lunes, 18 de abril de 2016

21 MESES CONTIGO (CASI 22)

Sí. 21 meses contigo (casi 22). Ya no queda nada para llegar a la barrera de los dos años. Una barrera que en mi mente pasas de ser mi bebé a una niña. Ya eres una niña, lo sé. Pero me resisto a soltarte. Me resisto a verte crecer tan rápido y es que si cerramos un momento los ojos, nos perdemos la mayoría de tus proezas. Así que permíteme que no me duerma y sea una madre pesada que quiere siempre estar abrazándote, queriéndote, achuchándote.

Tus pequeños grandes logros cada vez son más notables. El día que caminaste tú sola nos demostraste que si no caminaste antes, fue simplemente porque no quieres soltar ese dedo amigo que te acompaña a todos lados. Es simplemente el contacto lo que buscas. Y lo entiendo, quieres sentirte segura, acompañada y no sola o desamparada. Pero cariñete, tu mami nunca te dejará sola ni desamparada, aquí tendrás siempre mi dedo, mano, brazo, torso, cabeza, piernas, pies, corazón, entrañas, para lo que tú quieras, porque soy toda tuya desde el mismo momento que supe que crecías dentro de mi.

Sé que en semana santa te caíste de cara cuando te soltaste de la mano de tu abuelo y eso hace que ahora vuelvas a no querer soltar nuestros dedos. Pero cariño, es ley de vida, habrá veces que te caerás, pero tus padres, abuelos, yayos, tíos y amigos estarán ahí para ayudarte, para levantarte, para consolarte. Suéltate, corre, juega, salta. Verás lo bien que te lo pasas. 

Yo también tengo miedo, como cualquier madre que te caigas, que te hagas daño y llores porque te duele o porque te sientes frustrada. Pero al igual que  tu debo ser fuerte y soltarte. 
También tengo miedo, porque ese último y pequeño hilo que nos une cada vez se está haciendo más largo y llegará un día en el que se romperá, para que tú vueles libre. Espero que aún así, siempre nos tengas a tu padre y a mi en cuenta para todo lo que quieras y necesites, porque siempre tendremos los brazos abiertos para acogerte.

Siento ser una madre impaciente que a veces te eche la bronca porque chillas. Preferiría que te arrancaras a hablar y no me chillaras en el único oído bueno que me queda, para llamar mi atención y que me enseñes lo que quieras que vea. Aunque cuando me miras con esa carita de pilla, todo mi enfado se va por el desagüe, porque es imposible que nos enfademos contigo.

Eres graciosa y divertida. Tu risa se contagia y las caras que pones para llamar la atención me deshacen como si fuera un bombón al sol. Con casi 22 meses ya tienes un carácter fuerte y marcado y eso me encanta. Porque no sabrás hablar todavía, pero sí sabes lo que quieres y lo que no. Lo que te gusta y lo que no. Y eso sí sabes decirlo: NO. 
No me gusta verte llorar. Se me parte el alma cuando lloras porque algo no es como tu quieres. Pronto llegaremos a los llamados: terribles dos años. Pero yo ya empiezo a notar esa carga de rabietas. No sé cómo gestionarlas, y me asusta. Me asusta perder los papeles contigo, porque sé que no lo haces queriendo, simplemente es tu forma de expresarte.

Quisiera decirte que tienes una madre perfecta, que te comprende, pero no lo soy y a veces me cuesta ponerme en tu piel. Supongo que soy demasiado seria para hacerlo y papá me lo tiene que recordar, a veces. 

Siento no despertarme cada día contigo y ver esa carita cuando abres los ojos llena de energía. Pero es que mami tiene que ir a trabajar. Y los fines de semana que podría estar ahí tumbada tiene un millón de cosas que hacer antes de que te levantes. Pero es que así, cuando estoy contigo no pienso en nada más.

Sigue siendo como eres, no dejes que nadie te diga lo contrario. Nunca dejes de ser tan espléndida con los demás, porque me encanta cuando alguien te pide que le dejes algo y tu sin más se lo ofreces. No dejes que nadie te amedrente, porque eres fuerte y tienes una voz interior que está luchando por salir y hacerse notar. No te quedes nunca al final de la fila, ponte donde desees, y no dejes que nadie te arrincone (esto es muy Dirty Dancing, pero cuando veas la película con mamá lo entenderás).

Sigue con esa sonrisa que enamora allá por donde pasas. Tu padre se siente orgulloso cuando va contigo y la gente os para, porque tiene la necesidad de decir lo bonita que eres y es que cariño... lo eres (y puede ser amor de madre, pero me da igual). Sigue diciendo hola con tu manita, haciendo amigos por donde vas. Ten cuidado con los perros, sé que te llaman la atención y quieres tocarlos, pero mamá y papá ya te han dicho que debes ir con cuidado y pidiendo permiso. 
Sé que ahora nos entiendes y por eso, cuando te decimos que no a algo te enfadas. Pero cariño, deja que tus padres te expliquen el porqué, deja que papá y mamá te den una mejor alternativa. Verás que te divertirás igual y que podrás jugar.

Espero que te guste tu nuevo centro logístico de juego y es que mami le encanta ponerte las cosas nuevas, para que llegues y lo dejes todo patas arriba. Si no, no sería nuestra casa.  

Papá y mamá ya han hablado del curso que viene. Te has adaptado tan bien a la situación del cole y me cuentan cosas tan bonitas, que hemos decidido que estás preparada para ir todo el día. Sé que lo entiendes, porque papi y mami deben ir a trabajar, pero no te preocupes, que los abuelos siempre irán a buscarte para ir al parque a jugar

Espero que este fin de semana te divirtieras en tu primer tíovivo, mamá se lo pasó muy bien a tu lado tocando la campana del coche de bomberos. Y también espero, que sea el primero de muchos que me pidas subir :) :)



14 comentarios:

  1. No veo bien que me hagas llorar tan temprano... Es precioso todo lo que has escrito. La peque es para comérsela y estoy segura que sabrás superar esos dos años con los ojos cerrados. Se nota que sois una familia muy muy feliz. Y ya está que otra vez me pongo a lloriquear. Las hormonas, ya sabes ;) ¡Un abrazo fuerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja. No era mi intención hacerte llorar, aunque eso es que te has emocionado y tampoco es malo, no crees?
      Somos una familia feliz, aunque también tenemos nuestros días, no todo es de color de rosa como nos intentan vender en la tele, pero creo que tenemos que ser positivos y buscar nuestro equilibrio. Si te contara la de cosas que nos pasaron cuando empezamos en esta andadura de ser padres. Por eso te digo, que tengas paciencia, que verás que tu y el peque solo os falta terminar de adaptaros :)
      MUAS!

      Eliminar
  2. Felicidades por esos 22 meses.. Para mi el cambio a niños empieza cuando se escolarizan y da cosita la verdad. Estoy segura que eres una madre genial!!! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! quedan unos días todavía para los 22 pero es que está ahí, ahí.
      La escolarización es difícil, es como dejarlos marchar y sí, es una gran cambio. Pero yo me marqué la edad, los dos años, porque a partir de los 2 años empiezan a ser algo más independientes y ellos mismos empiezan a descubrir tantas cosas....
      Muchas gracias por pasarte! :)
      MUAS!

      Eliminar
  3. Que bonito. Seguro que estos 22 meses ha sido muy feliz, y lo seguirá siendo. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso espero. Supongo que es lo que todas las madres queremos, que nuestos hijos sean felices. Yo quiero que crezca sana y feliz, que siga con esa sonrisa picarona, y con ese carácter fuerte. Un carácter que ha heredado tanto de su madre como de su abuela :)
      MUAS!

      Eliminar
  4. Aix Patri que bonito! Pasa tan rápido... felicidades por esos 22 meses de felicidad!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias. Aún quedan unos días, pero es que llega ya a esa casi barrera de los dos años. Parece que fue ayer cuando vino a este mundo.
      Pasa todo volando. Muchas gracias por pasar! MUAS

      Eliminar
  5. Tu felicidad desborda al contar los progresos de tu pequeña que seguramente leerá todo esto cuando sea grande.
    Besos desde
    http://siempreseraprimavera.blogspot.com.ar/2016/04/piruletas-de-caramelo-con-flores.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras. La verdad es que espero que algún día lo lea y se sienta orgullosa de su mamá.
      Saludos

      Eliminar
  6. Estoy imaginandome cuando la mia cumpla los 22 meses y me entra una especie de tristeza/alegria... es precioso lo que has escrito. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!
      La verdad que aún te queda mucho. Pero el tiempo pasa volando. Disfruta con ella todo el tiempo que tengas. Disfruta, juega, ríe y verás como al mirar su cara, los problemas como que se hacen más pequeños. Yo siempre estoy ansiosa por salir del trabajo para llegar a casa y que esa carita me mire y me sonría.
      Da tristeza porque pasa rápido, pero alegría al verlos crecer. Ya lo verás.
      MUAS!

      Eliminar