jueves, 3 de marzo de 2016

ROBO EN LA OFICINA Y CON UNA REFLEXIÓN

¡Hola mis amig@s 2.0!

Pues sí, el martes me robaron y no me enteré. Yo soy una "happyflower" que vive en un mundo ideal donde los ladrones y la mala gente no existe. Tanto es así, que trabajo en la recepción de unas oficinas, y hasta ayer mi bolso siempre estaba en mi mesa, en el suelo, al lado, en una silla, o en el primer colgador que tuviese cerca.

Yo, la "happyflower", me movía por la oficina siempre que alguien me necesitaba. "Patri puedes subir? Necesito que me traigas X. Necesito que recojas de mi mesa tal o cual cosa" y yo siempre subía (porque la recepción es un sitio lúgubre y solitario en la planta 0, mientras las oficinas son un sitio estupendo, lleno de luz solar con todo cristales y más luz y gente, mucha gente en la planta 1) rauda y veloz a hacer lo que me pedían y en una de esas, me marché con la señora de la limpieza a mirar un trabajo que tenía que supervisar con ella. Tardé, lo digo con el corazón en la mano, no más de 10 minutos. 

Lo lógico es que al no estar yo en la recepción, que soy la persona que abre la puerta a los visitantes y los anuncio y sobre todo si alguien entra y se equivoca le pide que se vaya por donde ha venido y le indico donde debe ir, la puerta no se debe abrir, pero alguien lo hizo, alguien salió, a fumar, a llamar por teléfono, a dar un paseo o vete tú a saber qué, pero salió y la puerta se abrió y en esas, alguien entró. No sé si fue consentido por la persona que salió o fue sin darse cuenta, no creo que lo sepa nunca. La cosa es que alguien entró. Ese alguien, se amorró al mostrador y allí vio mi bolso, y sin más me quitó la cartera. Pero no fue lo único. Porque aquí, la "happyflower", se había encontrado un móvil olvidado en un baño y lo había bajado para custodiarlo hasta que la persona que lo hubiese olvidado viniera a buscarlo. 
El móvil estaba al lado del bolso, dentro de un cajón, que quedó medio abierto (porque siempre estoy sacando y metiendo cosas de él) y que supongo que el asaltante pudo ver, porque ahí ya no estaba.

Sí, pensaréis que al no ver el móvil, lo lógico es que me alarmara y dijera: ¡Coño! y el móvil. Pero no. No lo hice. Porque después de casi un año trabajando en este puesto, he visto mil y una veces, que la gente baja a la recepción (mi puesto), cuando saben que se han olvidado algo y no lo encuentran y si no estoy aquí, ellos mismos lo cogen y se lo llevan, y el 90% de las veces, ni una mísera nota de: oye! que lo he cogido! Gracias!, me dejan, así que lo primero que pensé fue que la persona que se había dejado el móvil en el baño se había llevado su móvil y no le di la mayor importancia.

Terminé mi jornada laboral más tarde de lo esperado. Así que recogí todo, tirando, casi literalmente, las cosas en el bolso y sin mirar, lo cerré y me marché corriendo. Llegué a casa y lo dejé todo, sin mirar el bolso. Para qué. Necesitaba el dinero? No. Y mi móvil? Pues mi móvil es una prolongación de mi mano, así que si no está en ella, está en el primer bolsillo que tenga, así que seguí sin abrir el bolso.

Abrí el bolso por la noche. Medio adormilada, metí la mano y saqué el cargador del móvil. Y me fui a dormir.

