jueves, 26 de enero de 2017

REGALOS ESTRELLA DE ESTAS NAVIDADES

Una de las cosas que más miedo me da cuando llega la Navidad o el cumple de la peque son los regalos. Y lo digo sin tapujos: mi problema son aquellos regalos no deseados. Aquellos que nuestra hija no hace ni caso, rompe enseguida o decididamente no es para ella.

Por suerte, la gente cada día está más concienciada en preguntar antes de regalar algo y estas Navidades casi todo el mundo nos ha preguntado qué podían regalarle a la peque de la casa, reina indiscutible durante las Navidades al ser la pequeña. 

Solo una de mis tías no nos ha preguntado, pero con ella nunca tengo problemas porque siempre acierta con lo que nos trae, tanto para la peque como a nosotros (este año su regalo me dejó fascinada).

Así que unas semanas antes de Navidad ya le habíamos dicho a todo el mundo que podían traer "de parte de Papá Noel" para la peque. Estas Navidades, con dos años y medio, todavía no es del todo consciente de la Navidad, de la llegada de Papá Noel o los Reyes Magos. Pero sí empieza a querer abrir regalos y saber qué es lo que hay dentro para sorprenderse, sacarlo corriendo y ponerse a jugar. 

Nosotros siempre hemos sido Pro-Papá Noel. No es por nada especial, solo es que cuando nosotros éramos pequeños nuestros padres pensaban que era mejor dar los regalos en Nochebuena o Navidad para así pasar las vacaciones jugando con esos juguetes nuevos y cuando llegara el momento de ir al cole ya estábamos cansados de ellos y no los llevaríamos. Yo además era muy recelosa con mis cosas, porque no me regalaban mucho, lo justo, ya que en casa no podían hacer mucho más y, según me han contado mis padres, nunca tuvieron que decirme que cuidara de mis juguetes ni nada por el estilo, yo misma era muy responsable con ellos, supongo que tenía muy presente que si se rompía no habría otro igual. Así que dejar juguetes o llevarlos a sitios donde no poder controlar quien los coge, como que no me gustaba mucho.

La peque, desgraciadamente, no ha heredado esto de su madre y constantemente le explico el valor de las cosas y lo importante que es que las cuide, supongo que cuando algo se rompa y vea que ese juguete ya no vuelve y no se compra de nuevo lo aprenderá.

Pero ahora vayamos a por el tema de hoy. Los regalos estrella, para la peque estas Navidades. Como he dicho pedimos a todos aquellos que nos preguntaron y estamos encantados, pues uno de los regalos ha sido el MEJOR regalo de todos los tiempos, más que nada porque cada día juega un ratito. Y no es otra cosa que...


1. COCINA DE MADERA

Esta cocinita en cuestión la vimo un día mi medio limón y yo cuando fuimos al cine. Habíamos dejado a la peque con los abus en casa y habíamos decidido tener una tarde romántica como cuando estábamos de novios y nos fuimos al cine a ver: Animales Fantásticos y Donde Encontrarlos. Al pasar por una tienda de juguetes, antes de una marca archiconocida, nos dimos cuenta de que había cambiado y ahora era una juguetería con juguetes de madera (esos que tanto me gustan). Entramos para chafardear y ver qué juguetes tenían y me sorprendí gratamente. Habían platos de silicona para el BLW, con sus vasos y cubiertos a juego. Juguetes para la piscina, para la bañera. También juguetes de construcción, cuentos, mapas, puzzles, bicicletas, maletas trunki, y entonces la vi. La cocinita. Nos enamoramos a primera vista, aunque tenían otras, esta nos encajaba perfectamente en casa y el precio era el idóneo (una de las otras llevaba hasta para conectar la tablet y que hiciera la función de microondas. Flipante).
Esta nos gustó por la sencilles, por los colores y como digo, por el tamaño, pues queríamos ponerla delante de la puerta de nuestra cocina, así la peque cocina mientras también lo hace mami. Sería estupendo haberla puesto dentro, pero es que tenemos una cocina que parece un tunel, alargada y estrecha. 
Recuerdo cuando vio la caja. Le dije: Mira una cocina!!! Y ella me dice: Mami, abrir. Le conté que no podíamos porque había que montarla pero que en cuanto llegáramos a casa papá se ponía a ello. 
Mi medio limón se pensó que como había pasado el día sin pedir la cocina, la peque se había olvidado y que la podría montar en otro momento, pero no. En cuanto llegamos a casa, cogió a su padre y le pidió abrir la cocinita, así que la montó en un momento, la colocamos y listo. Ya tenía su juguete nuevo y qué contenta va de un lado a otro. Nos pregunta si queremos comer, le decimos que sí, y ella se pone a cocinar sus verduritas, el huevo o con los cartones que ya le habían regalado anteriormente simulando cajas de pizza, harina, cola-cao,...

Como sabíamos que este regalo caía seguro, en cuanto me llamó mi tía y me preguntó me dije, ya sé, puede regalarle complementos, como por ejemplo, comida. Que conste que en un principio le pedí el arcoiris de Grimm, peeeeeero mi medio limón me dijo que la peque todavía no jugaría con él y era un trasto más en medio de casa. Yo creo que sí jugaría con él, pero bueno, accedí porque pensé que lo de la cocinita también estaba bien.

2. COMIDA DE MADERA CON CUCHILLO

Sí, en la misma tienda. Fruta y verdura de madera con cuchillo para cortar y enseñar a utilizar diferentes utensilios. Un bonito juguete y educativo a la vez. Le compró este set que veis en la foto y otro de frutas más pequeñas que no se cortan. Como he dicho antes, esto con lo que ya teníamos en casa, que le habían regalado en una cesta de la compra en su anterior cumpleaños lo teníamos todo.
3. BICICLETA SIN PEDALES PARA EL EQUILIBRIO

Teníamos claro que este sería uno de los juguetes que queríamos. He leído bastante sobre el tema y creo que el aprender sobre el equilibrio desde tan pequeños es algo muy positivo. Además de quitarse miedos antes de que puedan ser peores.

Lo reconozco, no sé ir en bici. Fui de las niñas que tuvieron bici con ruedines. Un día mi padre me quitó uno de ellos y empecé a llevar la bici como si fuera un triciclo. Después la dejé aparcada y pasé de ella. Hasta que un día, un familiar me regaló su bici para la ciudad. Intenté aprender, pero el miedo podía más que yo. ¿Y si me caía? ¿Y si me hacía daño? Así que desistí bastante pronto, según cuenta siempre mi padre. 
Supongo que después de haber pasado por ello, no quiero que le pase lo mismo a la peque y un día se encuentre que se va con los amigos por ahí y deciden coger unas bicis para hacer un recorrido y ella sea la única que diga.. no sé ir en bici (se pasa mal porque encima te miran como si fueras extraterrestre).
Así que sí. En la misma tienda de los regalos anteriores, vimos esta preciosa bicicleta de madera en forma de vespa. El padre se enamoró al instante. Había unas más sencillas pero por la diferencia de precio (ínfima) nos decidimos por esta. La chica ya nos dijo que es para niños a partir de 3 años más o menos. A la peque le quedan 6 meses, pero ella ya quiere subirse. Lo que todavía no termina de llegar bien al suelo, así que la ayudamos a subirse y enseñarle cómo funciona, ya que se cree que es como su pequeño triciclo, que se puede quedar sentada y no se caerá.
Creo que para este verano, llegará perfectamente y nos tocará correr detrás de ella por el parque.

4. JUGUETES PARA LA BAÑERA

Nosotros este año sí andábamos perdidos. Habíamos dado ideas a todos y de pronto me quedé pensando... y ¿nuestro Papá Noel? y ¿nuestros Reyes Magos? Quería algo útil y en un principio pensé en regalarle algún cuento, pero tiene muchos para su edad y creo que por ahora está bien servida. Así que nos tocó pensar.
Justamente, cuando fuimos a la  famosa tienda, que se hizo de oro con nosotros estas Navidades, vimos un juguete que sin pensarlo los dos quisimos para ella.
Y es que no tiene muchos juguetes para la bañera. No soy pro-juguetes húmedos y con moho, así que me cuesta tenerlos por casa o que juegue con ellos. Pero este juguete, precisamente me encantó por su sencillez y a la vez por poder trabajar la psicomotricidad fina.  Lo dejas pegado en la bañera y ella tiene que atinar a meter el agua con la pequeña manguera en los agujeros, para que así tanto por un lado como por el otro salga agua, se muevan los ojos, mueva las aspas,... Si el niño es muy pequeño y no tiene mucha fuerza, puedes apretar un botón que lleva el submarino (que debe estar sumergido bajo el agua), pero si el peque ya sabe apretar botones y le gusta, nada mejor que él mismo le dé a los botones laterales de la alcachofa.

Además este juguete también nos sirve para que ella se bañe sola. Ya que se puede ir echando agua mientras yo le pongo el champú y así le pierde algo de miedo cuando se le echa agua en la cabeza.


5. CAJÓN DE MADERA MULTIJUEGO


¿Y qué mejor que un cajón de madera multijuego para que la peque esté horas entretenida?


Me gusta mucho este regalo y aunque no se nos ocurrió debo celebrarlo. Es un cubo que está hueco, los cuatro lados principales llevan algo, desde un xilófono, hasta diferentes formas y piezas para adivinar donde van a un reloj que marca las horas. Por último, va coronado, por un juego tan bonito y sencillo como el de pasar las piezas por las anillas.


¿Y para vuestros peques? ¿Cuáles han sido esos regalos estrella estas Navidades?





Vota a tus Blogs madresféricos de 2016
Nominada en la categoría PERSONAL
Click en la imagen y VOTA

No hay comentarios:

Publicar un comentario