jueves, 6 de abril de 2017

LA HIGIENE ES UN HÁBITO IMPORTANTE PARA AYUDAR A LA SALUD DE LOS NIÑOS

Lavarse las manos, cepillarse los dientes, sonarse la nariz con un pañuelo... Son algunas de las medidas de higiene básicas que enseñamos a nuestros hijos. Y a veces cuesta conseguir que lo hagan de forma habitual. 

Si quieres que tus hijos adopten un hábito, el que sea, enséñales cuanto antes. Insistir sin agobiar y predicar con el ejemplo les ayuda a adquirir el hábito de forma natural: una acción que se repita en casa y que todos practiquen es más fácil de aprender y adoptar.
Te resultará más fácil inculcar los hábitos de higiene en los niños si sigues estas seis recomendaciones básicas:
1. Explícales el por qué de la higiene: sus beneficios y las consecuencias de no mantenerla. Si el niño entiende la importancia de la higiene, la relación causa - efecto, y los beneficios de  ciertos hábitos, es más fácil que los adopte.
2. Repítelos de forma regular: algunos deben hacerse a diario, o incluso varias veces al día, y otros pueden llevarse a cabo en intervalos más largos. Más info aquí.

3. Supervísale al principio: Lavarse las manos con él, o compartir el baño en el momento de cepillarse los dientes, te permitirá enseñarle a hacerlo bien hasta que el niño sea autónomo.
4. Orden y entorno: aunque les ayudes a usarlos, poner los artículos de higiene personal a su alcance es básico para que tu niño consiga su autonomía en el uso correcto del papel higiénico, el jabón, la pasta y el cepillo de dientes, etc.
5. Asegúrate de que la experiencia sea positiva o, por lo menos, nunca uses el aseo como una amenaza o castigo.

6. Sé flexible en la táctica. Si le resulta difícil adoptar un hábito, tal vez hay que cambiar el método usado. La creatividad es clave: inventarse una canción, un baile o poner música son tácticas útiles para conseguir que se acostumbre a un hábito concreto.
Puedes aplicar estos consejos a cualquier tipo de hábito o rutina: la alimentación, por ejemplo, también es un hábito importante que requiere de aprendizaje y constancia.
Llevo un tiempo enseñando a la peque lo importante que es la higiene para gozar de buena salud. Seguimos estos consejos y no nos ha ido nada mal. Y es que los pequeños de la casa aprenden más por imitación y si nos ven hacer ciertas cosas, no les costará nada. Por eso, siempre, antes de comer, nos lavamos todos las manos. Los lavamos los dientes juntos, incluso he puesto algunas cosas de su día a día a su alcance, al lado del bidet para que ella misma pueda abrir y cerrar el grifo, pues con el alzador todavía no alcanza y tengo miedo de que se caiga. Es cierto, que algunas cosas nos han costado más, como la limpieza dental, cuando le decía que teníamos que ir me decía que no y luego cuando lo hacía solo mordía el cepillo, pero encontré algunos vídeos con canciones, donde les enseñan cómo hacerlo y además, cantando, algo que a la peque le encanta. 
¿Y vosotros? ¿Seguiís algunas pautas para la higiene diaria?

No hay comentarios:

Publicar un comentario