Aquí, la "happyflower", se despierta a las 6 de la mañana. Me lavo, me peino, me echo mis potingues, me maquillo, me cambio de ropa, preparo el batido, el bocadillo, la comida, el zumo, me tomo la pastilla para el hierro y en ese momento decido si el bolso donde tengo las cosas va bien con mi atuendo de ese día. Y como no, ayer, miércoles, pensé que mejor cambiar de bolso. Cogí el que tenía todo, lo abrí y empecé a sacar las cosas: gafas de sol, libreta de mis apuntes para la novela, 3 bolis que siempre llevo, lima de uñas, el pintauñas, los dos pintalabios, el paraguas, una bolsa de tela pequeña por si compro algo en el super de camino a casa, la tarjeta del metro y la tarjeta para entrar en el curro, pero... ¿y mi cartera? ¿Dónde está mi cartera? No puede ser... ayer la saqué en casa para algo?? No. Bueno, como soy una "happyflower" que tiene mil cosas en la cabeza, miro donde dejé el bolso. No. Definitivamente no está la cartera. Como mi casa es una leonera, empiezo a buscar. Me desespero, miro el reloj, mierda!! tengo que irme. Y mi cartera!?!?!?! no me puedo ir sin cartera.

Despierto a mi marido. ¿Has cogido mi cartera para coger dinero? y obviamente me dice entre sueños: no. ¡No tengo mi cartera! Se levanta como un rayo. Empezamos a hablar. Me entra un ataque de pánico. ¿Dónde está mi cartera? ¿Dónde están mis cosas? No lo sé, no lo sé. Ufff, me mareo. Me tengo que ir... pero voy sin documentación. Pero me tengo que ir. 

Mi marido y yo hablamos antes de irme. A ver si me han robado. Dónde? En el metro? Había mucha gente. Puede ser. No pensé en el trabajo. Ahí no me roban, ahí nunca roban.
Mi marido me dice que como soy una "happyflower" seguro que me han robado y no me he enterado. Ya... pero es que... nada que sí, que tiene razón, que voy con mil cosas y no me entero. Me han robado.

En ese momento me siento desnuda. Desprotegida. Desamparada. Me han robado. Me han quitado algo que era mío. Sin más, sin enterarme. ¡Mierda el dinero! Ah!! menos mal, como soy una "happyflower" el dinero no lo llevaba en la cartera, si no en un bolsillo de la chaqueta, porque me había ido a comprar sin la cartera, a mediodía. Y es que soy así....

Genial! algo que sí tengo. Pero... no tengo DNI, no tengo el carnet de conducir (OMG!!! En semana santa lo necesito nos vamos de viaje, tengo que conducir!!! Este finde el coche se queda solo, no lo sacaré de paseo. Iremos en tren). No me lo puedo creer. Me han robado... 

Todo esto pasa por mi cabeza a mil por hora. Y en el momento en que me subo en el metro, me siento y miro hacia delante pienso: me han robado las fotos. Mis fotos. Fotos de mi familia, de mi hija, de mi marido de joven. La foto de mi abuelo, esa foto que con tanto orgullo siempre llevo conmigo. Me han robado la estampita de San Antonio que me regaló mi madre. Y es cuando me entran ganas de llorar.

Y es que hay veces que lo que realmente importa no tiene porque ser lo más caro. Pero alguien me dijo ayer: Por suerte no te robaron el móvil. Y pienso: tan enganchados estamos que sin móvil no podemos vivir? Pues sí. Es así, vivimos con el móvil en la mano. Y es que como he dicho antes, el mío es una prolongación más. Sin él no voy a ningún sitio, porque en el trabajo cualquiera puede llamar si no estoy y necesita que el abra, o pueden enviarme un mensaje o tengo que mirar la agenda. Si me hubieran robado el móvil me habría cagado en medio mundo. Porque sí, es verdad, casi mi vida está ahí dentro. Tengo mil notas que me salvan la vida. Las citas apuntadas. Fotos, mil fotos. Teléfonos... Pero no pasa nada, yo me los sé. No puedo decir lo mismo de mi marido que no se sabe ni el mío, ni el suyo. Cari, por favor, apréndete el número de teléfono, que si no.... algún día te puede pasar a ti.

Llego al trabajo y alguien viene a preguntar por el móvil que yo tenía guardado. ¿Pero no te lo llevaste tú de mi mesa? No. Cuando oí ese no, se me abrió el mundo. Pero entonces... quién cogió el móvil?
Entró un intruso en la oficina. Una chica de la limpieza lo echó. 

