miércoles, 18 de noviembre de 2015

CONSEJOS PARA UNA LACTANCIA EXITOSA

Hoy tengo ganas de hablar de la lactancia y contaros los consejos que le daría a cualquiera que me preguntara.

Mi lactancia tuvo un camino difícil en sus primeros momentos. Como expliqué en este post hace ya unos meses, a la peque se la llevaron de mi lado nada más nacer, casi dos horas separadas y eso señora, no ayuda ni al bebé ni a la madre ni a la lactancia. También tuve el problema de encontrarme personas que no estaban debidamente formadas y que en vez de ayudar entorpecían, de mala manera esos primeros días de lactancia.
Hasta que no llegué a casa y me tranquilicé nada fue bueno ni fluido. Por eso, si estás buscando qué hacer para tener una lactancia exitosa, te doy los puntos que a mi me ayudaron a conseguirlo.

1. Antes de decidir investiga. Lee y escucha varias historias.
El saber no ocupa lugar (si eso no mires la estantería de mi casa, porque siempre pienso que ocupar, ocupa un poco :P ). La información es poder y siempre estarás más segura de tu decisión si sabes sobre el tema.
Así que lo mejor es que antes de decidirte leas sobre la lactancia materna. Hables con madres que hayan decidido decantarse por la lactancia materna y aquellas que decidieron no hacerlo. Escucharlas también te ayudará a ver diferentes puntos de vista y no cerrarte a uno solo. 
Cuando nazca el bebé, si estás segura que quieres dar el pecho. No dudes en acudir a clases de lactancia materna en tu ciudad. Seguro que si tienes algún problema, podrán ayudarte. Siempre estar bien informada.

Uno de los libros que me recomendaron en su día es: Un regalo para toda la vida, Carlos González. Un libro precioso que podrá ayudarte en tus momentos buenos y malos con la lactancia.

2. Estar segura de que deseas dar el pecho a tu bebé. 
Si no quieres hacerlo, no tienes porqué. Las talibanas de la teta te tildarán de mala madre por no hacerlo. Pero es que habrá personas que te criticarán si lo haces. Así que debes estar segura de lo que deseas hacer. De lo que es mejor tanto para ti como para tu bebé. Si no te ves con corazón de dar el pecho, si crees que es mejor no hacerlo, solo debes decírselo a tu médico y en cuanto tengas el bebé te darán una pastilla y la leche no subirá. 
Si deseas dar el pecho, acuérdate que la subida de la leche depende de cada mujer, de cada parto y que no es instantánea y suele subir entre el segundo y cuarto día. Así que esos primeros días, tendrás el calostro. Algo que es maravilloso para darle al bebé, pues son sus primeras defensas contra el mundo.
Nadie tiene que decidir por ti. Solo tu sabes lo que quieres. Solo tu sabes lo que necesitas y sobre todo, solo tu tienes el instinto para saber qué es lo mejor para tu bebé.
Conozco personas que decidieron no dar el pecho. Una de ellas venía de un intento fallido donde la lactancia fue de los peores momentos de su maternidad. Con el segundo hijo decidió desde el principio no darle el pecho. Y ella lo decidió así porque no quería volver a pasar por un calvario como el que tuvo la vez anterior, donde las grietas, el dolor, el no dormir y sobre todo estar siempre tan cansada que no tienes ganas de nada, eran los reyes de la casa. Y sinceramente, creo que hizo bien, pues no se sentía preparada, su cuerpo y su mente se cerraron y no querían ni oír hablar de la lactancia materna. Y creo que ha hecho bien. El bebé en cuestión es un bebé sano. Es un bebé que no le falta nunca de nada y sobre todo es un bebé que ha tenido y tiene a su madre encima en todo momento.
Yo estaba segura que quería dar el pecho. Quería probar, quería saber qué era esa experiencia que algunas tildaban de maravillosa y otras de horror. Y fui yo sola la que decidió hacerlo. Por supuesto, el papi de la criatura me apoyó. Pero tenéis que tener claro que la última palabra es solo vuestra, mamis.

