martes, 10 de marzo de 2015

EL PORTEO EN NUESTRA FAMILIA

Hoy vengo con una entrada especial: El porteo en mi familia.

Desde que supe que estaba embarazada, quise portear a Carlota. Nadie más quería hacerlo, pero me empeñé en ello. Tengo una amiga que ha porteado mucho a sus hijos y siempre pensé, al verlos, que estaban felices y contentos, mientras que otras veces veía bebés en los carros llorando desconsoladamente hasta que alguien los cogía.

Se lo dije a mi marido y la verdad es que no vi mucho entusiasmo en él. Supongo que pensaba que eso era para hippies (pero igual que cambió en lo de colechar, con el tiempo, también cambió en lo de portear).

Igualmente, aunque yo quisiera portear, él, mis padres y los suyos nos decían que necesitaríamos un carro. Pero como somos unos currantes que no tienen casi dinero para nada (Casi todo lo compramos a plazos), decidimos que cosas como eso, sería mejor pedirlo prestado y con el tiempo ya veríamos si la necesidad apretaba.

Así que pedimos el carrito de bebé. La hermana de papi nos lo prestó encantada. Nos dejó el Bugaboo Camaleon, que tenía casi nuevo. Y sinceramente, cuando lo montamos me enamoré, pero había algo que no terminaba de convencerme del todo. Aunque el cochecito estaba nuevo y teníamos todos los accesorios y todo lo que necesitábamos, sentía que nuestra pequeña estaría algo lejos de mami.

Como soy muy curiosa y necesito tenerlo todo controlado (sí, soy una controladora nata, pero a veces las cosas me enseñan que no todo se puede controlar), empecé a indagar sobre el porteo (mi cuñada nos dejó una mochila, pero no me gustaba mucho, y luego vi el porqué, menos mal que no portearon mucho, como nosotros, porque lo que llevaban no era ergonómico y es lo que llamo (y todo el mundo dice: COLGONA).

Así que un día, embarazadísima, quedé con una gran amiga, también embarazadísima (solo un mes menos que yo) y nos fuimos a una tienda de porteo en Barcelona. ¿Os acordáis que os he dicho que tengo una amiga que portea a sus hijos? Pues ella trabaja en esta fabulosa tiendecita. La tienda se llama Kangura y tienen su propia página web, por si queréis pasaros y echar un vistazo. 

Yo os recomiendo que si podéis ir a la tienda físicamente mejor. Todas las personas que allí trabajan son magníficas y te ayudan a resolver todas tus dudas. Además en esa misma tienda, hay diferentes talleres y uno es de porteo para que antes de que te decidas cuál comprar, puedas probarlos todos. Te enseñan a ponértelo, verte con él, saber si estás cómoda,...

Si no podéis... Pasaros por la tienda on-line, tenéis hasta vídeos con toda la información. 
Quiero dejar claro que esta entrada NO es patrocinada. Cuento mi experiencia y hablo de esta tienda porque es donde siempre he ido y donde siempre me he sentido como en casa.

Yo quería comprarme un fular elástico para empezar a portear, pero mi madre me dijo que ella, a lo mejor, portearía, y pensé que mejor nos iría bien la mochila: Boba 4G. Así que al final nos quedamos esta. 

Cuando nació Carlota la poníamos mucho en el carro. Yo no quería utilizar la colgona, pero aún no teníamos la mochila. Carlota iba tranquila, lo reconozco, pero cuando probamos lo de portear, creo que el carro quedó en un segundo plano y no lo digo solo por parte de Carlota, si no también por mi parte.

Uno de nuestros mayores problemas, con el carro, era meterlo en nuestro coche. Y es que en un maletero de un citroen C2 no cabe mucho, imaginaos un bugaboo camaleon demontado!!! Encima es de tres puertas y es que al final teníamos que ir: La peque en su silla, yo conduciendo y mi marido hecho un 8 detrás mío, al lado de la peque, el chasis en el maletero (solo cabía eso y a duras penas) y el bolso del carro y la silla (o cuco) en el asiento del copiloto. ¿Qué quereis que os diga? Era una situación insostenible.

Así que aquí el papi, que no sabía mucho de porteo y se negaba a llevarla mucho, por miedo a caerse, o miedo de que llorara, vio que aquello no estaba tan mal. También se dio cuenta que Carlota, en cuanto la pones en la mochila se duerme y así con todos los tipos de porteadores que hemos tenido.

Os dejo esta fotografía para que veáis la diferencia entre una mochila ergonómica, buena para el bebé y una que no (las colgonas).


El verano empezaba a apretar y vi que la mochila no nos iba muy bien, pues nos daba mucho calor. Carlota ha heredado algo de mi, aunque no es muy bueno (lo siento mi niña), ella y yo sudamos mucho (reconozco que después de bajar de peso sudo muchísimo menos), somos calurosas y encima parecemos estufas, pues siempre tenemos la piel bastante caliente. 
Como vi que mi madre no iba a portear a la niña, decidí que iba a ir a buscar un fular a Kangura. Aproveché a ir cuando estaba mi amiga, hablamos un rato, vio a la niña y le expliqué el problema. También le conté que mientras asesoraba a una señora me había dado cuenta del fular que quería: Caboo. Un fular con dos anillas, estupendo para principiantes y patosos, pues es rápido y cómodo.

Este es el fular Caboo, genial y es que lo utilizamos todo el
verano y parte del otoño. Hasta que Carlota creció demasiado
y el fular ya cedía por su peso y volvimos a la mochila.