Sumamos 2 + 2? A que os da lo mismo que a mi? Un intruso entra sin avisar. Móvil que no está. Cartera que no está. Ladrón a la fuga con nuestras cosas.  No me han robado en el metro. Pero no se llevó nada más. Menos mal. Cámara de seguridad? sí. Os han dicho algo a vosotros de si se ve algo? A mi no. Al contrario. Lo que me dijeron es que como soy externa, es mi empresa la que tiene que responsabilizarse de lo que me han robado, no ellos. Ellos no, porque yo no trabajo directamente para ellos.
¡ZASCA! ¿cómo te quedas? Yo muerta y enterrada. 


¿Y ahora qué pasará?
Pues pasará que la denuncia está puesta. Ayer noche al salir del trabajo directa a la policía a contarlo todo. Mañana fiesta en el curro, pero porque me voy a patear media ciudad haciendo todas las gestiones para poder tener todo. Mi amado DNI, mi precioso carnet de conducir. Eso sí, sin cita, solo con la denuncia, así que me tocará esperar y esperar y esperar. En fin, un día de mi vida perdido. 
Tendré que pagar todos los trámites. Porque sí señores, hoy día si te roban, los trámites se pagan, por culpa de las falsas denuncias.

Y lo demás. Cuando me di cuenta del robo: TODAS las tarjetas anuladas, llamando al seguro médico. Yendo a pedir una tarjeta sanitaria (que por cierto, también se paga si te la roban) Pero nadie me devolverá esa preciosa cartera de piel marrón. Nadie me devolverá las fotos que tan bien guardaba. 


Y es que vivimos a 1000 por hora. Yendo de un lado a otro y sin darnos cuenta, alguien nos roba y ya no nos sentimos como antes. Yo ya no me siento segura en mi trabajo. Ahora mi bolso está bajo llave. En mi mesa. Solo está lo de la empresa para la que no trabajo directamente. Si quieren robar algo, que sea a ellos. 

17 comentarios:

  1. Cuqui... ya pasó... Ahora a mirar para adelante, a hacer todos los trámites y a seguir... Ahora, espero que a ese ladronzuelo se le caigan las manos... ya te lo dije...

    La verdad es que cuando te roban o entran en casa ( a mí em entraron estando yo... Suerte de las perras... ), te sientes desnuda y desprotegida, alguien ajeno a ti invade tu intimidad, tu mundo... No me gusta... A ti tampoco, creo que a nadie...

    Al menos, sólo fue la cartera con cuatro documentos... Lo malo, las fotos y otros recuerdos pero mejor eso que no que haya sido forzando o a saber...

    te mando mucha paciencia en este día de papeleo y una cosita, puedes conducir sin carnet siempre y cuando lleves el DNI y la denuncia... Pero mientras estás a la espera de que te llegue el nuevo, sin columpiarse, ajajajaja...

    Va, mucho ánimo y lo dicho, que se le caigan las manos, a cachitos si eso, que sufra...

    Muacks

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa!
      Muchas gracias! La verdad es que sí, espero que se le caigan las manos y es que el viernes me fui a hacer los documentos (que por cierto el carnet de conducir nada de nada, sin cita, me dijeron lo mismo que con la denuncia y el dni no me preocupe que puedo conducir) y me llamaron de las oficinas porque estaba la policia y es que por lo visto el maleante cabrón, volvió a rematar la faena o algo porque lo encontraron en la calle, cerca de las oficinas y llamaron a la policia, pero no lo pillaron :( Sé que podría haber sido peor, pero como dices, te sientes desnuda, desprotegida, por algo así y es que no me gustó nada ver con la facilidad que se deja entrar a alguien.
      MUAS!

      Eliminar
  2. En mi trabajo también hubo robos, pero con el agravante que fue un compañero... El chico que hacía de mensajero y de mantenimiento paso de de ser el "multi-usos" a "multi-hurtos", y robó las tarjetas de crédito de 6 compañeros.