3. Paciencia infinita. 
Lo he puesto en el número tres. Pero creo que debería ser el número uno. 
Para dar el pecho tienes que tener una paciencia infinita y no solo con el bebé, si no también con todo lo que te rodea.
No debes rendirte ante un primer fracaso, debes luchar si es lo que quieres hacer. 
Mi ejemplo: Cuando llegué a casa, sin que la lactancia estuviera establecida y con la niña perdiendo peso y mis hormonas bailando el limbo tuve un momento de flaqueza. Ella quería comer, yo intentaba ponerla al pecho, pero me dolía, ella lloraba y yo terminaba llorando. Ese día, menos mal que estaba mi marido, le dimos suplemento para que comiera y fue cuando decidí que ese sería el último, que ella y yo conseguiríamos que la lactancia fuera un éxito. Así que en la siguiente toma, como digo con ayuda del papi, me senté en el sofá, cogí el cojín, cogí a mi peque y con muuuuuucha tranquilidad la puse al pecho. Y entonces el milagro ocurrió. Fue la primera vez que mamó de verdad y aunque hemos tenido verdaderas crisis. Todo esto me ayudó a ver que nosotras podíamos conseguirlo.
En alguna crisis de crecimiento he querido tirar la toalla, porque pensaba que la peque se quedaba con hambre. El poder de la información me hizo ver que no era eso, si no que cuanta más demanda, más leche y estaba en un momento de crecimiento. Todos a mi alrededor, mi marido incluido, me dijo que dejara de darle el pecho, aunque fuera por la noche, para dormir más de 3 horas seguidas. Pero no lo dejé, seguí en ello.

Paciencia infinita también a lo que te rodea y que todo lo que te digan te entre por un oído y te salga por el otro, porque si dejas que te afecte, lo dejarás pronto. En el momento en que te quedas embarazada, la gente se cree con derecho a decirte lo que tienes que hacer, cómo hacerlo, cuando hacerlo y si le das el pecho te dirá que después de los 6 meses no. Los mitos de la lactancia están muy arraigados, aquí te dejo unos cuantos que nombré en su día en un post. Si no das el pecho también te cuestionarán, así que o te armas de paciencia para no mandarlos a todos a freír espárragos o te compras unos buenos tapones.

4. Hasta que la lactancia no esté establecida, no le dés el chupete.
Puede parecer una tontería, pero no lo es. Por lo visto si el bebé todavía no sabe cogerse bien al pecho y le das un chupete, le costará más. Pues la succión de uno u otro es diferente y eso confunde al bebé.
En el hospital donde di a luz, quisieron darle el chupete a la peque. Yo no quería y la enfermera insistió tanto que al final mi madre se lo dio. Mi hija, por suerte, rechazó el chupete, porque lo que quería era teta, aunque no me dejaban darle el pecho hasta pasadas 3 horas, un error muy común y que no es nada aconsejable.

Por suerte para nosotros, la peque siempre ha rechazado el chupete. Da igual la forma, la textura, y el tamaño. No lo quiere. A veces coge uno, se lo mete en la boca, lo muerde y tira de él. No le dura ni dos minutos en la boca. Así que una cosa menos de la que preocuparme el día de mañana. :)

5. Teta a demanda.
Este es uno de los puntos más importantes. La lactancia materna es a demanda. No atiende a horarios y cuando el bebé pide se le da. Pues cuanto más pide, más leche tienes y él más se alimenta. Incluso de noche es sin horarios, además es bueno que por la noche mame más, por la prolactina. 
No te pongas nerviosa si ves que pide a la hora de haber mamado, a veces quieren mamar pero no es por hambre. El pecho también les da consuelo, paz y tranquilidad. Es una fuente de alimentación y de calor.
El bebé, poco a poco, irá cogiendo un ritmo y será más regular, lo que te dará más espacio para descansar.

Desde el minuto uno de nacer, donde puedes hacer un piel con piel, deja al bebé y a su instinto llegar hasta allí porque a parte de ser un momento único, es el momento en que la lactancia marca un punto de un antes y un después. Yo no pude hacerlo, se llevaron a mi bebé al nacer, durante dos horas, y yo muerta de preocupación. Aparte de no poder hacer el piel con piel con ella.
Después de aquel momento, me decían que cada tres horas, no antes, debía darle de mamar y así lo hice, porque poco sabía. Y al final, al segundo día, me puse a la niña en la cama y la teta todo el día fuera.  

6. Pide ayuda si la necesitas.
No tengas miedo de pedir ayuda. Muchas madres, al principio de nuestra lactancia nos sentimos abrumadas y no podemos con todo. Intentamos que nuestra vida sea como antes, pero no lo es y entre eso y dar de mamar al bebé se nos puede hacer muy cuesta arriba. Si es así, no te encierres en ti misma, pide ayuda, a tus amigas mamis, a tu madre, suegra, cuñada, hermana o crea una tribu de mamis donde apoyarte.
Gracias a una tribu, sigo con mi lactancia y llevo 16 felices meses. 
Si deseas asistir a clases o hablar con alguna asesora de lactancia, busca información de tu ciudad, seguro que la encontrarás y allí te sentirás apoyada y ayudada por todos.

7. Sigue tu instinto.
En todo momento. Desde que nace el bebé, no solo para la lactancia, si no para todo lo que le rodea y te rodea. Sigue tu instinto, porque si ves que te dicen de hacer algo y tu no estás segura, pues no lo hagas. Haz lo que creas que es mejor para ti y tu bebé, porque no siempre va bien a todo el mundo lo mismo.


