lunes, 27 de marzo de 2017

CAIDAS EN LOS MÁS PEQUEÑOS. NUESTRA PROPIA EXPERIENCIA

Hace unos días tuvimos un buen susto. Parece que de año en año la peque tiene que caerse de morros y hacerse algo nuevo. El año pasado, jugando en el hotel donde estábamos de semana santa se cayó al suelo y se partió un trocito minúsculo de uno de las paletas de arriba. No le dimos mayor importancia, pues casi ni se veía, además de que no se quejaba lo más mínimo.

Hace unos días al llegar a casa me encontré el percal. Mi medio limón estaba intentando consolar a la peque, mientras le curaba una herida en el labio y es que la peque lloraba desconsoladamente. La cogí en brazos le pregunté cómo estaba y me dijo que tenía pupa. Le di besitos e intenté consolarla como pude. Al cabo de unos pocos minutos ya volvía a ser la niña risueña y dicharachera que es ella. El papi me explicó lo qu había pasado. Pobrete, se había dado un buen susto.

Y fue entonces cuando nos dimos cuenta. La peque sonrió y allí faltaba algo... ¿Dónde están las paletas cuadradas? ahora tiene dos triangulos. Las dos paletas se le habían partido. ¡¡¡LAS DOS!!! Intentamos no asustarnos y no asustarla a ella. Riéndonos y haciendo bromas intentamos ver sus dientes. No parecían moverse y ella no se quejaba (hasta que intentó jugar con su bibi, entonces sí, tenía pupa en el paladar). 
Obviamente, pasado esto decidimos llamar al dentista. Por suerte, donde yo voy, también hay odontólogo pediátrico, así que dicho y hecho. Al día siguiente, a primera hora, iría a ver qué tal estaba.

Por suerte se portó genial, la odontóloga, según me dijo mi medio limón es estupenda e hizo que la niña no solo no tuviera miedo si no que se lo pasara bien. Bravo por estos especialistas que se lo toman así de bien y ayudan a que los peques se encuentren a gusto, por ahora, ya tenemos odontóloga para la peque.

Nos dijo que todo estaba correcto. Que no nos preocupáramos, que pasa más a menudo de lo que nos pensamos. Por suerte, no se le mueven, aunque dentro de un mes quiere hacerle una pequeña revisión para ver que todo está correcto.

Ya sabemos todos, que los peques son inquietos por naturaleza. Están explorando el mundo que se les ha dado y quieren saberlo todo, tocarlo todo y sobre todo, moverse por todos lados. Nosotros, en este aspecto, la dejamos bastante a su aire, debe saber qué puede y qué no puede hacer. Cuando vemos que puede correr peligro la avisamos, le decimos qué debe saber y las consecuencias de lo que le podría pasar si sigue, ella toma la última decisión y nosotros siempre estamos a su lado para que no se haga daño, pero a veces, con un simple traspiés le puede pasar esto.

Con una caída como esta, nosotros intentamos reaccionar de manera lógica. Ella estaba bien y no se quejaba, pero para estar tranquilos y seguros de que no pasaba nada, llamamos para pedir cita. Esa misma noche cenó sin problemas, así que como digo, no le dimos mucha importancia. Pero ¿qué hay que hacer si pasa esto? aplicando la pura lógica, lo primero es no ponernos histéricos, cuando la peque se cayó, también se partió el labio y aquello parecía que se descontrolaba, por la de sangre que se veía, pero la sangre es muy alarmante, así que no podemos perder la calma, ellos ya estarán suficientemente nerviosos.

Si el peque se queja de dolor, lo mejor es ir a urgencias, así os curáis en salud, aunque a veces es solo por el golpe y en un rato se les pasa, es mejor estar tranquilos. Si la caída del diente es entera, o ha sufrido luxación (es decir, que el diente se mueve) yo no me lo pensaría dos veces e iría de urgencias. Siempre que no os veáis seguros es mejor acudir al médico, es mejor que nos tachen de sobreprotectores, y sinceramente, a mi me da igual, yo solo quiero estar tranquila y que me digan que todo anda correctamente.

Hay que tener varias cosas en cuenta, como si es un diente de leche, o un diente definitivo, si ha sido una rotura parcial o total, si se mueve, si se pone negro, por todo ello es mejor estar informado. Os dejo este enlace de la página Mi pediatra Online, que me ha parecido que está bastante bien. 

¿Y vosotr@s? ¿Os habéis encontrado en esta situación? ¿Qué habéis hecho?

5 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Uffff. Pues sí. Pero por suerte solo se quedó en eso.
      Muas!

      Eliminar
  2. Aiiiiiixxx vaya susto.
    Es mejor reaccionar así porque si os poneis histéricos, ella se pondrá peor y también histérica porque ni entenderá ni sabrá porqué os poneis así.

    Y vivan los dentistasssss!!! ( sorry, tenía que decirlo ).

    Vigila que no le duela y no se le pongan negros ( maridín dixit ).

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Viva!!!!
      Sí, ya nos lo dijo la dentista de Carlota. En unas semanas tiene q volver para ver q todo anda correctamente.
      Creo que es primordial mantener la calma, porque como dices, si no ella también se pone nerviosa y es peor.
      Muas!

      Eliminar
  3. Madre mia !! Vaya susto, menos mal que al final quedo en eso. Pero hicistéis muy bien de no poneros nervosos y mirarle las paletas entre juegos para que no lo notara!! Y lo del dentista que razón tienes, los mios también van a una pediatrica y genial, consigue tenerlos tranquilos y relajados!! Besitos

    ResponderEliminar