Cuando llegaron mis padres de vacaciones, vieron que siempre porteábamos a la niña. Al principio pensaron que aquello que llevaba no sería nada cómodo. Pero pronto se vieron que Carlota se ponía dentro del fular y ya se calmaba y se dormía (abajo tenéis las fotos de la prueba). Siempre íbamos con este fular. Durante el tiempo que llevé este fular, mi marido nunca porteó. Me dejaba a mi, ya que me decía que la peque con él no se dormiría. Pero creo que era una vil excusa.

Aquí la teneis dormidita después de un paseo.
Su postura no es del todo correcta, porque se ha
ido moviendo y tiene la espalda encorbada, pero
estaba tan cómoda que me daba pena moverla.

Pero llegó el momento en que papi también tuvo que portear. Él sabía que nuestra pequeña se calmaba en la mochila o fular y que el carro había pasado a mejor vida. Así que como a mi se me acaba mi baja por maternidad (esa ridícula baja) y él, desgraciadamente, tenía mucho tiempo libre porque estaba en paro, decidió que era el momento.
Él no quería nada que no fuera la mochila. Pero desde el primer día vio que la peque se duerme con cualquiera que la portee. Además él se sentía muy a gusto porteando con ella y hasta que no empezó a pesar mucho más, meses más tarde, no volvimos a oír hablar del carro. Solo si salíamos todo el día nos pensábamos llevar el carro, porque nos iba bien en momentos en los que se quedaba dormida y nosotros teníamos que comer o parar en algún sitio.

Es verdad que las mochilas, los fulares, accesorios, ... . No son precisamente baratos, pero tampoco son tan caros como un carro. Es verdad que nosotros tenemos varios, pero creo que era necesario y aunque te gastas el dinero, sirve hasta para portear en casa. Imagínate que tu bebé es de alta demanda (Carlota no lo es tanto, pero cuando tiene su día, lo tiene y necesita estar con la mami, y yo tengo que hacer mil cosas, limpiar, fregar, cocinar,... Y si realmente se pone así, simplemente me la pongo en la espalda y hago lo que necesite hacer).

Y digo que tenemos varios, porque, como ya he dicho, el Caboo se nos quedó pequeño. Así que un día, yendo de compras con mi mami nos pasamos por la tienda y me regaló un mid-taï que me encanta!!! Es como llevarla en una mochila, pero con lo bueno de ser más natural y solo tener que hacer nudos a la espalda. 
Mi marido sigue diciendo que solo porteará con la mochila, así que pensé que el mid-taï sería perfecto para mi. Y es así, pero entre semana siempre vamos con la mochila, porque es más rápida de poner. Igualmente, en cuanto puedo me pongo el mid-taï.

Hace poco compramos algo que nos ha ido genial para portear, y es un accesorio estupendo, un cobertor para portear. El invierno en Barcelona no suele ser muy frío, pero cuando el frío aparece, te cala hasta los huesos y la peque siempre lleva las piernas al aire. Así que el cobertor, nos ha salvado en más de una ocasión.


Este verano. Recién levantadas y en la puerta para salir cuando el tren
llegue a su destino. :) La mochila el mejor complemento


Este verano fuimos al pueblo y la verdad, menos mal que llevamos la mochila, porque si no... pobre de nosotros. Claro que el carro vino, al final el bugaboo camaleon pasó a mejor vida y decidimos, por el bien de la espalda de papi, y por los abuelos que el bugaboo bee tendría que venirse a casa y es el que nos acompañó la aventura en verano, pero sinceramente, lo utilizamos más para llevar cosas encima que para que fuera la enana dentro. 

Así que si aún no sabéis qué hacer, os animo a que lo probéis, os acerquéis a una tienda de confianza y así podreis comprobar si os gusta o no :)

5 comentarios:

  1. hola!!!!

    Ay q miedo pasaba cuando mi hija llevaba a mi pequeña duende asi, decia q era la mar de comodo, pero no se...no lo veia bien....Una de las veces me preparo a mi para q la llevara asi....y me encanto!!!!!!!!!....Es q en la epoca de mis hijas pequeñas, no se veia algo asi...y a todas,despues de haberla llevado asi, se las aconsejo tb yo :)

    Besitosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Síííííí!!! la verdad es que es comodísimo!! mi madre tiene ganas de probar la cartera, para llevar a la peque, pero dice que prefiere esperar a ponerla detrás.
      La verdad es que yo se lo aconsejo a todo el mundo, porque realmente es beneficioso, tanto para ellos como para nosotros.
      Hoy hablaré sobre los beneficios del porteo.
      Besos!!

      Eliminar
  2. Me ha encantado tu entrada! Yo con Alvaro siempre he usado mochila, pero con este próximo quiero probar con el fular. Que diferencia hay entre el Caboo y el fular elástico?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caboo es un fular como una mochila. Ya viene hecho, más o menos. Solo lo tendrás que montar una vez y cuando lo laves. Es cómodo. Tiene la funcionalidad de fular, pero es rápido de poner y no tienes que andar aprendiendo a hacer nudos. Para mi fue perfecto. Te recomiendo que entres en la página que he puesto, Kangura, allí tienes todo tipo de fulars y el caboo también, para que veas la diferencia y puedas sopesar cuál te viene mejor. Porque eso depende de la madre. Yo quería un fular, pero es que me daba miedo, por lo de los nudos y en cuanto fui a la tienda y vi a una señora probárselo, supe que era el que quería.
      Me encanta que te haya gustado y ya me dirás cuál es el que escoges.
      Besos

      Eliminar
  3. Portear es una gran ayuda en un montón de ocasiones! A nosotros nos ha salvado muchas vece; tengo un borrador sobre el tema para el blog...pero no me da la vida y nunca lo termino 😂😂😂

    ResponderEliminar