martes, 31 de marzo de 2015

MI CONCILIACIÓN LABORAL. VUELTA AL TRABAJO DESPUÉS DE TENER UN BEBÉ

Hoy vengo a hablar sobre la vuelta al trabajo, o mejor sobre mi vuelta al trabajo y lo que supuso para mi dejar a mi bebé con otra persona que no fuera yo.

Para esto os voy a poner en antecedentes. 
Mi marido y yo siempre habíamos querido ser padres y soñábamos que él tendría un buen trabajo, para yo poder pedir una excendencia y pasar el primer año en casa con mi bebé. 

Pero la triste realidad fue todo lo contrario. Cuando estaba embarazada de 6 meses, a mi marido le comunicaron que pronto tendría que marcharse de la empresa. Trabajaba para una empresa externa, con una concesión de muchos años. Pero esto, a veces, no es garantía de nada. Y de la noche a la mañana, mi marido y muchos más compañeros por toda España, vieron que sus trabajos de toda la vida, se iban al traste al entrar una empresa nueva y decidir que no quería a nadie de los que había antes.

Como os podéis imaginar, a nosotros nos cayó como un jarro de agua fría. Porque necesitamos los dos sueldos para poder tener todo al día. Le queda nada de paro y ya empiezo a estar nerviosa. ¿Qué será de nuestra familia?. Facturas, alquiler, comida,...
Mi marido luchó por quedarse, incluso se rebajó ante la nueva empresa. Pero el bacalao ya estaba cortado y repartido.

Yo trabajaba en el mismo sitio que mi marido. Imaginaros volver allí, cuando sabes todo lo que ha pasado. Pero tienes que hacer de tripas corazón y seguir adelante. Aunque el día que volvía al trabajo, si me apuñalan, no sangro.
Cuando entré allí, me encontré que la nueva empresa había contratado al hombre que había estado sustituyendo a mi marido en vacaciones,... Así que sumé dos más dos y vi que me daba el resultado que odiaba. Enchufe. Enchufe. Enchufe. Al ser el hermano de quién es, entró en el puesto que mi marido tanto le gustaba.

Así que nada, tuve que empezar a trabajar y seguir con mi horario de siempre. Solo trabajaba media jornada. De 2 de la tarde a 8 de la noche. Para muchos puede ser un turno estupendo. Pero para mi no. 
Por la mañana no tenía mucho tiempo de hacer nada. Quería estar más tiempo con la niña, pero por la mañana está más aletargada. A las 11 me prepararaba. Preparaba mi comida y salía de allí como alma que lleva el diablo. Eso sí, antes de irme, la teti para la peque nunca faltaba.

Lo bueno de que mi marido esté en el paro es que desde que empecé a trabajar, él se queda con la peque. No puede estar en mejores manos y yo puedo respirar tranquila y no pensar en qué pasará. Además, mi marido sabe que puede llamarme para lo que necesite. Así que ni conciliación laboral ni nada. Papi cuida de ella.

El problema seguía estando en mi horario. Siempre me había gustado el horario de la mañana. Así que consulté a ver si podía pedir el cambio. Incluso lo hablé con mi compañera. Para saber si le parecería bien. Obviamente no. Pues a ella le encanta su horario y además, tiene la vida montada a partir de este horario. 
También me dijeron que cuando llevas seis meses en el mismo horario. Automáticamente es tu horario y si la empresa no quiere y mi compañera tampoco, no tienen porqué darme ese horario. Así que mi gozo en un pozo. 

Son una serie de catastróficas desdichas que al final te dejan echa polvo, al ver que no puedes hacer nada. Solo seguir con lo que tienes y rezar para encontrar algo mejor.

Llevo tiempo en esta empresa. Con este horario y sobre todo, con este insulso sueldo. No me puedo quejar porque tengo trabajo, si no algunos se me tiran a la yugular por decir esto, pero este es mi blog, mi espacio personal y hago y escribo lo que me da la gana. Así que sí. Me quejo con todo lo que está pasando.

