lunes, 2 de marzo de 2015

LA VIDA A VECES TE DA UNA PATADA DONDE MÁS DUELE

Hola gente,

Llevo unos días desconectada del mundo 2.0, pero es que estaba cabreada con el mundo, luego estaba enfadada y por último estaba asqueada. 

No quería saber nada de nadie, no quería ver la felicidad, después de lo que había trastocado mi vida.

Quería esperar para escribir unas palabras y desahogarme, pero eso no va a pasar, pues cuando estoy tranquila y empiezo me enfado con todo. Así que aquí va....

Hace unos días me dieron una terrible noticia. Una persona que quiero, una persona que adoro y que siempre está ahí para mi, está enferma. Esa persona ha hecho muchas cosas, porque esa persona es así. 

Aunque durante un tiempo estuvimos separadas, porque lo sentimos así, o mas bien lo sentí yo, nunca me la quité de la cabeza. Y un tiempo después, volvimos a vernos y aquello que dejamos atrás se quedó allí y lo que nos unió antes, nos volvió a unir ahora.

Esa persona estuvo en uno de los peores momentos de mi vida. Una ruptura me había dejado echa polvo y no quería que las personas de siempre me dijeran que no pasaba nada y que lo entendían, pues eso no era verdad. Esas personas no habían vivido lo mismo que yo, no habían pasado por ese duelo. Pero esa persona sí y es cuando me demostró que la amistad está siempre en lo bueno, pero que se demuestra en lo malo. Esa persona me sacó de un pozo sin fondo. Esa persona me ayudó a ver lo bueno de la vida, y no necesitó charlas infinitas, ni nada por el estilo, lo único que necesitó fue estar a mi lado.

Por eso, cuando la semana pasada me dijeron que estaba enferma, que la persona a la que considero de mi sangre, de mi familia, estaba mal, no me lo podía creer. Cuando me dijeron que lo que tenía era grave, no me lo podía creer. Cuando me contaron que debía estar un tiempo en el hospital y que no podría ir a verla, como yo quería, no me lo podía creer.

Quiero estar a su lado. Cogerle la mano. Decirle que todo irá bien. 
Quiero que sepa que estaré ahí pase lo que pase. Pero no se lo puedo demostrar de otra manera que no sea con un mensaje. 

Las visitas a lo lejos. Desde una ventana. Su aislamiento me da mucho por culo. Porque quiero abrazarla, quiero estar con esa persona que siempre ha estado a mi lado. Quiero poder ir y decirle que esto lo superará y que todo será un mal sueño.

Pero lo que más me jode es que esto le pase ahora. ¿POR QUÉ?

Por fin se había desquitado de su vida anterior. Por fin ese maldito capítulo, que muchas lágrimas le hicieron derramar se había acabado. La luz al final del túnel, le enseñó que hay vida que vivir y que todo lo que había pasado era una prueba.
Ahora, en estos momentos, le tocaba vivir la vida que quiere. Con un trabajo que le encanta. Con una pareja que le quiere. Con todo el amor que le rodea. 

Pero el destino le ha jugado una mala pasada. Porque esto no lo vio venir. Nadie lo vio y eso es lo peor. Porque no te puedes imaginar que a una persona buena, que siempre hace todo lo que puede por los demás, el destino le tenga esto guardado. 

Ahora me doy cuenta eso de que no somos nada. De que tenemos que vivir la vida como queremos. Cualquier día puede acabar. 

Pero esto no pasará. Porque aunque el destino sea un cabrón, sé que esa persona seguirá adelante y todo lo veremos como la pesadilla que es. Porque esa persona es fuerte, porque esa persona tiene un futuro y un presente esperándole. 

Y ahora siendo egoísta te digo a ti. No puedes flaquear, debes ser fuerte, y debes hacerlo por ti y por todos los que te rodean. Porque yo no sé que haría ahora sin ti. Porque nuestro desencuentro fue en otra época. Pero ahora te quiero a mi lado. Porque sé que eres una persona que merece que la tengas en su vida. Porque sin ti, la vida sería muy gris, porque sin ti, no sé a quién marearía con mis estúpidos problemas (ya te dije que era egoísta). 

Así que lee esto bien. A LA MIERDA LA ENFERMEDAD, PORQUE TODO ESTO ES UNA DURA PRUEBA QUE VAS A PASAR CON MATRÍCULA DE HONOR.  (¿De acuerdo?).

Sabes que eres una de mis personas favoritas y que para mi, una de las más importantes. 

TE QUIERO. 

Ah!!! Y una última cosa. Debes ponerte buena porque cuando salgas y estés curada, nos iremos de crucero, nos tumbaremos al sol, beberemos unos cóckteles y viviremos mil aventuras (y no te preocupes, nuestra historia con el pasillo, siempre será nuestra, solo tuya y mía).


3 comentarios:

  1. Siento que estéis pasando por un momento así. Impotencia. Mil besos.

    ResponderEliminar
  2. Muchos ánimos! y muchas fuerza spara pasar este momento tan duro!
    Un beso grande!

    ResponderEliminar