    Es verdad que a veces nos confiamos demasiado, y en el metro pasa mucho, pero es complicado no poder confiar en que tu puesto de trabajo es seguro.

    Soy poco de bolso y de llevar todo lo que puedo en los bolsillos, y gracias a eso me he librado más de una vez de manos indiscretas.

    Espero que no te hagan esperar demasiado mañana en los diferentes trámites.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joer.... a mi me roba un compañero y es que no sé como reaccionaria... Si ya me parece fatal que cualquiera pueda entrar libremente y coger mi cartera de mi mesa, imagínate que encima fuera alguien de la oficina.
      Si es que mi marido siempre me dice que soy demasiado confiada y esto le ha dado la razón, porque otra persona, el bolso no lo deja encima de la mesa.
      Los trámites fueron bien. El dni no me querían atender, pero al enseñar la denuncia y decir que me había cogido el día libre me dijeron que sí, en el carnet de conducir no coló y me quedo sin carnet hasta que me den cita ellos. Pero bueno, tengo algo, que el dni es muy importante
      MUAS!

      Eliminar
  3. A mí me pasó algo parecido. Alguien entró y se llevó nada menos que un portátil. Pero lo bueno es que la cámara de seguridad reveló que el intruso entró porque la puerta no cerraba bien (yo estaba en mi puesto ocupada con el escáner) y el tipo entró y salió como Pedro por su casa con el ordenador debajo de la chaqueta. El detalle de que yo no abriera la puerta, sinó que el cierre estaba defectuoso hizo que la empresa no pudiera cargarme el muerto (como por supuesto, intentaron) y tuvieron que respnsabilzarse.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo pensé que la cámara de mi trabajo estaba de pega, porque me ponían trabas, pero al final no, funcionaba y vieron que había sido un hombre. Ese hombre entró en el momento en que la sra de la limpieza y yo íbamos a hacer una cosa, que no es mi trabajo, pero me lo habían metido a mi. Y por no estar en mi puesto, se coló detrás sin darnos cuenta de nada y me robó.
      Por supuesto no me han cargado el muerto, porque saben que si no, empiezo a decir todo lo que no tengo que hacer y hago. eso sí. se acabó moverme de mi sitio en horario laboral. Ahora que cada uno se busque la vida.
      Gracias por tu comentario

      Eliminar
  4. Qué faena y qué asco de gente. La verdad es que menuda sensación desagradable. Mira a ver por papeleras o contenedores cercanos que a veces cogen el dinero, que en la tuya no había (que se j*d*) y lo que les interesa, y la tiran. Espero que el papeleo no sea muy coñazo. Igual hasta te llega a casa documentación si se la encuentra alguien. Espero que se te pase el susto pronto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!
      Muchas gracias. La verdad es que al día siguiente lo hice, lo de ir mirando las papeleras. Pero si el tío ladrón que me la robó tiró la cartera, otra persona la cogería rápido, que esa cartera llamaba la atención allá por donde pasaba.
      El papeleo siempre es un coñazo y si encima te dicen que no te atienden sin cita y que vuelvas otro día hasta donde Cristo perdió el zapato, pues da rabia y encima pagando. Te roban y tienes que pagar por todo :(
      Gracias :) MUAS

      Eliminar
  5. Ay, menudo follón.. A ver si tiró la cartera por ahí y alguna alma caritativa te devuelve tus recuerdos, la documenación y las targetas da igual porqué ya están anuladas.. Nunca se sabe. Aunque en tu empresa no les cuesta nada comprobar las cámaras, no solo por tus cosas sino para asegurarse que el intruso no vuelve o por si alguien lo reconoce... Besos y ánimos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final miraron las cámaras. Empecé a pensar que no funcionaban y por eso me daban largas, pero miraron las cámaras y vieron al intruso. Tanto es así, que al día siguiente, el viernes, que yo no estaba porque me había ido a arreglar todos los papeles, me llamó mi jefa desde la oficina para decirme que estaba la policia, porque los habían llamado porque habían visto al intruso merodear por la puerta de entrada del edificio otra vez. Este venía a rematar la faena, como solo se llevó 2 euros en monedas y el resto eran mis recuerdos, pues se jodió bien.
      Muchas gracias
      MUAS!