Sé que me he dejado alguno en el tintero. Pero estos son, para mi, los más importantes.
Y vosotras mamis ¿también tenéis una lactancia exitosa? ¿Cuáles son vuestros consejos?


16 comentarios:

  1. No se me ocurren más consejos, un post muy completo! Felicidades!

    Mi mundo entre pañales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Sandra. La verdad es que creo que son los puntos más importantes.
      Saludos :)

      Eliminar
  2. Muy buenos consejos, está estupendo el post! Quizás desoir consejos y opiniones ajenas de personas que no saben ni de lactancia sería muy conveniente también. Yo también estuve separada de Rosquis 4 horas al nacer y establecimos una buena lactancia que aún dura. Enhorabuena por la vuestra!!! besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También!!! Aunque puede entrar en el punto de estar segura de la decisión. Porque cuando estás informada y segura te resbala todo y desoír los consejos entran en el saco.
      No entiendo eso de que nos separen de ellos. Por que???? Si vuelvo a tener un bebé tengo claro que de mi lado no se mueve.
      Besos

      Eliminar
  3. Muy completo post! Me gustan especialmente los 2 últimos puntos! Echo de menos esos momentos en los que estaba segura de darle los mejor a mis hijos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Claro! El instinto y pedir ayuda son fundamentales para poder tener éxito y no sólo con la lactancia si no con nuestra vida y nuestra maternidad, pase el tiempo que pase.
      Besos!

      Eliminar
  4. Pues son muy buenos tus consejos!!. Particularmente siempre me fue muy bien el tema!! Sobretodo es muy importante, como tu dices, seguir tu propio instinto. Lo del chupete tampoco se lo di a principio pero luego ninguno de los tres quiso nunca chupete. La lactancia es una de las mejores cosas de la maternidad s a mi me trae muy buenos recuerdos!! Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí! es un punto super importante. Porque te taladran con si esto sí o esto no, pero tu instinto no suele fallar y si lo hace, eres tú la que has tomado la decisión. Yo siempre lo sigo y más con la crianza de Carlota.
      Nuestra lactancia, en general, está siendo buena. Tiene sus momentos, porque están las crisis, que hablaré de ellas y los mordiscos, algo que me trae por el camino de la amargura cuando lo hace... Pero en general, no me puedo quejar porque está siendo muy buena.
      Besos!

      Eliminar
  5. A mí me pasó lo que comentas en tu post: el establecimiento de la lactancia no me ha generado más que ansiedad. Mi bebé no se enganchó bien desde un primer momento y no era capaz de soportar sus lloros de hambre al pecho. Durante el embarazo leí y me informé sobre lactancia e incluso acudí a un grupo de apoyo pero noté que había cierto ambiente de extremismo tetil y no volví. Mi estado de ánimo por los suelos, no quería ver a nadie que no fuera mi marido, todo me superaba y temía las tomas más que un nublado.
    Así que he dado lactancia mixta hasta los dos meses gracias al sacaleches y por el tema de las defensas. Luego me bajó la producción muchísimo y pasé a siempre biberón. Mentiría si no digo que me siento un poco fracasada por no haberlo conseguido, pero reconozco que no estaba preparada y mi cuerpo/mente dijeron "basta". Hoy soy una madre feliz que disfruta de su hijo como nunca pude imaginar y tomo nota de todos los errores cometidos para intentarlo con el siguiente ;-)

    Muy buen post, de verdad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estrella muchísimas gracias por tu mensaje. La verdad es que a veces no se consigue, pero no tienes que sentirte fracasada. Tú lo intentaste y eso es lo importante, quisiste darle el pecho a tu hijo y dos meses de lactancia es mejor que nada.
      Lo del extremismo tetil lo he vivido. A mi me encanta dar el pecho, pero entiendo que haya gente que no quiera o no pueda, como te ha pasado a ti. No voy a tildarte de mala madre por no haber seguido con ella, porque es mejor que tu bebé tuviese en ese momento una madre feliz, que no una madre con una depresión por culpa de la lactancia.
      La producción baja estrepitósamente si el bebé no está horas al pecho. Cuanto más demanda, más producción y ahí es donde tuviste ese problema.

      Te invito a que pases a este post que escribí en su día, donde hablo del principio de mi lactancia: http://mamirecientecuenta.blogspot.com.es/2015/02/los-primeros-problemas-la-lactancia.html

      Yo tuve problemas los primeros días y sinceramente, lo pasé realmente mal, incluso mi marido me dijo que le diera biberón al bebé. Pero hubo un punto de inflexión. Un antes y un después, donde decidí intentarlo una vez más o desistir y ahí fue cuando yo lo daba todo por perdido y ella se enganchó.

