miércoles, 15 de noviembre de 2017

NUEVO CAMBIO EN NUESTRA VIDA.

Yo siempre digo que los humanos somos animales de costumbres, con lo que los cambios nos afectan de manera diversa.

Por ejemplo, a mi no me gustan. Si estoy a gusto con una situación no me la cambies, si no estoy a gusto, yo misma intento cambiarla. Pero es que hay cosas en mi vida que, a veces, me superan.

Todos aquellos que me seguís por ig (los que no ya estáis tardando, esta es mi página) sabéis, por los stories, que nos tenemos que ir del que ha sido nuestro hogar durante cinco años. Casi cuatro de ellos, con Carlota (o en la barriga, o ya como bebé). Ahora tenemos que buscar un nuevo hogar. 

Sé que el hogar no son las cuatro paredes y el techo, que es tu familia, que estés donde estés, si estás con ellos, no pasa nada y siempre sentirás que estás en el hogar. Pero para mi no es del todo así. Yo le cojo cariño a ciertas cosas. Me acostumbro a un sitio y ahora tener que cambiar se me hace grande.

Por no decir que encima, los pisos están por las nubes, no sé qué pretenden, de verdad. Un español, de media, por no decir, la regla general, no pasa muy por encima de los 1000€, si los dos trabajan ya se pueden dar con un canto en los dientes. Si además trabajan a jornada completa, y tienen más de 12 pagas, y son más de 1000 al mes, entonces, puedes vivir muy bien. Pero qué pasa con la gente que solo una persona del núcleo familiar trabaja? Cuando encima es mileurista? Cuando tiene hijos? Pues que no puede pagar un alquiler digno, y sí lo digo: DIGNO. 

El viernes recibimos la noticia, gracias a un burofax. No se dignan, ahora, a coger el teléfono y darte un porqué o decirte, te queremos subir el alquiler. No. Burofax y adiós. Pues nada, nos toca buscar. Al principio piensas, algo encontraremos. Luego entras en las páginas como Fotocasa, Idealista, YaEncontré, EnAlquiler y te quedas con dos narices pensando,.... esto es en serio?? Pisos destrozados por 800€. Pisos medianos/grandes, por 100€ o más. Ya sé que Barcelona es cara, pero de verdad??!!

Entonces te viene a la mente el: ¿Y si no encontramos nada? Porque no, no podemos pagarlo. Como decimos, sí, encontrar se encuentra, pero cómo lo pagas? Con el aire? Con el dinero que destinas a que tu hija coma? Ya estamos pasando muchas estrecheces. Con deciros que el otro día le dije a mi jefe que yo llevo dos años sin comprarme nada de ropa. Y cuando digo nada, es NADA. 

Así que no, no puedo pagar más de lo que estoy pagando. Empezamos a mirar en otros barrios, que no estén muy lejos, porque sí, no queremos irnos de la ciudad. No quiero renunciar a estar aquí, pero no es mas que por el cole de la peque. Ya leísteis en el post de la semana pasada lo bien que está en el cole. Integrada, con amigos, adoramos el cole, las profes, el ambiente. De verdad que en eso hemos tenido suerte y perseverancia, pero llega el momento de plantearte tener que ir fuera. 

El fin de semana ya me lo dijeron: Pues busca a las afueras, hay buenos colegios. Lo sé, sé que hay buenos colegios, sé que la peque podrá hacer nuevos amigos. Sé que se volverá a adaptar como solo ella sabe, pero no, no quiero cambiarla de colegio. Por eso no paso. No queremos ni nos lo planteamos. Prefiero que cojan un bus todas las mañanas, por vivir en otro barrio, aunque cercano a tener que irnos fuera y renunciar a todo lo que tenemos y hemos conseguido hasta ahora, porque sudor y lágrimas nos ha costado.

Y ahí estamos, busca que te busca, por una vivienda digna. Y justo el domingo por la tarde, después de la Carrera de la Dona, en la que lo di todo, pero sobre todo me sirvió de terapia conmigo misma y mis pensamientos. Y entonces caí, caí en la peor parte, después de encontrar.

¿Sabéis la pereza que me da, volver a empaquetar nuestra vida? Antes éramos dos, y ya me costaba, ahora tengo que pensar también en todo lo de la peque, que no es poco.

En fin, hoy, como véis es un post para desahogarme, para contaros la frustración que siento, para contaros lo mal que me siento al tener que dejar el piso que consideraba mi hogar. Lo mal que me sentí al leer ese burofax, y ni siquiera una llamada para explicar el porqué (sé que no tienen que hacerlo, pero me parece que podrían ser algo más empáticos con las personas que tienen como inquilinos) y sé porqué nos echan. Porque pagamos poco, pero elllos no cuentan que con nosotros nunca han tenido el mayor problema. Siempre hemos pagado a tiempo, pese a tener que quitarnos ciertas cosas básicas. Nunca nos han llamado la atención y lo mejor de todo para ellos, que no lo han pensado, siempre que algo se ha estropeado, siempre que algo lo hemos pensado como mejora, ahí lo hacíamos, sin molestar, pagando de nuestro bolsillo. Porque sí, somos así de tontos, pero como digo, era nuestro hogar y lo pusimos lo mejor para nosotros.

Tenemos dos meses, espero que en unas semanas pueda ir y devolverles las llaves. Espero, de corazón que la persona que lo alquile no lo cuide ni la mitad que yo. Para que sepan lo que es tener un buen inquilino, porque sí, eso tampoco se tiene en cuenta.

4 comentarios:

  1. Ostras... NO sabía nada... Ya sabes que últimamente vivo en los mundos de Yupi...

    Si sé de algo te digo porque mi suegro a veces va cotilleando por ahí...
    Y el tio de Javier tiene un piso en Barcelona que alquila pero ahora no tiene inquilinos, quieres que pregunte?

    Besotes y verás como sale una solución.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Primero, perdon por no responder antes.
      Segundo. Eres un amor de persona. La verdad es que al final todo ha salido bien y estamos mucho más tranquilos. Aunque cuando nos enteramos fue como un jarro de agua fría. Supongo que ya habíamos hecho nuestro hogar, pero como dice mi marido el hogar lo hacemos nosotros, no el sitio donde vivimos.
      MUAS!

      Eliminar
  2. Siento mucho lo de vuestro hogar...espero que podáis encontrar pronto un nuevo nidito y que sea más bonito o más económico.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por los ánimos! la verdad es que hemos encontrado un sitio más mono, y con nuestro toque, pronto lo haremos totalmente nuestro.

      Eliminar