamos en llaveros colgados de nuestras mochilas? Pues sí son ellos!!!!
Yo creo que tengo alguno que todavía ronda por casa.

Así que en estos días de lluvia, nieve, o simplemente vagancia. Si os apetece estar un rato en el sofá todos juntos, con un bol de palomitas, no lo dudéis. Tanto los peques como los mayores os lo pasaréis genial.

miércoles, 14 de febrero de 2018

SOIS IMPORTANTES PARA MI, EN SAN VALENTÍN Y EN CUALQUIER MOMENTO DEL AÑO

Tengo la gran suerte de haber podido cumplir uno de mis sueños. Ser madre, crear una familia con un buen hombre a mi lado y por eso hoy vengo a deciros, que gracias a vosotros mi vida, mi felicidad, es plena.

Es verdad que no tenemos la mejor vida del mundo, pasando algunas penurias para llegar a fin de mes. Pero los tres estamos juntos, los tres estamos unidos, los tres nos apoyamos. 

Y pienso... ¿por qué solo tenemos que demostrar nuestro amor en San Valentín? O aquí en Catalunya, en Sant Jordi? El amor se demuestra día a día. No es un regalo dentro de una caja. El amor se demuestra con hechos.

Cuando lo pasé tan mal en el otro trabajo, tu estuviste a mi lado. Animándome, ayudándome a superar todos los días. Y es que sin vosotros, me hubiese vuelto loca. Siempre consigues hacerme reír, y sabes lo importante que es para mi, que pocas veces río.

El amor se demuestra cada día, como haces tu cuando nos haces la cena. Cuando te quedas jugando con la peque para que yo tenga un momento para mi y pueda ducharme, arreglarme las uñas, mirar las RRSS, preparar un post, leer un poco o simplemente tumbarme en el sofá descansando.

El amor se demuestra cada día en la manera en la que nos despedimos. Nos hablamos, nos llamamos. Porque en la primera persona que piensas cuando te pasa algo, soy yo y lo mismo me pasa a mi contigo. 

La peque ha venido para remover nuestras vidas. Ahora no podemos estar tranquilos ni un minuto. Pero no me arrepiento de nada. Porque sabíamos que queríamos ser padres, porque sabíamos que no sería fácil. Pero todo lo que hacemos compensa al ver sus sonrisas, al notar sus abrazos, sus besos. Su manera de querernos infinito.

Como padre, no puedo quejarme. Si es que te deshaces con ella. Incluso, a veces, estoy algo celosa, porque ya no soy yo tu centro de atención. Nos ha costado volver a tener momentos para nosotros y adaptarnos a los cambios, pero creo que nuestro amor, nuestra constancia y sobre todo tu manera de ser (la mía es demasiado catastrofista) hace que sigamos para adelante. Ya sabemos que yo soy todo corazón y tu todo mente. Creo que formamos el tándem perfecto y espero que luchemos siempre unidos.

Gracias. Gracias por estar ahí. Gracias por escucharme. Gracias por hacerme ver lo que no veo. Gracias por ser el padre que eres.

Sois importantes para mi, lo sabéis los dos. Y por eso hoy os dedico este post.

domingo, 11 de febrero de 2018

HARTA DE LOS EXTREMISTAS

Hoy vengo con un tema que no me gusta un pelo. Los extremismos

Hace unos días, en un grupo de whatsapp nos pusimos hablar sobre ciertos temas. La verdad es que me siento muy a gusto en este grupo porque podemos expresar libremente lo que pensamos, sin problema a que tengas a alguien que porque piense diferente ya te vete para siempre.

Entonces empecé a pensar en los extremistas, y no hablo solo de los extremistas dentro de la maternidad, si no en los que hay también fuera de ella, que son muchos y de muchos temas.

Todos los que me leéis y conocéis sabéis que soy muy happy y mi mantra es: vive y deja vivir. Cada uno hace lo que le da la real gana con su vida y no soporto que venga nadie a decirme lo que debo o no debo hacer con ella.

Y eso es lo que pasa cuando te encuentras con los extremos. Me he encontrado algunas cosas que me gustaría poder olvidar, pero no puedo, porque realmente me han molestado sobremanera.

Pondré un ejemplo, y sí, es sobre maternidad, que es de lo que hablo y me lo encuentro más a menudo: soy madre lactante. Fue por mi propia elección y "he tenido la suerte" de que nuestra lactancia ha sido exitosa y sin mayor problema. Por supuesto, no ha sido perfecta, he tenido que lidiar con crisis de lactancia, he tenido que lidiar con las mordeduras de la peque (haciéndome herida) y algunas cosillas más. Pero en general, no me puedo quejar. 

Que yo sea madre lactante no me da derecho a decirle a otras madre qué deben hacer. No me da derecho a decir que son peores madres o menos madres que yo, porque no le han dado el pecho. No me da derecho a decir que lo están haciendo mal. 

¿Acaso conocemos la realidad de cada persona para poder meternos en su vida?

Hace unas semanas colgué un nuevo video en mi canal de Youtube (ah! que no sabes que tengo youtube?? Pues pásate y míratelo), donde hablaba sobre las preguntas odiosas y mi caso en particular de este verano, con la pregunta de "¿para cuándo el segundo?".

Veo, sobre todo, en RRSS como están las NAZIMAMIS. Y no me gusta. No me gusta porque deberíamos apoyarnos más y no criticar tanto. 

Para mi los extremos no son buenos. No es bueno que le estés dando azúcar a tu hijo todo el día (por salud, por los dientes, porque estará hiperactivo y mil cosas más) pero tampoco me parece normal que se lapide a una madre porque decida que en el cumpleaños de su hij@ va a hacer una mesa de dulces y como no tiene tiempo son dulces industriales o que los viernes le lleva un donut en vez de fruta o bocadillo.

¿Conocéis a esa madre? ¿Sabéis si es que cada día le da a su hijo dulces? Pero ahí están las defensoras a capa y espada del NO al azúcar y estarán en bloque criticando a esa madre. 

¿De verdad no veis el daño que nos hacemos en la comunidad y en la vida en general? ¿No vivíriamos mucho mejor sin sacarnos los ojos las unas a las otras?

No digo que no pienses lo que quieras, pero no lapides a la persona sin saber. 

Ejemplo como el anterior: Tengo una conocida que no ha querido darle el pecho a su segunda hija desde el inicio. Por ello cuando nació se tomó la pastilla. ¿Qué creo yo? Creo que le podría haber dado el calostro, porque es algo no bueno, si no buenísimo. Creo que como con la primera tuvo problemas de grietas no se quiso arriesgar a que le volviera a pasar. Así que... se tomó la pastilla.
Y no, no fui y le dije, eres peor madre por no intentarlo. Porque no sé la verdadera realidad de lo que pasó y NO SOY NADIE para juzgar a otra persona.

Como digo. Estoy hasta las mismísimas de los extremistas. Me pasa lo mismo fuera de la maternidad, que viviendo en Catalunya, también tengo casos muy extremos, de los dos lados con el tema de la política.

Así que antes de decirme algo, PIÉNSALO, porque puedo ser muy buena, pero cuando ya digo BASTA, entonces es cuando ya contesto lo que me viene en gana. Es decir, si no tienes respeto por mis elecciones, yo tampoco las tendré con las tuyas. 

Supongo que lo que pido es un poco de cordura, un poco más de paz y amor (si es verdad cuando me dicen que soy muy happy), pero es que no me gustan los enfrentamientos, al final siempre saco mi peor cara y no me gusta ni a mi.



QUERÉIS CONOCER A MAMI RECIENTE CUENTA? #CONOCEMEMEJOR

Hoy vengo con un post especial #conocememejor y es que creo que lo mejor para conocernos es, explicarnos un poco de nosotros mismos. Así que hoy abro mi rinconcito para contaros 50 cosas sobre mi.


1. Mi padre es gallego. Mi madre es leonesa. Siempre me han dicho que me concibieron en Zaragoza y nací en Barcelona.

2. Siempre he vivido en Barcelona. Pero durante mis primeros años de universidad me instalé en Lleida.

3. Nací un jueves 4 de junio de 1981. Y sí soy una Géminis de manual. Me puedo despertar super feliz y cuando me esté tomando el café estar llorando de pena.

4. Siempre he querido ser madre. Pero antes quería vivir diferentes aventuras.


5. Estoy casada con mi medio limón desde 2010 y la peque nació en el 2014. 


6. Nos hemos casado dos veces y queremos hacerlo una tercera vez.


7. Me encanta embarcarme en nuevas aventuras y por ello siempre estoy mirando de estudiar algo nuevo.

8. Me fui durante 4meses a Italia con una beca de movilidad para hacer prácticas de un modulo que estudié. 


9. He trabajado de: camarera, cajera de supermercado, taquillera / azafata, cajera de libreria, agente de viajes, recepcionista, telefonista, taquillera de discoteca hasta terminar de office manager. 


10. Fui al colegio de monjas y cuando este cerró fui a uno de curas. Cuando pude elegir, pedí instituto público. 


11. Estudié en el cole y el instituto cuando existía la EGB, BUP y COU

12. Nunca me han gustado las ciencias. Me gustaba la historia y el arte. 


13. Cuando iba a 8º de EGB nos hicieron un test y salió que yo debía estudiar cosas que tuvieran que ver con el arte, la música, ... estudié en la Universidad, Historia del arte, pero me hubiera gustado ser bailarina. Nunca me atreví a decírselo a mis padres. 


14. Me encanta escribir, por eso creé este blog y anteriormente tenía otro de cine, series y literatura, llamado iPensamientos de Patri 


15. Me encantaría ser escritora. Estoy escribiendo una novela. Pero justo en estos momentos estoy con falta de inspiración. Solo una persona se ha leído lo que tengo hasta ahora.

16. Quiero volver a ser madre, porque no quiero que la peque sea hija única 


17. Soy hija única. De pequeña me aburría mucho. Mis padres trabajaban todo el día. Todos los días. Incluso los fines de semana. El día que me dijeron que vendían el Restaurante lloré de felicidad.

18. Me encanta viajar y si no fuera porque la crisis ha hecho mella en nuestra economía familiar ahora seríamos una familia viajera.

19. La última vez que salí de España fue cuando cumplí los 30años, mis padre me regalaron un fin de semana, con ellos y mi medio limón en París. 


20. Conocí a mi medio limón a través de internet. Al mes estábamos viviendo juntos y a los 6meses me pidió matrimonio. El día de Navidad delante de mi familia. Lloré como una niña pequeña. Un año antes, justo para esas fechas mi expareja me dejaba para irse con otra. 


21. Cuido mucho mis cosas. Tanto es así que tengo juguetes de cuando era pequeña como recién sacados de la caja. 


22. Tengo un genio terrible y muchas veces tengo que controlarlo. Me enfado muy rápidamente, pero en cinco minutos se me ha pasado.

23. Soy muy amiga de mis amigos. Daría mi vida por ellos, porque los considero parte de mi familia.

24. Doy segundas oportunidades siempre. Pero no terceras. En el momento que digo basta. Es basta. Se acaba todo para mi. Cierro la puerta y nunca abro una ventana.

25. Me encanta el cine. Sobre todo el cine de animación y si vienes un día a mi casa verás todas las películas de animación que tenemos.

26. Me gusta mucho leer, sobre todo Chick-lit, y mi autora favorita es Marian Keyes. Pero estos últimos años he podido leer más autoras españolas y cada vez me gustan más.


27. No me gusta vestir de negro. Solo tengo un pantalón negro. El reto de mi ropa lleva algo de color.

28. No me gustan los extremos. Pienso que siempre hay un término medio. La vida no es blanca y negra. Está llena de color y matices.  No tenemos pq estar de acuerdo y se amigos.

29. No me gustan los enfrentamientos,  me pongo muy nerviosa y se me ocurre el qué decir cuando ya ha pasado. 


30. Mi marido dice que de lo buena que soy,  muchas veces soy tonta. Me toman el pelo como quieren.

31. Me gusta la planificación de todo lo que hacemos, pero si hay cambios de última hora me amoldo rápidamente.

32. Odio la impuntualidad. Soy tan puntual que siempre llego antes, pero si me haces esperar 10 minutos me cabreo.

33. Soy una llorona. Me encanta poder llorar en las pelis y hasta con un anuncio de televisión.

34. Me encanta comer y eso es evidente.  Lo que me pierden son los dulces,  pero de un tiempo a esta parte disfruto más con lo salado.  Necesito tener chocolate en casa y si es negro, mejor.

35. No tengo peli favorita, por que adoro el cine y tengo una lista de mis top 10. Pero d animación puedo decir que me e
ncanta: mi vecino totoro.

36. No tengo un momento favorito del día, pero si tengo que elegir, el momento de llegar a casa y recibir un mega abrazo de mi peque.

37. Adoro los viernes, porque salgo antes de trabajar y puedo recoger a la peque.

38. Adoro mi trabajo y adoro el sitio donde estoy y los compañeros (vaaaaale, no todos)

39. No quiero morirme sin haber visitado Japón y sobre todo Studio Ghibli.

40. Nuestro próximo viaje, cuando podamos, será irnos de crucero los tres,  para fin de año.

41. Quiero volver a irme de viaje con mi amiga Sandra y hacer nuestro momento pasillo. 


42. Echo de menos a mi abuelo cada día, desde hace 15 años.


43. Soy muy ordenada a mi manera.  Lo que hace que haya personas que no lo vean ordenado.

44. No me gusta nada planchar. Tanto es así que hasta hace poco no tenía ni plancha. 


45. Adoro hacer postres y ver como la gente disfruta con ellos.

46. Me gustaría tener a más conocidos con hijos de la edad de la peque para quedar con ellos y que disfrute.

47. He hecho mil dietas y solo he conseguido averiguar que no sirven para nada. 


48. Durante mi embarazo perdí 9 kilos.

49. Después adelgacé 40 y he ganado 12 que me los quiero quitar. 


50. Sé que debo hacer deporte, pero soy una vaga. Si no quedo con alguien no hago nada. 

Y hasta aquí 50 cosas sobre mi. Si tienes alguna duda o alguna pregunta , no dudes en decírmelo!!

viernes, 9 de febrero de 2018

LA ABEJA MAYA. LOS JUEGOS DE LA MIEL

Cuando era pequeña, me encanta ver la Abeja Maya.
¿Quién de nuestra generación no se sabe la canción?
En un país multicolooooooor, nació una abeja bajo el sooooooool y fue famosa en el lugaaaaaaar por su alegría y su bondaaaaaaaaaad y la pequeña abeja la llamaron.... MAAAAYAAAAAAAAAA la pequeña y dulce abeja MAAAAYAAAAAAAAA....

Era una de mis series favoritas y cuando volvieron hacerla, con una nueva Maya, nuevas aventuras, pero los mismos personajes me hizo muchísima ilusión.

A la peque le encantan los animalitos y todos esos dibujos donde puede salir uno, no se lo pierde. 

Hace unas semanas nos invitaron a ver una película. El preestreno y yo FLIPADA. ¿En serio nos invitaban al cine? Para llevar a la peque??? Salté de alegría y me hizo mucha ilusión por dos razones:
La primera. Porque íbamos a ir al cine los tres juntos, por primera vez. La peque se iba a sentar en su butaca y vería esa pantalla taaaaaan grande.
La segunda. Porque la película era La abeja Maya.

Los que me conocéis, sabreis que me encanta el cine de animación y nunca cierro las puertas a nuevas experiencias. Así que sumando 1 + 1 me daba dos.


La verdad es que nos lo pasamos estupendamente. La peque aguantó toda la peli y eso que no las teníamos todas con nosotros, porque normalmente al cabo de media hora ya deja de ver la película que ponemos en casa, pero parece que el ambiente en el cine, con otros niños, la sala a oscuras  (me pidió que encendiera una luz) y la pantalla grande, hicieron que se concentrara en las aventuras que iba a vivir Maya con su amigo Willi.

Pero bueno, hoy vengo a explicaros un poco la película.

Os dejo la reseña en esta foto:


La película está producida por Studio 100 Media especialista en la realización y distribución de contenidos infantiles de gran calidad y exentos de cualquier violencia. 
Esta nueva película sobre la abeja Maya, está dirigida por Noel Cleary y Alexs Stadermann, este último fue el responsable de dirigir la primera película de Maya. 

Maya vuelve a la carga en una nueva aventura. Esta vez tiene salvar la colmena y debe hacerlo en la competicion en la que nunca les han invitado. 

Maya está emocionada por participar en los juegos de la miel, pero desgraciadamente, aunque debe ganar, sí o sí, para salvar su colmena, no tiene un equipo por el que nadie apostaría. Pero Maya nunca pierde la sonrisa y la fe en sus nuevos amigos.


La gran rival de Maya en los juegos de la miel es otra abejita llamada Violet. Violet pertenece a la gran colmena (ellos son los de ciudad y Maya es una abeja de campo). Violet y su equipo ya han ganado anteriores competiciones, y por supuesto, son los favoritos.

Como en cualquier película de rivalidad que se precie, tenemos a "los buenos" y "los malos". Pero a veces no es oro todo lo que reluce y tendrás que ver la película para saber cómo acaba.

La película está recomendada para peques de 3 a 6 años, y ya os digo desde aquí, que los peques de la casa se lo pasarán tremendamente bien viendo a la pequeña abeja y a sus amigos en esta aventura, donde la amistad cobra fuerza.

Desde este pequeño rincón quiero agradecer a flins y piniculas su invitación a este gran día.




martes, 6 de febrero de 2018

LAS PRIMERAS VECES SIEMPRE SON ESPECIALES

El tiempo pasa volando y debemos valorarlo. Nuestros peques crecen a pasos agigantados y cuando menos te lo esperas empiezan a aprender y evolucionar de una manera inimaginable. Ese bebé que sostenías en brazos desaparece y aparece esta pequeña personita llena de vitalidad y de preguntas.

El otro día tuvimos la oportunidad de ir a ver una película al cine. Nos invitaron desde Flins y Piniculas y ni me lo pensé. Iba a ser la primera vez que la peque pisaría un cine y la verdad es que no sé quién de las dos estaba más nerviosa. Se pasó una semana hablando de ello. Le decíamos... donde vamos este finde? Y ella respondía: Al cine! A ver la Abeja Maya.

Y todo ello me hizo pensar en las primeras veces de nuestros hijos, que serán las primeras de muchas:

- SUS PRIMERAS PALABRAS: La primera vez que dice una palabra coherente nos da un subidón enorme. Por fin empieza a comunicarse y podremos entenderle. Pero hay momentos y momentos. ¿No creéis? Aún recuerdo la primera vez que me dijo mamá, conscientemente. Incluso hablé de ello aquí.
- SUS PRIMEROS PASOS: Carlota se hizo de rogar. Es una niña que le gusta estar segura de lo que hace. Por eso, no empezó a caminar ella sola, casi hasta los 20 meses. Pero os cuento un secreto? el primer día que se soltó ya no fue para andar, fue para correr (una de sus pasiones).
- SU PRIMERA VEZ EN EL COLE: Este año ha empezado "el cole de los grandes" y la verdad es que estaba emocionada con sus primeros días. Volver a ver a sus amigos, volver a estar en el cole, volver a jugar con ellos. La primera vez dicen que es muy dura. Y digo dicen porque no he podido vivirlo con ella, al tener que trabajar. Pero este año, su primer día en el cole de los grandes ha sido estupendo, se ha quedado tranquila. Ha vuelto a ver a su amigo del alma y del que no se separa nunca.
- SU PRIMERA EXCURSIÓN: Hace poco pudo ir a su primera excursión. Verdaderamente, la primera se la perdió porque estuvo en casa con bronquitis. Pero esta excursión era especial. Iban a pasar el día a un sitio que sabíamos le iba a encantar y es que iban a experimentar con la música. Estaba muy contenta y llegó a casa emocionadísima. A ella le encanta la música, se inventa canciones, baila, toca (o lo intenta) el piano que le regalaron por Navidad. Y después de esta excursión lleva días pidiéndonos un "vilolín". 
- SU PRIMERA CAÍDA IMPORTANTE: Porque sí. Los niños se caen, para qué negarlo! pero y cuando caen y se hacen algo grave? Pues eso nos pasó hace ya más de un año. La peque se cayó con tan mala fortuna que se partió un diente por la mitad. Cuando llegué a casa la encontré junto a su padre, llorando desconsoladamente. La acuné y le di sus besitos, le canté su canción favorita y poco a poco se fue calmando, fue el momento de verle su pérdida. 

Y es que los momentos de las primeras veces pueden ser muy emocionantes o muy aterradores. Ya os digo que cuando vi lo del diente me asusté. Mas que nada porque pensé, a ver si se le va a caer entero o tiene algo malo por la caída? La llevamos al odontólogo y no tenía nada grave, menos mal, pero el susto te lo llevas.

Recuerdo cuando mi abuelo me hablaba de mis primeras veces estando con ellos. Estaba más emocionado que yo. Y es que nosotros no nos acordamos de nuestras primeras veces, pero seguro que padres o abuelos se acuerdan y esos recuerdos se quedan ahí, en nuestros corazones, porque vemos crecer, evolucionar y aprender a alguien que queremos y del que estamos orgullosos.

Como digo, este fin de semana hemos vivido otra primera vez con ella:

- SU PRIMER CINE EN FAMILIA: Este viernes os traeré el post con la explicación de la película, La Abeja Maya, los juegos de la Miel. Pero hoy es para explicaros nuestra primera vez en el cine.
Como he dicho antes, no sé quién estaba más nerviosa, si ella o yo. Llevábamos varios días hablando y justo el viernes por la noche en Clan dieron la película de la Abeja Maya. Pensé que sería bueno verla, ya que además ella ha visto la serie.
¿Quién no recuerda a esta abejita divertida y llena de buenos valores? Ahora tenemos nueva serie, con los mismos personajes y encima unas películas sobre sus aventuras y desventuras.
Por supuesto, cuando se pusieron en contacto conmigo ni me lo pensé. Nuestra primera vez en el cine los tres juntos. Cuando ya lo tenía todo asegurado se lo contamos. Ella emocionada. Iba a ver la Abeja Maya en pantalla grande. 
Mi gran miedo? Que no aguantara toda la película. Carlota es un culo inquieto. Puede estar media hora sentada viendo algo, pero luego se distrae y se pone a hacer cualquier otra cosa. Pensábamos que en el cine le pasaría lo mismo. Seguro que se duerme o se pone a llorar porque se quiere marchar. 
Pero no. Nos pidió de comer algo, pues el pase era a las 12.00 y a la 01.00 todavía estábamos allí, pero padres precavidos nos llevamos algo para picar. Estuvo tranquila, medio tumbada entre papá y mamá y disfrutó de la película. Cuando faltaban solo 20 minutos sí se le hizo pesado y pidió que nos marcháramos. Le dije que podría esperar al final para ver si Maya y Violet podrían limar asperezas y parece que eso la medio convenció. Cuando acabó, terminamos aplaudiendo y mi pregunta fue: ¿Te lo has pasado bien? 
Sí se lo pasó bien y lo sé, porque lo primero que hizo al llegar a clase fue hablarles a sus compañeros de que había ido al cine. Tan emocionada, que la profe dijo que abriría la clase con su aventura en el cine.

Seguirán llegando primeras veces. Y sé que algunas no me van a gustar un pelo (la primera vez que le partan el corazón), pero así es la vida, y nosotros debemos enseñarle a gestionar todo ello y apoyarla en el camino. 

¿Y vosotros? ¿Os gustan las primeras veces? ¿Cuál es la que más os ha gustado hasta ahora? ¿Cuál es la que más teméis?