      Eliminar
  6. Lamento mucho que te haya ocurrido eso, en verdad se siente terrible y más por las cosas que tienen valor sentimental, qué coraje da!!
    Pero bueno, ahora solo queda seguir adelante e intentar arreglar lo que se pueda. En mi último trabajo los robos lamentablemente eran algo muy común, trabajaba en el área de Comunicación y todo el día entra y sale gente que no conoces, con decirte que una vez se robaron todo un equipo de video! Pff, para mi que los guardias tenían trato con alguien, pero en fin.
    A mí nunca me pasó nada en la oficina porque tras haber sido víctima de robo en casa dos veces me he vuelto paranoica y guardo todo bajo llave, aunque al igual que tú, a veces vivo (o sueño con vivir) en un mundo donde no hay ladrones ni gente mala... Simplemente no entiendo cómo es posible que haya personas que se atrevan a cometer esos actos.
    Te deseo mucho ánimo y espero que los trámites no sean tan tardados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras. La verdad que sí, que da coraje y desde que me ha pasado, todo lo tengo bajo llave. y es que no me fío ni de mi sombra.
      Yo tampoco lo entiendo, y por lo visto donde estoy es bastante común esto de los robos y más a las oficinas de la zona, así que ahora tengo todo bajo llave y la llave bien guardadita. :) :)
      Gracias por los ánimos. Tengo el DNI que eso ya es algo. El carnet de conducir pronto lo pediré y mientras tanto esperando que me lleguen las tarjetas, porque no tengo nada de nada.
      Ahora haré como me dijo mi madre, la mitad de mis cosas en una cartera y la otra mitad en otra, la que no necesite se queda en casa, o está bajo llave y la otra conmigo en un bolsillo y es que me salvó que me robara el dinero el llevarlo en la chaqueta y no haberlo guardado con todas mis cosas, menos mal
      Muchas gracias por tu comentario. MUAS!

      Eliminar
  7. Aix, que mal cuerpo, cuando te roban sientes invadido tu espacio, además del enfado, los papeleos y las pertenencias personales que son lo más importante...Un besote y ánimo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que te sientes extraña, como que eso ya no es solo tuyo. No sé si me explico, pero lo primero que pensé es: alguien ha metido sus manos en MI bolso, en MIS cosas, en MI vida, y es que es así, son mis cosas y sentir que alguien las ha tocado o que alguien se ha llevado algo que era tuyo, pues da rabia, pasas de un estado a otro, primero miedo, luego culpa, después cabreo y ahora estoy en la fase de resignación.
      MUAS!

      Eliminar
  8. Siento que te hayan robado y más es tu propio trabajo en el que te sientes seguro. A mi me pasó algo parecido, con un Iphone recien estrenado...trabajaba en una tienda y una de las chicas que curraba alli me lo robó...lo sé por que al día siguiente desapareció. Que pudo haberle pasado otra cosa pero, mi intuición me dice que fue ella. Menudo disgusto... pero es verdad que solo es un móvil, da mucha más rabia perder fotos o recuerdos. Espero que pronto te recuperes del susto y consigas lo antes posible los documentos. Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me dejas muerta. Una propia compañera que te robe y al día siguiente no aparezca... es que no sé... pero dónde iremos a parar!!!! en fin, que es una p*t*d* en toda regla y es que me fastidia por la cartera, porque era un regalo, por las fotos, por los recuerdos,... porque eso no me lo devuelven. Y es que no te puedes fiar de nadie.
      MUAS

      Eliminar
  9. chorizos en todos lados, esque que ascoooo ni en el trabajo puedes estar agustooooo

    ResponderEliminar