martes, 17 de octubre de 2017

LLEGÓ EL MOMENTO. FASE DEL POR QUÉ

Pues sí. Ya hemos llegado a esta temida fase. 

De un tiempo a esta parte, la peque ha mejorado mucho en su vocabulario y desde ese momento ha empezado con esa pregunta interminable: ¿Y POR QUÉ?

Así que nos despertamos y acostamos contestando preguntas. Aunque reconozco que el que más responde es mi medio limón al estar con ella en casa.

Cualquier cosa suscita un... ¿y por qué? A veces su padre ya no aguanta más y la respuesta es porque sí y ya está. A lo que su inocencia le hace responder y por qué si? Y yo... pues yo me parto de la risa porque no pensé que llegara tan temprano. 

¿Por qué sale el sol?
¿Por qué la luna sigue en el cielo si el sol ya ha salido?
¿Por qué vamos en babús (autobús)?
¿Por qué no puedo tener un nuevo muñeco?
¿Por qué comemos arroz?
¿Por qué...?
¿Por qué...?
¿Por qué...?

La verdad es que la peque nos ha salido una parlanchina. Sí, tiene a quien parecerse, a mi!! jajaja, que no paro ni debajo del agua y es que yo tengo cuerda para rato, así que imaginaros las conversaciones de besugo que tengo hoy día con mi peque.

Los peques están descubriendo el mundo que les rodea y a veces no entienden porque se come a una hora. Porque se tienen que bañar cuando están jugando o porque tienen que ir cada día al cole. 
Y porque no... la pregunta más temida por nosotros: 
¿y por qué esa niña tiene un perro y yo no? Es que ella ha sido buena y yo no? 
Eso mismo le dijo a su padre hace un par de semanas de camino al cole, mientras una niña con su abuela iban de camino al cole con un perrito a su lado. Ella adora a los animales y claro, no es la primera vez que nos dice que quiere uno. Pero nosotros creemos que no está preparada, todavía, para esa responsabilidad. Sí hemos pensado en tener un animalito en casa, pero queremos que ella sea la encargada de sus cuidados y así enseñarle que puede tener un amigo fiel, que siempre velará por ella, pero que tiene que cuidar día a día. 

Así que así estamos en estos momentos. Sorteando sus por qué.  Y es que hay veces que ya no sabes que contestar. Y yo, con la imaginación que aún tengo y pensando que solo tiene tres años y medio intento explicarle todo de una manera que lo entienda. A veces se siente satisfecha y otras veces vienen acompañados de otro ¿y por qué?

¿Qué tal vosotros? ¿Ya estáis en esta fase? ¿Les respondéis a todas las preguntas o al final perdéis los nervios y soy del porque lo digo yo?

13 comentarios:

  1. Me temo ese momento!!! Nosotros estamos en el momento:
    - mamá,mamá,mamá,mamá,mamá,mamá,mamá,mamá,mamá,mamá,mamá,mamá!!!
    - Dime hija
    - Mira (no hay nada que mirar xD)
    Te ríes las primeras veces pero luego ya es estresante jajajjajajja.
    Suerte con lo de la mascota :*

    ResponderEliminar
  2. Has empezado y ya será un no parar, después del porqué serán todo tipo de preguntas, incluyendo algunas que te dejarán patitiesa. Pero lo que me puedo reir, están en una época genial.

    ResponderEliminar
  3. Hola Patricia!! yo ya pase por esta fase con mi hija, y trataba de explicarle todo lo que podia, hablabamos de todo un poco, luego tuve que medirme en lo que le explicaba pues se lo contaba a todas su amigas y hasta a la profesora, así que lo manejaba con pinzas, pero añoro esas charlas porque ahora que tiene 9 años,soy yo la que le hace más preguntas a ella y ella me contesta a veces sí y otras no, estos por quesmios?... ya ves todo cambia como dicen. :)

    ResponderEliminar
  4. Pues es una fase que por ahora me encanta y supongo que es porque aún no he llegado hasta ella. Pero si hay algo que me gusta de un niño es la curiosidad innata por absolutamente todo, yo creo que hay recursos para evitar el porqué sí, por ejemplo: lo apuntaremos en una libreta y lo miraremos luego en la wikipedia. O animarle con un: ¿y tu por qué crees que pasa esto?

    Aunque bueno, ya te contaré cuando me llegue el momento... jajajaja. Un besote.

    ResponderEliminar
  5. Recuerdo con mucho cariño esta época en mis primos pequeños, o en los niños de mis amigas... me imagino que es diferente tenerlo todo el dia en casa jajaja, pero me resulta muy entrañable como discurren <3

    ResponderEliminar
  6. ¡Jajaja! Que graciosa tu chiquitilla. Hay que tirar de imaginación para contestar a algunas preguntas... yo lo que mas temo es cuando empiece a decir cosas que nos pongan en un brete tipo: mamá por que esa mujer tiene los ojos así? O que se yo! Como no tienen filtros! Que mascota teneis pensado cogerle? Ya nos contaras. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. A ésta niña la fase del por qué le ha durado muy poco, así que sospecho que volverá...

    ResponderEliminar
  8. Porqué por qué? porrrrrrrrqueeeeeeeeeeeeeeeee

    Jijijijijijiji...

    Aunque a veces son estresantes, molan estas fases porque en un tiempo, ella te dará el porqué de todo, ya verás...

    Un besote

    ResponderEliminar
  9. Uff, si la pasamos, y escribí sobre eso también, porque nos tirabamos horas y horas y horas y horas de conversación.... pero me parece una epoca preciosa en la que les ayudas a entender el mundo :)

    ResponderEliminar
  10. Jjajajaa yo que dije que siempre le daría respuesta...pero es llegar a esa etapa y es inevitable sotar un ¡"por que si"!

    ResponderEliminar
  11. Yo pasé hace unos años por ella....y es verdad que en mi caso el pollo no era demasiado curioso y aceptaba cualquier explicación que le diera. Aunque ahora con 10 años sí que casi exige que le expliqué el porque de todo lo que le atañe a él. Y las respuestas ya no cuelan tan fácilmente...jajajajaja

    ResponderEliminar
  12. Nosotros no hemos pasado por esa fase; tiene cuatro años y no ha pasado por ella, no sé si llegará en un futuro o si nos libraremos de ella. Hay que tener tanta paciencia con esa fase!

    ResponderEliminar
  13. me pareció maravillosa esa época!! no paraban de preguntar! a mi sobrina le decíamos ¿lo has entendido? y paraba un ratito,
    es agotadoramente divertido contestar a mis cosas por minuto

    ResponderEliminar