martes, 14 de abril de 2015

POR QUÉ ES UNA TONTERÍA RAPAR EL PELO A UN BEBÉ


Ayer por la mañana estaba navegando por la red, Facebook concretamente,  cuando una mami, dentro de un grupo donde estoy suscrita preguntaba si tenía que rapar el pelo a su bebé, porque le habían dicho que así el pelo crecería más fuerte y no como un estropajo.






Recuerdo cuando mi madre me decía que yo había nacido con mucho pelo. Nunca quiso cortármelo, aunque sí me lo tapaba porque si no la gente no la dejaba en paz. Siempre estaba la típica señora que te da un consejo absurdo e inútil sin pedirlo.

Ella no me cortó el pelo y mi pelo creció fuerte y sano. Cuando era una niña mi pelo era fuerte y grueso, como en la familia de mi padre. En cambio, cuántos más años crecía mi pelo dejaba de ser tan grueso, abundante y bonito. Empecé a tener el pelo como mi madre, fino.
Yo pienso que puede ser que como me he hecho tantas locuras en el pelo, pues ha pasado factura. 



Durante mi embarazo tuve un pelo precioso. Brillante,  sedoso, fuerte. Fue nacer la enana y todo cambió, se me caían hasta mechones y no podía soportar el reflejo en el espejo al ver mi pelo sin vida. Así que sin pensarlo dos veces, me lo corté.


Aparte de tener un pelo bonito,  durante el embarazo, también tuve muchos ardores. Mi madre siempre me decía, es porque el bebé viene con pelo. Sinceramente,  un mito más, creo yo, pero esta vez acertó, pues la enana nació con un bonito pelo negro, como su mami.

La verdad es que me gustó mucho que tuviera algo de pelo. En el hospital,  alguna enfermera ya me dijo eso de: 
-¡Cuanto pelo! Vas a tener que raparle el pelo para que le crezca más fuerte.

Sinceramente,  una tontería.



Cuando venía la familia al hospital o los amigos a casa, siempre había alguna mención a su pelo. Pero no me daban consejos tan tontos, como córtale el pelo que le nacerá más fuerte.


Lo que sí me sorprendió fue una peluquera del barrio, que al ver a la niña,  siempre me decía que no llevara a la niña con esos "pelajos". Supongo que todo esto lo decía para ganar dinero, pero hace muchos años que no piso su peluquería y no iba a empezar yendo con mi hija.

A finales de julio, el papi y yo, vimos que a la enana se le veía una pelambrera pir detrás nada bonita. Así que como mami debía ir a arreglarse el pelo,  por qué no llevarla y cortarle las puntas?

Nada de rapar, solo las puntas y las de atrás.




El pelo es un regulador natural en la cabeza de los bebés y no pienso raparle el pelo a la niña.

Si en algún momento se hubiera quedado calva o con una coronilla sin pelo, sin duda se lo hubiera cortado mucho,  pero no se le cayó,  como nos dijo la pediatra y no sé cuanta gente.  
Su pelo ha estado ahí desde hace 9 meses y parece que no tiene intención de caerse.

La gente que me seguís, sobretodo por instagram, sabéis que mi peque tiene una melena preciosa. Tiene un remolino en la coronilla, como su abuelo, que es casi impeinable. Aunque nosotros lo intentemos cada día.




La gente que desee cortarle el pelo a sus hijos, porque así lo quieran, que lo hagan. Pero que no sea, porque le han dicho ese mito de la época de nuestras abuelas, porque no es verdad.  La prueba, está en mi y en mi hija.

Esta última foto es de este fin de semana pasado. Mirar que pelo tiene!!! Le crece muy rápido. Dentro de poco, ya le podré hacer coletas!!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario