lunes, 8 de junio de 2015

CRECIENDO A SU RITMO. NO HAY PRISA

Llevo unos días pensando en el tema.
Llevo unos días pensando en que no tenemos prisa.
Llevo unos días pensando en que el mundo es el que tiene prisa.
Llevo unos días pensando en que nuestro método de crianza es el mejor para nuestra familia.
Así que si llevo todos estos días pensando esto, por qué no nos dejan ser felices con lo que tenemos y queremos??????

Sí, la peque tiene casi un año. 
Sí, la peque no quiere gatear.
Sí, la peque no quiere ponerse de pie.
Sí, la peque está a gusto como está y hace las cosas cuando quiere y se siente preparada.

¿Por qué tengo que ponerla de pie, o ponerle zapatos de suela dura, para que así empiece a caminar? ¿Si cuando empiece a caminar le diremos que se esté quieta?

Lo he dicho muchas veces y no me cansaré de repetirlo: CADA MADRE ES UN MUNDO Y CADA BEBÉ UN UNIVERSO. Así que, dejad a mi hija que siga su propio ritmo.

¿Todavía duerme con vosotros? ¿Cuando la llevarás a su habitación?
¿Y la teta?¿Por qué no se la quitas ya? ¿La pones de pie? ¡Ponle zapatos y así caminará antes!

Pues sí, duerme con nosotros. Supongo que la llevaremos a su habitación cuando nos sintamos todos preparados. Creemos que para después del verano, podríamos probar. Mas que nada porque no cabemos en la cama. Y si ella quiere y está a gusto allí, se quedará en su habitación y si no, miraremos cuál es la mejor solución para los tres.

Sí, sigue con la teta. Porque no me da la real gana. 

No. No la pongo de pie. Porque no estoy tan loca. Dejo que ella, cuando su cuerpo se sienta preparado, se ponga de pie. No le pongo zapatos, porque si no, nunca pondrá los pies como es debido y porque las terminaciones nerviosas que tenemos en los pies son muy importantes en esta época, que todo lo sienten y quieren explorar.

Yo no he cuestinado, nunca, el método de crianza de nadie. Ni de mis padres, suegros, cuñados, primos, tíos, amigos,... Pero a mi sí se me cuestiona.

Sé que cada padre hace lo que cree que es mejor para su hijo y sé que muchos piensan lo mismo que pienso yo. Que intentan hacer lo mejor para su retoño. Aunque eso signifique que mucha gente se ponga en tu contra. Que mucha gente te juzgue a la ligera.

Esto es así, así es como yo pienso. Pienso que mi hija se levantará del suelo cuando le apetezca y se pondrá de pie y caminará cuando se sienta preparada. Creo que mi hija es una niña feliz que hace lo que quiere y aprende sin que nadie le fuerce.
Y nunca la llamaré vaga si empieza a caminar cuando tenga 20 meses.

Hace poco, unas semanas, vimos que empezaba a dormir boca abajo. Cuando niños de, a lo mejor, seis meses, lo hacen. Pero ella no quería dormir así y ahora, duerme de esta manera, porque ella lo ha elegido y se sentía preparada.

Es verdad que hay niños que con 9 meses ya se levantan y dan unos pasos. Esos mismos niños a los seis meses ya gateaban.
Mi hija con 11 meses hace la croqueta y es absolutamente feliz haciendo esto. No quiere gatear y no quiere caminar. 
Claro!!!! Es que la he malacostumbrado a los brazos y ahora está muy a gusto ahí arriba.
Cuando un niño quiere caminar, quiere caminar y no lo deja de lado, solo porque esté en brazos de mami. También hay que pensar que todos los ritmos son diferentes y si no pensáis así, aplicarlo en vuestra vida. Seguro que más de una vez habéis sido el primero o el rezagado al aprender algo. 

No porque se empiece más tarde, se hace peor. 

Así que vuelvo a decirlo. Por favor, dejar que yo críe a mi hija como mejor vea. Igual que vosotros criasteis a vuestro bebé en su día. Con instinto y amor todo se puede.

6 comentarios:

  1. Me siento muy identificada con tus palabras.
    En mi caso es mi suegra y su hermana las que son más pesadas e impertinentes con sus preguntas inquisiorias del tipo: "y todavía le das teta?" "Otra vez? Si acaba de comer!", "lo que necesita es un chupete" y así hasta el infinito.

    Lo que pasa que yo soy mala malísima y les pego unas contestaciones que las dejo con cara de cuadro...

    Mucho ánimo cielo. La gente es así. La sociedad es así.
    Si le das una torta a tu bebé nadie va a discutir tu método. Si le tratas con amor y respeto todo son problemas y de repente la manera de criar a tu bebé se vuelve un asunto de Estado.

    Te admiro al igual que admiro a todas las que nos plantamos y criamos a nuestros hijos como queremos criarles, no como nos dicen los demás.

    Un beso gigante!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi caso, mi suegra no se mete en nuestra manera de criar a la peque. Te dice lo que ella haría, pero no con ello dice que eres lo peor. A veces me pregunta si le voy a quitar ya la teta. Pero cuando le digo que quiero esperar a que sea la peque la que decida, pues ahora casi ni la toma de día, no dice nada malo, ni comentarios hirientes.
      El problema a veces son comentarios como, ponla de pie, vístela así. Tienes que venir sí o sí a vernos. Porque ellso sí y nosotros no. Porque duerme en tu cama. Porque no la sacas de ahí. Mira a fulanita, su hija con 14 meses ya corre. Mira a menganita: desde los 3 meses su hija duerme sola en su habitación. Y así con todo.
      Así que me canso. Y pienso que yo soy la madre. Creo que yo soy la que mejor sabe y conoce a su hija. Y creo que no se tendría que juzgar tanto y apoyar más.
      Pero la respuesta que a veces, o casi siempre, me sueltan es: Tu no has salido tan mal, así que no lo he hecho tan mal.
      en fin.... que voy a seguir haciendo lo que quiera, pero esto lo único que hace es herir y hacerme sentir diminuta.

      Gracias por tu comentario!!!!! BESOTES!!!

      Eliminar
  2. Hola. haces muy bien respetar la forma de ser de tu hija sin obligarla ni imponerle lo que tiene que hacer... cada niño es un mundo y ellos saben perfectamente cómo ir evolucionando... pasa de todos los que quieren educar a tu niña... seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras.
      La verdad es que es lo que yo pienso, no obligarla. Porqué hacerlo?? Ella irá haciendo a su ritmo y así seguro que se siente más tranquila y segura.
      Pero la gente le encanta meterse. Le encanta decir lo que ellos creen que es así, por obra y gracia del espíritu santo.
      Parece ser que soy una especie de "hippie" en la familia, por hacer las cosas así, pero oye!!! Y qué hay de malo???
      No me meto en la vida de nadie, ni opino sobre lo que hacen los demás. Ellos sabrán lo que es mejor para sus hijos, entonces... por qué ellos sí se meten???

      En fin, que empiezo y no paro. Llevo días dando vueltas a la manera de hacerles entender a todos, que lo que hago lo hago porque es lo que siento y que la madre soy YO.

      Saludos

      Eliminar
  3. Tienes que ir a la tuya, hacer lo que tú creas conveniente y criarla como tú quieras ( cuando digo tú, entra el marido también, ajajajaja ).

    Suegras, cuñadas y demás " opinadores", que se vayan a tomar el sol a la playa y opinen allí sobre bikinis, bañadores y demás...
    Haz lo que te venga en gana que la madre eres tú.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jejejejeje. La verdad es que sí no es por mi marido, ya hubiera claudicado, solo porque me dejaran en paz.
      Por suerte, él y yo somos uno. Unimos fuerzas y decidimos sobre la marcha. Él siempre me apoya y yo a él también. Al fin y al cabo es él el que está ahora mismo en casa con ella todo el día. Él sabe lo que la niña quiere, necesita y hace. Así que yo, con los ojos cerrados estoy a su lado.

      Los opinadores, opinan, comparan y te hacen sentir fatal.
      Porque mi hija llora al estar con mucha gente y el ruido. Eso es porque no le has llevado a una fiesta desde pequeña, para que se acostumbrara al ruido.
      Eso es porque como no nos ve nunca, no nos conoce y debes venir más para que la veamos. Eso es porque... Y así hasta el infinito y más allá.

      No, no puede ser que la niña se agobie porque todos os tiráis encima. No, no puede ser que mi hija sea una niña tranquila y el ruido y los gritos, como a su madre, le abruman y llore desconsolada porque no lo entienda.

      En fin, que parece que siempre tienen que tener la última palabra y lo único que consiguen con todo esto, es que yo no quiera verlos, quiera vivir mi vida apartada de ellos y que al final, quiera desaparecer, con mi hija y mi marido a una isla remota, donde seguramente, seríamos muchísimo más felices.

      Saludos y gracias por tu comentario

      Eliminar