      Te aplaudo por tomar la mejor decisión tanto para ti como para tu bebé. Así que disfruta de todo lo que hagas, sigue tu instinto en todo lo que concierne a tu maternidad y para el siguiente, si puedes, vuelve a intentarlo y aquí me tienes si necesitas ayuda, consejo o simplemente alguien con quien hablar y desahogarte
      Besos!

      Eliminar
  6. Para mí, el hecho de leer e infornarte bien a lo largo del embarazo de la teoría para poder decidir bien y saber cómo se debe hacer, es determinante. Pues cuando el bebé ya ha nacido, no estamos para leer si se pone de un modo u otro, pues estamos centradas en el postparto y la crianza de lleno. Por tanto, alguna consulta por supuesto que podemos hacer, pero la base, es conveniente tomarla de antes porque nos evitará agobios innecesarios. Además, el hecho de buscar lugares tranquilos en el inicio y entender la lactancia como una oportunidad de vínculo y conexión con el bebé ayudarán a entender que merece la pena aprender.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! pues sí, eso es muy importante. Como ves el punto uno es leer e investigar. Esto se debe hacer durante el embarazo. Yo por ejemplo leí un par de libros, me miré blogs de varias mamis con sus historias, fui a clases de preparación al parto donde nos hablaron de la lactancia y desde ese momento supe que yo quería amamantar a mi bebé. Eso es primordial.
      en cuanto a lo de buscar lugares tranquilos al inicio, te doy toda la razón. La verdad es que mi inicio fue en casa, sola y tranquila. La gente vino al hospital, así que las visitas se minimizaron y nos dejaron tranquilas para establecer un buen ritmo de lactancia.

      Muchas gracias por tu aportación. Son puntos muy importantes para tener en cuenta. :)
      Saludos

      Eliminar
  7. Yo tengo claro que quiero dar el pecho a mi mochuelilla desde que me quedé embarazada. Pero, hay tantas cosas que pueden salir mal... como lo que te pasó a ti, me asusta que si finalmente me hacen cesarea no tenga esa hora fundamental del buen enganche al pecho y de ahi, a un millon de cosas mas que me preocupan..he leido tanto, me he informado un monton y me frustraria tanto no conseguirlo... hare lo que sea necesario,soy cabezona. Gracias por el post, viene muy bien recordar ciertas pautas para tenerlas frescas el dia D. Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mamá Dichosa!
      Espero que puedas hacerlo. No decaigas. Aquí me tienes si necesitas apoyo o consejo, que también es fundamental tener siempre con quien hablar y desahogarse. A mi me separaron de mi peque dos horas y media. Interminable. No sé porqué lo hicieron, pero al día siguiente estaba tan adormilada, que a duras penas la podía poner en el pecho.
      Al final, conseguí una buena lactancia con tesón y paciencia (mucha paciencia). Los primeros días intenta estar sola con el bebé. Intenta estar tranquila y cómoda, en un lugar tranquilo, donde no te molesten. Que las visitas esperen y lo dicho, si necesitas consejo o ayuda, aquí estoy, no soy asesora pero algo creo que puedo ayudarte, o aconsejarte. :)
      Aunque te hayas informado mucho (yo también lo hice), en el primer momento puede que te sientas abrumada. Respira hondo, tranquilizate y aplica lo que te han dicho o has leído, verás que todo fluye.
      Sigue tu instinto!!! Es muy importante! :)
      Besotes!

      Eliminar
  8. Muchísimas gracias, de verdad!Tengo claro que quiero estar solo con el papá y la mochuelilla para que todo fluya lo mejor posible y si tengo que ser borde lo seré. La lactancia me parece MUY importante y quiero que todo vaya bien. Seguramente si te pida consejo... aunque crea que lo tengo claro lo mas seguro es que me aturulle. Muchas gracias por ofrecerte a escuchar... un beso enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada! Pero la verdad es que es importante sentirte arropada y ayudada. Así que lo hago de todo corazón.
      Debes serlo en algunos momentos. Yo le dejé claro a todo el mundo que prefería que vinieran el primer o segundo día a verme al hospital. Las visitas suelen ser más cortas y así en casa, cuando estuviera sola, ante el peligro, estaría más tranquila. Solo dos personas vinieron a casa, y siempre llamaron antes para preguntar si era buen momento. Así que estoy contenta porque respetaron mi deseo. Si tienes que ponerte borde, HAZLO! Y si no, haz como yo, que vengan un rato al hospital, los más allegados, el resto cuando tu les digas. Y en el hospital, le haces una señal a tu marido cuando quieras quedarte sola y que él mismo los eche de ellí. Eso va genial!
      MUAS!

      Eliminar