Mi marido ha hecho alguna entrevista. Aunque muy pocas, la verdad (menos mal que todo está yendo hacia arriba y estamos saliendo de la crisis). El pobre se desespera, porque quiere tener un trabajo y yo me desespero porque me encantaría pasar una temporada en casa con la peque. 

Y como no me gusta todo lo que está pasando. Decido buscar yo también trabajo. Parece ser que si tienes dos carreras, has trabajado desde los 23 años,.... No te quieren depende para qué puestos. Así que decidí hacer lo que muchos... Quitar los estudios superiores y hacerme pasar por una que no lee un libro ni aunque la maten.
Una semana después me llamaron para hacer una entrevista. Estaba todo mi ser puesto en que esto pasara, en que me dieran el trabajo y pudiera decir adiós. Pasé el primer corte y todo genial. A los pocos días me llaman para hacer una segunda entrevista. Directamente con las personas interesadas. La entrevista. Fui sincera y a lo mejor eso me mató. 
Así que decididamente, carreras fuera. Y no pienso ser sincera. Mentiré como una vellaca. A los dos días de hacer la entrevista, solo me enviaron un mail para decirme:

Siento comunicarte que... Dejé de leer después de esto.

Así que seguía atrapada en un trabajo sin futuro, con pocas horas para ver a mi enana y no pudiendo hacer nada. Porque me sentía y me siento, frustrada con la situación y me siento más frustrada todavía, cuando llego a casa y mi marido está "xof", porque siguen sin llamarle para ningún trabajo. 

Hace una semana, se me dio la oportunidad de ir a trabajar a otro centro, dentro de mi empresa y aunque al principio tenía reticencias, me lancé a ello. Y no porque me encante el horario, si no porque más horas, significa más sueldo y eso significa: poder seguir teniendo un techo. Así que ahora soy una currante más de 8 horas, 5 el viernes, que no tiene tiempo ni para respirar. Lo mejor de todo es que el día pasa volando. Ahora miro el reloj y me doy cuenta de que solo quedan 3 horas. Y cuando tenga tiempo de volver a mirar, solo faltará media. 

Mi conciliación laboral es inexistente. Porque la situación que nos ha tocado vivir no es nada favorable para ello. Mi conciliación laboral se la llevaron unos duendes y ya nunca más ha vuelto. ¿Tendré conciliación laboral si tengo otro hijo? Sé que es un sueño (tanto la conciliación como tener otro hijo). Sé que no podrá ser. Y lo sé, porque somos dos currantes que trabajan, no para vivir y disfrutar, si no para sobrevivir, pagar facturas y tener un techo donde nuestra hija pueda vivir. 


La vuelta al trabajo después de Carlota no ha sido tan dura como imaginaba. Por suerte está en las mejores manos del mundo y no paran de enviarme fotos. La vuelta al trabajo, solo se ha hecho cuesta arriba, por estar separada tantas horas de mi polluelo. Porque solo pienso en estar con mi familia. 

Creo que este verano aprovecharé al máximo estar con ella. Este año será el primero que vea el mar. El primero que vayamos a la playa. Algo bueno tiene que tener vivir cerca de ella. 

Y vosotros. ¿Habéis optado por la conciliación laboral? ¿Tampoco podéis como yo? 

martes, 24 de marzo de 2015

NOTICAS Y.... HOY CUMPLE AÑOS ALGUIEN ESPECIAL

Hoy vengo con la noticia de esta semana. Mi trabajo. 
Llevo varios años trabajando como externa en una gran empresa. En el centro de la ciudad de Barcelona. Hace una semana, la jefa para la empresa que trabajo me llamó para pedirme que hiciera una sustitución en otra empresa. Porque me necesitaba a mi. Sinceramente, algo me parecía muy raro y al día siguiente supe porqué. Y es que me pidió que fuera, porque quería que lo viera, y me vieran y me evaluaran.
Parece ser que les gusté y por eso me ofreció subirme el sueldo y el horario. Pues haré, 40 horas semanales. Todo ha pasado demasiado rápido. En una semana. Pues hoy, martes, me voy de este centro donde he estado 6 años y medio, para irme a otro centro y allí empezar una nueva etapa laboral.
Espero que todo esto, sea para mejor. 


Foto que le envié el día de la madre

Pero bueno, dejemos todo este tema aparte. Hoy es un gran día. Una persona muy importante para mi, cumple años. Esa persona es la persona que me dio la vida. Esa persona que quiero rendir homenaje es mi madre.

Mamá te quiero. Te quiero mogollón. Sí, mogollón, aunque no te lo creas. Y sé que es así, porque nunca te lo digo. Sé que es así, porque tú tampoco me lo dices a mi. Sé que no te lo crees, porque no hay semana que no nos enfademos. Pero creo que es un día que necesito decirlo. Gritarlo a los cuatro vientos. Sin ti yo no estaría aquí. Sin ti, todo sería diferente.


Desde que nació Carlota te has volcado en ella. Y aunque lo entiendo, siento cierta envidia. Porque ella es tu nieta. La primera. La única. Pero yo soy tu hija, la primera y la única. Y a veces, necesito atención de ti.
Sí, tengo 33 años y tu haces 20 más. Pero eso no quita que te necesite. Que te quiera. Que quiera que seas feliz. Que no tengas agobios ni problemas. Que seas una abuela siempre que quieras. Que quiera que seas mi madre, esa madre con la que hablaba horas y horas. Esa madre que me explicaba sus cosas y yo las mías.

Siento que somos tan iguales que chocamos continuamente. Siento que si no lo digo yo, tú no lo harás:
Mamá. Lo siento. Siento haberte decepcionado. Siento que pienses que no puedes contarme las cosas. Siento que esto nos ocurra a nosotras. Porque creo que eres mi madre y también mi amiga.

Cuando te doy un consejo, no es para hacerte sentir mal, si no porque pienso que a lo mejor lo necesitas. A lo mejor me he metido demasiado donde no debía. Pero admitámoslo, a veces tu también lo haces.

Mami, gracias. Gracias por ayudarme. Gracias por apoyarme. Gracias por estar ahí. Espero que algún día, si me necesitas no dudes en pedirme ayuda. Porque haré lo imposible por ti.
Foto que nos hicimos la verbena de San Juan, pocos días antes del nacimiento de Carlota

Y aunque digas que soy niña de papá. También lo soy de mamá.

 TE QUIERO Y SIEMPRE TE QUERRÉ.
Mis padres y mi niña, el día de año nuevo. ¿se puede ser más feliz?

jueves, 19 de marzo de 2015

MI PADRE, UN GRAN HOMBRE

Hoy es el día del padre. Hoy todos les decimos a nuestros padres que les queremos, les hacemos algún regalo, a mano o comprado. Hoy recordamos buenos momentos con ellos, vemos fotos que tenemos con ellos y pensamos en que nuestro padre es el mejor del mundo. 

Yo siempre lo he pensado. Mi madre dice que soy hija de papá y yo siempre lo he reconocido. Los recuerdos que tengo de pequeña con él son siempre divertidos y buenos. Sentir que estaba protegida, que nadie más (salvo mi madre) me quería tanto en este mundo es sentirse la persona más especial para alguien que a ti también te importa.

Mi padre es una currante en toda regla. No se le caen los anillos por trabajar. Recuerdo que cuando era pequeña, yo a mi padre no lo veía en toda la semana y no porque no viniera a casa, si no porque cuando él se iba yo dormía y cuando por fin volvía, yo dormía. Era el primero en levantarse y el último en acostarse. Siempre se ha sacado las castañas del fuego y junto a mi madre formó una pequeña familia de tres. Es una persona paciente, muy paciente: porque para aguantar a dos locas como nosotras debe serlo. 

Pero no os creáis que no tiene su genio. Él lo tiene, un poco escondido, pero lo tiene. También tiene un corazón enorme. Es buena persona, tanto que a veces le toman el pelo (sí papá. Lo hacen. Y lo sabes en el fondo. Pero te dejas. Porque aprecias mucho a todo el mundo).

Mi padre es un gran hombre. Un gran ejemplo y una de las personas que más quiero en este mundo.

