viernes, 18 de noviembre de 2016

CINE FAMILIAR: BUSCANDO A DORY

Hacia mucho tiempo que no traía una película de animación para toda la familia. Sinceramente, el cine de animación, para mi, es uno de los mejores que hay y últimamente creo que se está superando al cine de toda la vida, porque hay cada cosa...

En fin, hasta ahora os he traído 3 post de cine de animación: Mi Vecino Totoro (una película que, a mi modo de ver, es IMPRESCINDIBLE, para todos los peques de la casa y todos aquellos a los que la animación les guste. Y es que es una película que nunca me canso de ver y que me parece todo ternura, pese al momento terrible que estén pasando sus pequeñas protagonistas. Altamente recomendable). Después os traje otra película: Inside Out (que me enamoró y es que el paso de la niñez a la adolescencia no es fácil y visto desde este ángulo me pareció una genial forma de enseñar a los niños ese difícil momento. Otra pequeña joya que, por supuesto, tenemos en casa) y por último volví a repetir con Studio Ghibli y una de las películas que hace unos pocos años gracias a mi marido y es: Nicky, la aprendiz de bruja (otra pequeña joya del paso de la niñez a la madurez, donde la protagonista tiene que irse durante un año de casa e independizarse, para aprender de su magia y saber qué es lo que quiere hacer en la vida).

Hoy os traigo una de las últimas que hemos visto en casa. Creo que nuestra enana todavía es demasiado peque para que se interese por una película todo el rato. No lo hace ni con una serie que dura veinte minutos no creo que lo haga con una película que puede durar una hora y media. Así que por ahora, las disfrutamos mi medio limón y yo (bueno, SÍ lo confieso, YO MÁS QUE ÉL).

Dory, la simpática pez azul con serios problemas de memoria es la protagonista de esta nueva aventura en el océano. En su nueva vida en el arrecife con Marlin y Nemo, a Dory repentinamente le llegan a la memoria recuerdos de su infancia. A partir de ese momento, la olvidadiza pez azul decidirá emprender un viaje en busca de sus seres queridos. ¿El problema? Pues que la corta memoria de Dory no facilitará mucho la investigación.

Buscando a Nemo, en su día, fue una película que nos marcó a todos y es que no me digáis que conocéis a alguien que no la haya visto, porque yo no. En ella conocimos a unos simpáticos animales marinos (muchos tipos de peces, tortugas, caballitos de mar,...). Dentro de este grupo destacaron sus protagonistas: Nemo (un pequeño pez payaso que por llevar la contraria a su padre y demostrar que él estaba preparado para hacer muchas cosas que su padre no creía, se metió en un lío, como dejarse capturar por los humanos). Después Marlin (padre de Nemo, paranoico con que su hijo esté bien. Después de perder a su mujer y mil huevos por culpa de un tiburón y quedarse solo con Nemo, su paranoia aumenta a límites insospechados, siendo el bicho raro del arrecife). Por último está la protagonista de esta segunda historia, Dory (un pez azul, precioso y gracioso que tiene problemas de memoria a corto plazo, con lo que, aunque quiere ayudar a Marlin a encontrar a su hijo a veces, para Marlin, se convierte a veces en una carga. Pero en realidad, lo que Marlin no ve es que tanto ella le ayuda a él (menos mal que sabe leer) y él la ayuda a ella).

Así que ahora tenemos la segunda parte. Se supone que ha pasado un año. Dory vive en el arrecife con sus amigos y Marlin y Nemo cuidan de ella, como una gran familia. En un sueño, empieza a recordar cosas de su pasado, recuerda a sus padres y es que Dory necesita encontrarlos y saber qué es lo que pasó. Y así es como Buscando a Dory nos vuelve a llevar a los temas que vimos en su antecesora: el valor de la amistad, la familia,... 


¿Me ha gustado? sinceramente, sí. Pero no sé hasta qué punto soy objetiva. Me ha gustado, porque me ha entretenido. Me ha gustado porque por fin he vuelto a ver a Dory, para mi uno de los mejores personajes que ha sacado Pixar. Y me ha gustado porque me ha emocionado. Pero es verdad que han habido momentos en los que he sentido un Deja vú. La estructura de la película es más o menos la misma, los temas, como he dicho antes, que vemos en el guión, son los mismos. Pero aún así, el colorido, los nuevos personajes y todo lo que la rodea me ha encantado.

¿Le gustará a los niños? Sí. Seguro que les gustará, porque los personajes son divertidos y tienen una gran aventura, aunque a lo más peques puede que no termine de encajarles, más que nada, pienso en mi hija, es que no aguantarán todo el tiempo sentados. Pero creo que los peques a partir de los 5 o 6 años, puede que les encante. 


Lo que sí puede que le guste a toda la familia, incluso a los más pequeños es el corto anterior a la película: Piper. Un corto de una belleza visual inimaginable. Incluso mejor que Buscando a Dory.

¿Y vosotros? ¿La habéis visto?

4 comentarios:

  1. EStoy deseando ver pelis con el peque, pero creo, como tú, que aún no las va a seguir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, todavía son algo pequeños. Nosotras, por ahora, vemos series de dibujos juntas, alguna vez vemos alguna película, la ve un rato, pero pronto se cansa o pide teti.
      Igualmente, llegará el momento y lo disfrutaremos al máximo!! :)

      MUAS!

      Eliminar
  2. Aun no la hemos visto, la semana pasada conseguimos ver "Buscando a Nemo" entera con el peque y estábamos pensando comprarle "Buscando a Dory" para reyes porque le encantó y con esto creo que me has convencido jeje.
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  3. ME lo pase genial viendo esa película, yo sola eh... soy una nena grande jajajajajaja

    ResponderEliminar