jueves, 12 de mayo de 2016

5 COSAS... JUGUETES QUE SIEMPRE QUISE Y NUNCA TUVE

Feliz viernes a todos y por fin esta semana se acaba. Uffff, no sé si será por el constipado, por el tiempo loco o por el trabajo que he tenido en la oficina, pero sinceramente, esta semana ha pasado muuuy lenta. Menos mal que ahora tengo tres días para descansar a cuerpo de reina y reponerme. 

Para terminar la semana, os traigo una nueva entrega de 5 cosas. Sé que la semana pasada no la puse, pero tengo una excusa. Vino por fin una, backup, para aprender en mi puesto de trabajo, por si en algún momento yo me ausento, sean vacaciones o por estar enferma y, es que he tenido que perseguir a mi superior para que me trajera a alguien, por miedo a caer enferma y no poder venir a trabajar con el consiguiente problema de que no hubiese nadie. 

Sé que nadie es imprescindible en su trabajo, y yo, menos que nadie (o no), porque el pensar en ponerme enferma me hizo ver que si no hay alguien preparado, nadie podrá hacer este trabajo. Problema: Que mi trabajo es de día a día, no puede acumularse. Debe salir en cuanto te caiga en las manos, de ahí mi preocupación, porque por teléfono es difícil  o casi imposible explicarle a alguien qué hacer en cierto tipo de casos.

Así que lo siento, pero no os lo traje. Pero hoy sí, aquí estoy con esta nueva entrega de cinco cosas y este es especial, porque son 5 juguetes que siempre quise y nunca tuve. Mi dulce de Melocotón nos explica sus 5 cosas aquí.
Este post me ha hecho recordar que el otro día viendo a la peque jugando con sus cositas en el salón pensé en que intentaría que siempre tuviese lo que ella sueña tener, pero enseñándole que todo se gana con esfuerzo y trabajo. 

Cuando era pequeña tuve el amor de mis padres y todo aquello que ellos quisieron y pudieron darme y de eso no me puedo quejar. Pero sí hubo algo que siempre me dio rabia cuando pedía juguetes nuevos.
Como digo, mis padres me dieron lo que pudieron, pues eran padres trabajadores con una pequeña empresa (un bar, un restaurante) y el dinero no les sobraba. Según mi padre yo era una niña que pedía mucho y lo quería todo, así que pronto me quitaron la venda de los ojos y me explicaron de donde vienen los regalos de Navidad. Supongo que así pensó que pediría menos. Y es verdad, algo menos pedía, pero yo por si acaso, pedía y pedía, jejejeje. A lo mejor alguna vez caería algo de lo que yo soñaba.

También pedía de más por una razón. En la lista siempre ponía primero lo que más quería, aquello que sí o sí, esas navidades o cumpleaños tenía que tener. Pero por alguna razón, nunca lo tenía. Fuera por dinero o fuera por alguna razón que mis padres me dieron cuando fui más mayor, pero al final me frustré y mucho.

Os dejo mi lista.

1. DISEÑA LA MODA

Tanta fue mi obsesión que lo pedí y lo pedí durante años. Me encantaba soñar con que era una gran diseñadora  y que mis muñecas iban a tener vestidos nuevos. 
Lo pedí y nunca lo recibí. Un año fue por el dinero que valía. Otro año, porque tenía muchas otras cosas. Otro año, creo que fue porque ya era mayor para tenerlo. 
Así que al final nada. Me quedé sin él. Y aún hoy lo recuerdo. Porque como no lo recibí, decidí hacer mis patrones directamente con las muñecas. Coger sus vestidos, cortarlos, recoserlos o pegarlos en su defecto,.... 

Mi marido lleva tiempo diciéndome que el día menos pensado aparece en casa con un diseña la moda. ¿Y sabéis qué? Que ojalá sea cierto y me quite esta espiníta.


2. HOTEL

Tuve una temporada de obsesión por los juegos de mesa. Supongo que al final, eso de jugar sola me aburría y pensaba que si tenía un juego de mesa para jugar con más gente, mis padres se unirían y podría jugar con ellos.
¡Que ilusa! ¿Verdad? El problema es que ellos trabajaban casi todos los días, menos los domingos si no había nada especial. De 7 de la mañana a 10, 11 o 12 de la noche y si era sábado incluso las 3 de la madrugada. Así que los domingos, día festivo para ellos se lo pasaban descansando, viendo la tele, durmiendo la siesta de 3 o 4 horas, y simplemente levantándose del sofá para comer o cenar. Así que sí. Yo jugaba sola o con mis amigos imaginarios y tener un juego de mesa, según ellos era una tontería porque no tenía hermanos con los que jugar y nunca venían niños a casa.
Otra obsesión que se quedó en el tintero.


3. PATINES

Cuando estaba a punto de acabar el cole, las niñas decidieron que para final de curso querían bailar el baile final de Dirty Dancing pero con patines para la función del cole. 
Como no, yo no sabía ir en patines. Así que junto con otras tres, nos pusimos, en otro sitio para no molestar a las que sí sabían e intentar aprender a patinar. 
Problema. Todas traían sus patines de bota blancos con 4 ruedas y yo... pues yo no tenía patines y mis padres no me pudieron conseguir nada mejor que aquellos que se ataban encima del zapato con unas cuerdas. ¿Os acordais?
La cosa es que me quedaban algo grandes, así que yo intentaba patinar, pero el pie bailaba, me daba miedo y me caía.
Cuando se lo dije a mis padres. La respuesta fue clara. Los patines eran caros y yo solo los quería por la moda que habían puesto las niñas del cole. Con lo patosa que soy, los dejaría a los dos días y no querían tantos trastos en casa.

Este año creo que veré cumplido mi sueño. Pues mi marido, sí, parece que es él el que desea que los cumpla a toda costa, me ha prometido llevarme a una super tienda de patines en Barcelona, a mirar los que yo quiera, comprarlos, junto con las protecciones y enseñarme a patinar. Para poder ir juntos. Será mi regalo de cumpleaños y estoy como loca que pasen estas tres semanas para tener mi regalo!!!!!!!!!!


4. TWISTER


Pues sí. No contenta con que mis padres me dijeran que el juego de Hotel que se juega con dos o más personas no me lo regalaban porque no tenía con quien jugar, ya que no tenía hermanos. Me pedí, años más tarde el twister. Viendo la promo en la tele, me parecía tan divertido que pensé. Este seguro que sí lo compran. Mi gozo en un pozo y tampoco llegó.




5. CINEXIN

Voy a ser sincera. Siempre quise tenerlo. Me gusta tanto el cine que pensé en simular que era una gran directora. Veía la publicidad en la tele una y otra vez y pensaba. A esto no me dirán que no. Esto seguro que me lo compran.

Pero pronto comprendí que sería otro juego que pido y deseo pero que no llega. Supuse que sería por el dinero, pues no era precisamente barato. Así que aunque lo quise tener y envidié a todo aquel que lo tuvo y jugó con él. Decidí que no lo iba a pedir. Porque no quería llevarme otra desilusión. Pero eso no quita que lo hubiera querido tener.

Y hasta aquí mi lista de cinco juguetes que siempre quise y nunca llegaron. Y vosotros???? Algún juguete que los Reyes Magos o Papá Noel se olvidara de traeros?

4 comentarios:

  1. Feliz viernes! Entiendo tú postura "laboral" es verdad que nadie es imprescindible pero cuando coges el telf para decir "estoy mala" o necesito tal día libre...si no hay nadie que sepa lo que tú haces te cae un gran peso de culpabilidad...De esos regalos tuve algunos heredados de mis primos....Yo siempre pedía cosas de pin y pon, la granja, la casa y nunca llegaban... aix con lo que disfrutaba yo con la granja de mi prima cada verano y yo no podia tener una .Que recuerdos me ha traido esa selección!

    ResponderEliminar
  2. Aisshhh coincidimos en el Hotel, el cinexin y el twisteeer!!! Y añado la casa de playmobil la q era como señorial jajajaaj. Me has transportado a mi infancia en un plis y me ha encantado!!! Espero q descanses y termines de recuperarte!!! Un besote y buen finde

    ResponderEliminar
  3. Ais Patri, no sabes lo que te perdiste con el diseña la moda! Fue uno de mis juguetes preferidos, aunque mis padres al principio no querían comprarlo. Al final acabé teniendo hasta el diseña tus joyas!!! Yo también pedía un cinexín cada año y nada... y los patines también. Bueno, en realidad tuve unos muy cutrecillos y como era muy torpona casi no los usé XDDDD

    ResponderEliminar
  4. Jajaja. Creo que los tengo todos menos el twister. Recuerdo que el hotel se lo saqué a mi padrino. Niunca me compraba nada y el pobre se ve que le dió verguenza y me lo compró pero era supercaro. El diseña la moda aub tengo guardado y el cinexin era de los dos. Nos encantaba. Pasabamos horas dsndole a la ruleta con la peli de los pitufos. Que recuerdos!!

    ResponderEliminar