Es un hombre que no habla mucho, pero que cuando lo hace, lo hace (sí papá, aún recuerdo que hace unos días me decías que yo hablaba como una cotorra. Puede que a mi me falte que cierre un poco la boca, pero a ti que a veces la abras y des tu opinión).

De pequeña me castigaba de cara a la pared, con Barrio Sésamo de fondo. (Esto papá, hoy día sería denunciable. ¿Cómo podías hacerme eso?). 

No sé como describirlo. Porque yo lo veo como un héroe. Como mi primer amor. Mi padre es.....

EL MEJOR PADRE DEL MUNDO

Papi te quiero. Te quiero muchísimo. Lo sé, no te lo digo nunca. Pero parece ser que nuestra familia no es de decirse estas cosas todos los días (aunque a Carlota se lo digo 100.000 veces al día). 


martes, 17 de marzo de 2015

EL PORTEO Y SUS MITOS

Hace unos días os hablé sobre el porteo en mi familia: Aquí.

Y hoy voy hablaros sobre los mitos en el  porteo (una soberana tontería). Pues ya sabéis que hay mucha gente que le encanta el porteo, pero también hay otros tantos que piensan que esto es una moda que se pasará con el tiempo, detractores que simplemente no saben lo que es y tampoco tienen intención de darle una oportunidad. 

Yo por portear me han dicho casi de todo. Recuerdo a una señora mayor. La niña tendría un par de meses. Yo iba con la mochila Boba 4g, más feliz que una perdiz. Me paré en un semáforo, me miró y miró a la niña, que iba durmiendo plácidamente. Y me dice, sin cortarse un pelo: Vas a ahogar al bebé ahí. 
Mi respuesta, obviamente, no se hizo esperar y simplemente le dije: A lo mejor se ahoga usted por meterse en vidas ajenas. Y tal y como se lo dije, crucé la calle y me fui a mi casa.

También mi propia familia. He visto a alguien muy querido que portea, a veces, con una colgona (dícese de esas criaturas del infierno que dicen ser mochilas, que no son ergonómicas, que el bebé no está a gusto, que se lleva de cara, y sobre todo que hace que los padres se partan la espalda. Pobres bebés, cogidos, solamente, por los genitales). Esa persona, la aprecio, pero no se le pueden decir muchas cosas, pues es como yo, te las suelta y se queda tan ancha, como no quiero pelear y pienso que cada madre sabe lo que es mejor para su bebé me callo. 
Pero desgraciadamente, otras personas de la familia, no se callan para hacer comentarios sobre ello (porqué porteas, eso solo lo hacen los negritos. Eso solo es una moda. Te vas a romper la espalda y eso no beneficia a nadie) y sé que este verano cuando vaya a ver a más familia, para que conozcan a la enana, serán los que me digan que parezco, vete tú a saber qué, y que los niños se llevan en los carros. Pero no os preocupéis por mi, siempre se han metido conmigo, por ser la única que llevaba tatuajes (ahora ya no), porque un verano me hice unas trenzas, monísimas de la muerte (me decían que era como el mocho de fregar de esparto que tenían nuestras abuelas) y muchas otras cosas. Pero esta vez ya no se meterán solo conmigo (algo que me resbala), sino que se meterán con la forma de criar a mi bebé y sinceramente, estoy hasta los lichis (como dice una amiga mía), para que vengan los paternalistas y lo que nunca han sido padres, para que me digan cómo debo hacer las cosas. Pues yo hago lo que me da la gana y lo que es mejor para mi hija y ya sabes, si no te gusta, miras para otro lado. Así que ya estoy afilando la guadaña, por si tengo que cortar cabezas u otros miembros más viriles. 

Empezaré con los mitos del porteo y luego los iré desmoronando poco a poco.

Uno de ellos, que a mi misma me lo han dicho es: El porteo es de Hippies.
Ser hippie no es nada malo. Eso dejémoslo claro desde el principio. Pero el porteo no solo lo hacen los hippies, ni tampoco los culturetas, ni nada por el estilo. 
El porteo no es una moda que acabará el año que viene o el siguiente. El porteo está dentro de la crianza respetuosa. Donde la necesidad de cercanía y contacto de la piel con la piel es primordial. 
No solo porteamos nosotros. Nooooooo. También porteaban nuestros padres.  (Mis padres eran tan pobres cuando nací, que no tenían dinero para un carro. Uno de los hermanos de mi padre se lo prestó y mi padre, pobre, lo dejó una noche en el coche. Al día siguiente, no estaba ni el carro, ni las cintas de casette. Así que lo único que podían hacer era portear. Y aunque cuando me vieron con mi enana, no les gustó al principio, luego recordaron que era, y les terminó gustando).
Y nuestros abuelos? No sé vosotros, pero vengo de una familia humilde que vivía en una aldea, pequeñita. Mi abuela (madre de mi padre), tuvo 13 hijos. Sí! 13. Así que imaginaros eso de llevar un carro al campo. Pues no, ella porteaba, como la que más. Y no estoy segura, pero como muchos solo se llevan año y medio, te diría que hasta porteaba doble.
Y no, señores, mi abuela no era hippie, no es hippie y si le enseñas uno, te dice que esa persona no sabe vestirse, o peinarse, o vete tú a saber qué.

Otro de los mitos es: Llevarlo en brazos lo vas a malcriar.
Ante todo debo deciros que cuando una persona, ajena a mi vida, me soltó tal tontería, solamente se me ocurrió decirle. Pues no se preocupe que ese no será su problema. Si no el mío. Puede que fuera algo arisca, eso dijo mi padre que estaba al lado mío, pero sinceramente, me dio exactamente igual. ¿Qué pasa? ¿Qué tengo que callarme la boca? Pues no, si esas personas son impertinentes, yo también.

Llevar a tu hijo en la mochila o en el fular no hará que sea un niño malcriado. Mas que nada, es que ya ponemos una etiqueta que está mal. ¿Qué pasa con los que van en el carro? Por esta regla de tres, podríamos decir que los niños que van todo el día en el carro, van a ser unos niños sedentarios, que no querrán hacer nada más que estar sentados. 
Hoy he salido con mi niña y mi marido a dar una vuelta. He querido llevarla yo en la mochila, y durante un rato, mientras yo estaba sentada, ella estiraba sus brazos y hacía fuerza, porque quería estar como nosotros, mirando al mundo, y porque además quería que la gente le dijera cosas, que la cogieran y sobre todo, porque ella así se puede sentar sola. Ella ha decidido su momento, no nosotros. Ella va a su ritmo y el día que quiera ponerla en la mochila y ella quiera echar a andar. Será, otra vez, por decisión suya. 

El problema es que este mito está muy difundido, pero no solo con la gente mayor, noooooo. También con la gente joven. Muchas chicas de mi edad, con niños más grandes, o de la misma edad, se quedan mirando a la cartera y a mi enana, cuando pasamos a su lado. Y sé que miran con desdén, pensando en esto. Pero es que.... Me da igual (me encanta!) que me miren y piensen lo que quieran. ¿Las miro yo mal porque llevan al niño en el carrito?, que les llora, que quiere mimos, abrazos de su mami, que quiere  estar cerca y oler su voz. Que no quiere que cualquiera ponga el morro y le toque la cara (no sé qué manía es esa de tocar niños ajenos. Mi hija se pone a llorar como una histérica cuando no le dejan su espacio vital).

Otro mito, que me hace gracias es: Los bebés pequeños deben ir tumbados, para que la columna se forme.
Es verdad que los bebés cuando nacen y sus primeros meses de vida no están preparados para soportar su peso. Pero eso es lo bueno de los portabebés ergonómicos, que ellos no tienen que soportar su peso. Lo hace el portabebé, que para eso el bebé está colocado en la forma correcta: La espalda curvada y la posición de ranita para sus piernas y caderas. La cabeza se puede sostener, tanto con el fular como con la mochila. 

Puede que la gente no lo vea bien, porque piensen que hacemos daño a nuestros bebés llevándolos de esta manera. Pero lo que pasa es que nuestros portabebés, ayudan a la posición del bebé y no los ponemos en ninguna posición incómoda, ni tampoco haciéndoles daños en el futuro.

