domingo, 15 de enero de 2017

TÚ NO. LA MAMA

Estas navidades hemos podido pasar tiempo en familia. La verdad es que con los locos horarios que tenemos normalmente, es difícil poder estar los tres juntos y despiertos si no es fin de semana. Aprovechando al máximo lo poco que podemos estar juntos, decidimos cogernos, mi medio limón y yo, la misma semana de vacaciones y así hacer cositas los tres.

Nuestro gozo en un pozo, pues los planes de la peque eran otros y el día de Navidad se lo pasó con picos de fiebre por culpa de la gripe. La maldita GRIPE (que me afectó a mi en fin de año y tuve que comerme las uvas con fiebre). Así que no pudimos hacer todo lo que queríamos: salir a pasear, ir al parque a jugar, salir de compras, comer fuera,... Tuvimos que recluirnos en casa y que la peque estuviera siempre en un entorno sin aire, frío,...

De todos es sabido que cuando un peque (y no tan peque) está malo, siempre quiere estar con mamá y la frase de la semana en nuestra casa fue: TU NO. LA MAMA. Cada vez que mi medio limón se acercaba a ella para ayudarla, para saber por qué lloraba, o simplemente para jugar con ella y distraerla, mientras yo hacía cositas (como la comida o ducharme) solo podía oír: TU NO. LA MAMA. 
Al principio mi medio limón no se lo tomaba a mal. Al fin y al cabo vemos normal que cuando un peque está malito quiera estar con mamá. A día de hoy, cuando estoy mala, pienso en mi madre y en que ella seguramente me cuidaría mejor que yo misma. Pero conforme pasaban los días y veíamos que la peque se encontraba mejor y, por consiguiente, yo peor. Su "amor" por mamá crecía y la frustración de mi medio limón también.
Empecé a pensar... ¿cómo se sentirá? Si yo fuera él, me sentiría mal, me sentiría frustrada porque no quiere estar conmigo. Porque prefiere seguir llorando hasta que mamá vaya. Y es que puede ser que haya hecho una brecha en la cabeza, vaya su padre corriendo con la cura, pero no, ella seguirá sangrando hasta que mamá esté con ella, la abrace, le dé un besito en esa brecha y ya el mundo da lo mismo, porque ella, estará feliz.

Los adultos no llegamos a entender, esa fascinación por la mama. Muchos empiezan con su ya retaíla de: Mira que tiene mamitis. Y es que no, no es mamitis(y sinceramente, si lo es a nadie le importa. Ya os conté lo que pienso de la gente que menciona esta palabra. Aquí), es supervivencia, es saber lo que quiere. Sabe que papá está ahí, sabe que la quiere, pero si mamá también está la prefiere a ella y es porque el hilo que  todavía nos une, sigue estando, aunque ya no estemos juntas por el cordón umbilical, sigue estando ahí, pese a quien le pese.

Una niña de dos años y medio, sigue siendo un bebé. Sí. Ya empieza a comunicarse, ya camina, intenta comer sola, a veces lo consigue, otras no. Pero eso no quiere decir que ya sea una niña independiente. Porque no lo es. Todavía nos necesitan y quieren a mami, porque ella es la salvadora, ella es el amor que corre a las llamas sin pensarlo para salvarla. Ella es como un Dios. Si a eso le unimos que el horario PARA NADA CONCILIADOR hace que sea completamente lógico que cuando mamá no se va  y se despierta a tu lado, no quieras separarte de ella, ni cinco minutos. Porque a lo mejor, si la pierdes de vista, se va y no vuelves a verla. Sí, eso debe pensar ella.

Mi medio limón se resignó a escuchar esas cuatro palabras. No le quedaba otra. El pobre, aunque frustrado, sabe que su hija le quiere y el día menos pensado se tiraría a sus brazos y preferiría la compañía del padre molón a la madre sensata. Sé que ese día la que se sentirá mal y frustrada seré yo (mas que nada porque después de volver a la rutina, he empezado a atisbar ese pequeño cambio y parece que la peque empieza a pasárselo en grande con papi, aunque a veces reclame a su mami). Pero es que es ley de vida. 

Pero hasta el momento pleno de "independencia" de la peque, intentaré sobrellevar la maternidad a jornada completa, con una niña que demanda a todas horas (siendo, para mi, completamente lógico) con el trabajo, la casa, la familia,... Y es que otro día hablaremos del tema: ¿Seguro que mamá puede con todo?

Papás, ¿os habéis sentido como mi medio limón? Mamás, ¿vuestros hijos solo quieren estar con vosotras y a veces eso os agobia?  Solo pensad que como todo, es una etapa y que si no la disfrutáis llegará el día en que ella o él, quiera estar más con el otro y al final, veáis que no era  tan malo el tener a alguien pegado a la pierna.

7 comentarios:

  1. La mamitis es cíclica.
    Hasta los tres años son una prolongación más de tu cuerpo.
    Luego empiezan a despegarse poco a poco y alrededor de los cinco seis son independientes totales para a partir de ahí tener periodos de msmitis absoluta.
    Mi hijo ya estaba en la etapa de soy mayor pero desde este verano q su padre sufrió un accidente y lo tuve q dejar con unos amigos los días de hospital hemos retrocedido mil años.!!! Ni al baño sola!!!! Y por descontado lo tengo q acompañar yo a el.excepto el rato del colé no nos separamos para nada incluso dormimos juntos bien pegaditos.hay días q ya agobia un poco pero en general se q se le pasará mas pronto q tarde y extrañare no tenerlo pegado.
    Y en cuanto al papi asumió desde el minuto uno q era el tercero en discordia, también es cierto q por su trabajo solo lo ve una hora al día así q estamos acostumbrados.y claro el finde q lo vemos un poco mas hacemos cosas los tres juntos pero tiene asumido q hay cosas q solo hace mama. Todo pasa.

    ResponderEliminar
  2. Ay pobre!! Tu medio limón,,,Pero todo lo que cuentas en el post es bien cierto y con 2 años y medio siguen siendo bebés y es algo normal que el centro de su Universo sea mamá. aunque no pudieseis hacer todo lo que os hubiera apetecido en navidades , al menos pudistéis estar juntos y eso es muy importante. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí... pobrete y es que le veía la cara de desilusión. Incluso una noche me dijo: Cari, ¿crees que la peque me quiere?
      Y lo pensé... esto seguro que viene porque no quiere estar con él. Y es que debe ser durillo que siempre que quieras coger a tu hijo en brazos o consolarlo, él o ella te diga: tu no.
      Sí, no pudimos hacer de todo, pero estuvimos juntos y para mi es lo que cuenta.
      MUAS!

      Eliminar
  3. SrDíaz se siente así, ésta niña no le da tregua y a veces es demasiado brusca... yo siempre le digo que las niñas terminan prefiriendo a los papás, pero la frustración está ahí y es normal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo que le digo yo a mi medio limón: El día menos pensado querrás que se venga con mamá, porque no querrá estar con otra persona que no sea papi. Y es que yo he sido así, soy niña de papá y sinceramente, sé que ella lo será del suyo, pero tiempo al tiempo. Solo que tiene que ser frustrante y molesto eso de escuchar a todas horas: tu no. La mama.
      MUAS!

      Eliminar
  4. Mi hija tiene 3 años y 3 meses y sigue teniendo esa "mamitis" aguda. Si por la noche tiene sed, frío, calor o solo ganas de tocar las narices tiene que ser mamá. Si hay que dormirla tiene que ser mamá. Si se pone a llorar solo puede ser mamá. Si hay que darla el yogur solo puede ser mamá. Así hasta el infinito y es lo más frustrante que me ha pasado en toda mi vida. Siempre escuchas las niñas son de papá. Sí, será el resto... la mía desde luego que no. O ya verás cuando sea mayor... pues no lo sé, ahora mismo un poco de cariño hacia mí tampoco me venía mal. :p

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. Eso mismo me pasa a mi. Todo, absolutamente todo con mami, soy la única q existe. Cuantas veces me ha dicho mi medio limón eso de... es q cuando te vas todo cambia. Pues podría cambiar estando yo!! 😂😂😂

      Eliminar