viernes, 10 de febrero de 2017

GRANDES ALIADOS EN MI MATERNIDAD. LOS ABUELOS

¡Sí! Por fin llegó el día. Estamos a viernes y hoy se presenta cargadito. Espero acabar la jornada de la mejor manera posible.

Hoy quiero hablar de unos grandes aliados en mi maternidad. Los abuelos. Tengo la gran suerte de tener a mis padres cerca, y cuando digo cerca es a 500 metros. Están a 10 pasos de casa y eso, sinceramente, me salva la vida en cuestión de maternidad.

Ahora que estoy haciendo entrevistas de trabajo, en muchos sitios surge la pregunta... ¿y si tu hija se pone mala? Yo siempre digo que eso no es un impedimento para mi trabajo, pues tengo a los abuelos cerca, muy cerca, y que ya el día a día mi hija pasa más horas con ellos que con sus padres.

Todo esto me ha hecho reflexionar... ¿Cómo se las ingeniaron mis padres, en su momento, cuando yo era pequeña? Mis abuelos estaban a mil kilómetros, ya que vivimos en Barcelona y los padres de mi madre estaban en una aldea cerca de Astorga y los padres de mi padre en una aldea cerca de Ourense. No podías llamar y decir: me han llamado del colegio, dicen que la niña está mala, ¿puedes ir a buscarla?

Esta semana he tenido que mandar este mensaje a mi madre. Me llamaron el lunes a media mañana. La peque estaba con fiebre y somnolienta, además de quejarse del oído (si me seguís por las RRSS ya sabéis que tiene una pequeña otitis y eso molesta mucho), así que rápidamente me puse en contacto con ella que llamó a mi padre, salió del trabajo y fue a buscarla en un plis. Es cierto, que también hay otra cosa buena, aparte de que estén cerca y es que tienen su propio negocio, con lo que no tienen que dar explicaciones a nadie si necesito que vayan a recogerla. 

Y sí, sigo preguntándome... ¿Y cómo lo hacían ellos para poder cuidar de mi si no iba al colegio? ¿Cómo lo hacen esos padres que no tienen a nadie cerca para poder compaginar una cosa con la otra? De verdad, con todos ellos, me quito el sombrero, porque no sé qué hubiera sido de nosotros sin ellos.

Los abuelos, a mi parecer, son un pilar fundamental en la crianza de un hijo. Se vean más o se vean menos, ellos siempre serán idolatrados por sus nietos. Por ejemplo mis suegros: Carlota ve a sus abuelos cada 15 días que vamos a verlos, pero ella se emociona cuando le decimos que vamos a ver a la yaya y al avi. Le gusta estar con ellos y jugar.

Se supone que los padres están para criar y los abuelos para malcriar (así era conmigo que como solo me veían un mes al año me daban todas sus atenciones y me consentian absolutamente todo (ya os explicaré algún día como hice que mi abuelo se montara en la mula para ir a buscar globos a otro pueblo)). Siempre he pensado que esta afirmación es cierta, pero ¿qué pasa si los abuelos están en el día a día de su niet@?¿ qué pasa si también recae en ellos la crianza de los pequeños? Aquí la cosa cambia. Es verdad que pueden "malcriarlos" en algún momento (no me gusta nada la palabra malcriar, pero espero que sepais a qué me refiero), pero ellos, junto con los padres, deben llegar a un consenso en cómo debe ser la crianza de los niños.

A nosotros nos ha sido difícil la adaptación en este aspecto, porque mis padres me criaron de una manera (como digo siempre, era distinta, no significa mejor ni peor), pero para la peque, mi medio limón y yo tenemos unas ideas un tanto diferentes y nos  gusta saber que mis padres nos ayudan a que eso se cumpla (y sí, sé que hay momentos que son difíciles y sé que hay momentos en que mi madre se tira de los pelos porque la peque tiene un día revuelto, pero y quién no??). Ha sido con la constancia, el hablarlo y también claudicar en otras cosas, que hemos podido llegar a ser una familia unida y el nexo es lo mejor para ella. Seguimos teniendo algunas cosas que no compartimos (como por ejemplo, el colecho, mis padres siguen preguntando cuando pasará la peque a su cuna), pero creo que si en lo principal estamos de acuerdo, todo puede ser positivo, no solo para nosotros, los padres, que tenemos una ayuda inestimable, si no también para la peque, que estará siempre con gente de su entorno que le hace sentir segura. Y es que el día que no está con ellos, tenemos que llamarlos por teléfono para que les diga hola: eso es amor incondicional y lo demás son tonterías.


¿Y vosotr@s? ¿Cómo lo haceis para compaginar el día a día con el trabajo, la casa, los niños?

4 comentarios:

  1. Hola!

    A mi lo que me alucina es que en una entrevista de trabajo te pregunten que qué pasaría si tu hija se pusiera enferma... seguro que eso a un hombre no se lo preguntan.

    Cuando escucho estas cosas me doy cuenta de que no hemos avanzado tanto y me da mucha pena... :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aixx, y es que intentas que no salga por ningún lado que tienes una hija o dos o tres, da igual. Porque de verdad, les cambia la cara y puedo decirte que ese trabajo lo perdí, no me llamaron, aún siendo, según palabras textuales del que contrataba: EL PERFIL PERFECTO E IDÓNEO PARA EL PUESTO.
      Un amigo de la familia que ha trabajado muchos años en una empresa dedicada a RRHH me lo dijo: no te escogieron porque eres madre.

      En fin... si ellos no me quisieron que les vaya bien, pero sí, da rabia que te pregunten estas cosas, porque no, a mi marido en sus entrevistas no le preguntan qué pasaría si la niña se pusiera mala.

      Saludos

      Eliminar
  2. Que qué hacemos????
    Aparte de morir por no saber q hacer pues en mi caso tirar de amigas q no trabajaban hasta q la cosa se complica hasta limites insospechados como tu trabajando esposo en hospital niño enfermo y amigas trabajando tmb aparte de darme un ataque de ansiedad deje el trabajo.me vi con mi marido en un hospital y mi hijo en otro y mi familia a 500 klm.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pffff. pues lo que digo... es imposible. Y es que hay veces que necesitamos esa ayuda que no podemos tener.
      Siento mucho que pasaras por todo eso y sin poder pedir ayuda a nadie de tu familia, por estar tan lejos. Yo siempre le pregunto a mi madre cómo lo hizo y siempre me dice lo mismo: sacrificio, vecinos, amigos y alguna canguro.
      Muchos ánimos.

      Eliminar