lunes, 15 de mayo de 2017

NUESTRA NO OPERACIÓN PAÑAL

Bueno, después de unos días de desconexión por falta de ganas después de una pérdida en la familia, vuelvo con vosotros, mi familia del mundo 2.0. 
Abuela, estés donde estés sé que siempre cuidarás de todos nosotros. Te has ido para reunirte con el abuelo. Dale un abrazo muy grande. Os echamos de menos, pero la familia está unida y es lo que tenemos que hacer ahora.

Dicho esto, hoy quiero hablaros sobre la "no operación " pañal de la peque. En casa, como ya sabéis somos de dejar que la peque siga su proceso madurativo. En su día la dejamos hasta que ella se vio preparada para caminar. Lo mismo para comer y así con todo. Es una niña feliz, risueña y como digo, evoluciona a su ritmo.
Teníamos claro que el pañal iba a ser otra cosa en la que ella tomaría la decisión de sentirse preparada y no intentariamos hacerlo antes, por mucha gente que nos dijera que lo hiciéramos. Siendo sincera, pensamos, a principios de curso que ya lo estaba. Pero ella nos demostró que no era así . Así que cuando la profesora de la peque nos dijo que podíamos probar que ella ya la veía preparada me entró un poco de vértigo. Ahora con el buen tiempo, en las escuelas infantiles empiezan a hacer "operación pañal" con los peques y a veces no están del todo preparados para ello y les cuesta horrores.
Así que le preguntamos directamente a ella. ¿Quieres quitar el pañal? ¿Hacer pipi como los mayores? Ella sabía que tenía su orinal desde hacía tiempo y ya nos había pedido pipi, pero aunque se sentaba no hacía nada. Ella nos dijo que sí. 

La primera semana, sin agobios. Iba con su pañal hasta el cole y allí la profe se lo quitaba. Iban preguntándole si queria hacer pipi y la llevaban al baño. Pensé que le costaría mucho, pues el primer día tuvo un escape y por la noche cuando le pregunté me decía que el pipi no salía en el wc. Le dije que no pasaba nada. Que lo importante era intentarlo y que poco a poco saldría como había hecho en casa un s día. Se sintió más tranquila y los días siguientes fue al cole con el pañal y allí se lo quitaban. Después de varios días, algunos con escapes y otros no, llegó a casa con una pegatina donde ponía "CAMPIONA". Ella estaba feliz, había hecho su primer pipi en el wc del baño y se lo contaba a todo el mundo con el que se cruzaba. 

La siguiente semana sólo fue un día al cole. Llegó por la tarde con llagas en la lengua y la llevamos al médico. Estomatitis. Una semana en casa. Como ahora mi medio limón está en casa, en busca de trabajo, decidimos que como ella se sentía bien, le quitaramos el pañal igual y seguiríamos con la operación pañal.  Y fue todo un éxito. Sin escapes. Sin dramas. Todo diluyó de manera natural. 

Ella contenta y nosotros gratamente sorprendidos. Esta semana al ir al cole, las profes la felicitaron. Ya pide ir al baño sin problemas. 

¿Cómo lo hemos conseguido? Fácil. Dejando que ella misma se encontrara  a gusto. Siguiendo su proceso madurativo. Sin forzar. Y todo ha sido fácil, tanto para ella como para nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario