lunes, 9 de mayo de 2016

LA PRIMERA VEZ QUE ME DIJO MAMÁ

Hoy me he levantado nostálgica y es que hace unos días, mientras Carlota no paraba de chillar: mamá, mamá, mamá, mamáááá, para que le hiciera caso, pensé, aixxxx, me va a gastar el nombre. ¿Por qué no llamará a otra persona? Solo mamá. 

Pero no solo lo dice para que yo me gire y le haga caso (que es así el 75% de las veces), si no que también lo hace para señalar, para llamar la atención de quién tenga al lado y si no le haces caso...

Si no haces caso a su repetida retaíla: mamamamamamamamamamama. Entonces prepara tu oído porque recibirá una descarga sonora de las buenas, porque otra cosa puede que no, pero aquí la enana tiene unos pulmones que ni Pavarotti en sus mejores tiempos. El otro día mi oreja se quedó con un zumbido durante media hora, porque la susodicha me había chillado solo para enseñarme el dibujo de una vaca. En fin.... casi la mato por el dolor, pero qué culpa tiene ella si no sabe expresarse mejor.

Recuerdo cuando era solo un retoño que balbuceaba e intentaba decir sus primeras palabras. Por supuesto, la primera fue Papá, alto y claro y el papi de la enana se derritió al momento y es que no es para menos. Desde entonces todo era papá y cuando decía la palabra y me miraba, yo le decía, noooooo, yo soy mamá y anhelaba el momento en que dijera mamá. Porque sentía una pequeña punzada de celos, pues siempre con el papa en la boca y nada de mamá. Y ahora, no contenta con ello (estoy encantada, para qué engañaros), me gustaría que dijera más cosas, porque en serio, a veces pienso que me lo gastará. 

Unos pocos meses más tarde de empezar a decir papá, me llamó mi marido. 
- ¿Sabés qué ha dicho la enana?
- No. Dime - no pensaba que fuera a decir...
- Mamá. 

Cuando me lo dijo se me abrió el cielo. Por fin decía mamá. Por fin escucharía de su vocecita como me llamaba. Pero nada más lejos de la realidad. Por supuesto al teléfono no se lo dijo. Cuando llegué a casa, no me lo dijo y yo le preguntaba. Pero ella me decía: Papa-papa-papa. 

Así que hice tripas corazón y vi que me había vuelto a perder otra primera vez. Y es que esto de la no conciliación hace que te pierdas primeros grandes momentos (el de gatear, mi marido corrió a grabarla con el móvil para que la viera. El de caminar solita, mis padres hicieron lo mismo y es que sus primeros momentos los tengo que ver a través de la pantalla del móvil).


Pensé que tardaría en volver a decirlo y un sábado. Recién llegados a casa de estar todo el día fuera, me pongo el pijama, le pongo el pijama a la peque. Me la llevo al salón, le voy a dar la merienda y eso que me giro. 
Ella me coge de la manga de mi camiseta del pijama y tira levemente. Me giro, pensando que el papi está haciendo de las suyas y cuando veo que es ella le sonrío y me dice: Ma-Ma.

Aixx, que momento tan bonito, tan indescriptible. Por fin llegó, por fin me llamó mamá. Y fue un momento lleno de amor, de sentimientos tan bonitos, tan dulces, tan, simplemente, inocente que no pude hacer otra cosa que echarme a llorar y abrazar a la peque (el padre de mientras riéndose a carcajadas porque yo estaba llorando).

Y ese momento es único. Ese momento está grabado a fuego en mi memoria y es que nos morimos porque nuestros peques hablen. La barrera del idioma o en este caso del no idioma hace mucho (sobre todo cuando están malitos y no sabes lo que les pasa y solo puedes especular y pensar, ojalá hablara para que me dijera: mamá pupa aquí (señalando el sitio)).

Yo tengo ganas de, como dice mi suegra, se le suelte la lengua a la peque y tengamos conversaciones de besugo (sé que cuando empiece no parará y nos volverá locos). Y es que son tan divertidos cuando empiezan a hablar. La enana poco a poco se va arrancando, pero dice cosas que nadie entiende, es su propio idioma antes de aprender a hablar. Eso sí, papá, mamá, ita (de abuelita), yaya y hola, lo sabe decir estupendamente. 

Y vosotros.... ¿os acordais del momento de su primera palabra? ¿O cuando os miró a los ojos y por primera vez os llamó papá o mamá?

6 comentarios:

  1. Esos momentos son únicos y no se olvidan me has hecho recordad cuando mi hija mayor lo dijo por primera vez!! Hace tanta ilusión!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aixx, es que son momentos tan únicos, bonitos y especiales que siempre permanecen en la memoria de uno. No crees?
      Me alegro que te lo recuerde :)

      Eliminar
  2. Que bonito!que momentazo. Yo estoy deseando que la mia diga mamá o lo que sea,ya empieza a balbucear... cuando lo hace me parto por que pone unas caras que son para comersela!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya verás. Es un momento único. La verdad es que antes de que empiecen a decir algunas palabras son tan graciosos cuando balbucean. El otro día encontré un vídeo que grabé cuando la peque intentaba decir su primera palabra y es que están para comérselos.
      Luego empezará a hablar y ya verás... no pararán!!! jajajajaja.
      MUAS!

      Eliminar
  3. Que bonita Carlota. Yo me acuerdo del día que lo dijo Fran. Estaba deseando y que bonito, que bien sonaba de su boquita. Ahora me pasa como a ti, pienso en que buena hora aprendieron a decir mama jiji. Cuando la peque lo diga me encantará y luego me volveré loca, porque sólo oiré mama por todos sitios jiji.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja. Y es que cuando no lo dicen estamos deseosas, pero cuando lo dicen, lo repiten una y otra vez hasta la saciedad es cuando te preguntas porqué tenías tantas ganas de que lo dijera!! jajajajaja. Es así, nunca estamos conformes con nada. Pero el momento de decirlo por primera vez es único! :)
      MUAS

      Eliminar