Lo bueno de llevarlos porteando, es que muchos bebés les ayuda con los cólicos. Conocí una madre, a través de Instagram de que decía que su bebé tenía muchos cólicos y no sabía que hacer, yo fui una de las madres que le recomendó el porteo y un par de días más tarde nos dio las gracias porque a su bebé se le había pasado.
Si un día no porteo a mi enana, ese día mi hija no hace caca. (Siento ser escatológica, pero debo hacerlo). Mi bebé es de las que hacen cada día, y como mínimo una vez. Pero si puede, un par o tres de veces. El día que salimos con ella en el carro, que no salimos de casa y no la porteamos nada. Ese día no hace caca. Sin ir más lejos, este fin de semana nos hemos quedado descansando y disfrutando de nuestro bebé y ella el domingo, nada de nada. Al día siguiente, vino la super caca!!!! jajajajaja. Casi se le sale del pañal y le ha pasado tantas veces, que es un hecho, más que demostrado.
Otra cosa que también he visto. Es que cuando le doy la teti y la tumbo en el carro, al momento, después de echar los gases, ella vomita o reburgita. En cambio en la mochila. Nada de nada. Porque creo que le ayuda a hacer la digestión.

Una vez escuché decir: Es que los portabebés son muy caros y no se utilizan tanto tiempo como el carro
Y aquí vemos otro mito. Los portabebés no son tan caros. Hay muchos, fulares y mochilas, que puedes llevar desde que nacen hasta los cuatro años.
Y los carritos de bebé, con todas las cosas???? Eso no es caro???? Y cuanto tiempo lo utilizas???? No creo que tanto. Muchos de estos carros no bajan de los 500 o 600 euros (los más baratos si no compras de segunda mano o te lo prestan). Llevan el maxicosi, la silla y el capazo, con todo el chasis. Para meterlo en el coche te las ves y te las deseas (y si tienes un C2, más todavía, pues el maletero es inexistente). El capazo, nosotros, lo utilizamos 3 meses. Y no es porque no cupiese la niña, si no que el problema es que la niña odiaba ir tumbada si no era porque estaba durmiendo. Se ponía a llorar, porque ella quería ver mundo. Y al final decidimos poner la silla, medio tumbada. Para que pudiese ver. Esto con la mochila nunca, nunca nos ha pasado. Nunca llora (solo si está malita). Se queda dormida enseguida, y la mochila durará lo que tenga que durar. Pero ya os digo yo que es más que el carro, que dentro de poco se lo devolveremos a la dueña.

Un mito, también referente al portabebés es: El portabebés destroza la espalda.
Bueno, los portabebés no ergonómicos te dejan la espalda hecha mierda mal. Pero en cambio, los portabebés ergonómicos ayudan a mantener una buena postura, reparte el peso del bebé de tal manera que ni lo notemos (entre hombros, espalda y cadera). Fortalece los músculos de toda nuestra espalda. 
Si tienes dolores con un portabebés ergonómico debes mirar si lo tienes bien puesto, si no tenías un problema de espalda anterior, ....

Por ejemplo. Llevo a mi niña en el caboo, en la mochila o en el mei-tai. En ninguno me duele la espalda (mucho), y he llevado a mi niña casi todo un día en el portabebés. Dejando el carro a un lado. ¿duele cuando porteas tanto rato? No. Pero a mi sí. Porque yo tengo un problema en la espalda, por culpa de mi sobrepeso, desde hace tiempo. Eso no es problema del portabebés, si no de mi salud y de lo poco que la he cuidado durante unos años. ¿Qué hago? Porteo un rato, una mañana o una tarde, pero cuando noto que la espalda me duele en ese punto infernal, se la paso a mi marido sin problema.

Otro de los mitos en cuanto a este tema es: Solo podemos portear cuando el bebé es pequeño.
Cuando el bebé llega a cierto peso, puede que nos sea más engorroso llevarlo. Eso es cierto. Pero ellos, normalmente, si no hay nada que se lo impida, empiezan a caminar antes. 
Lo bueno de tener un portabebés en el momento en que ellos quieren caminar, es que siempre lo puedes llevar medio puesto. Ellos caminarán un rato, pero se cansarán y en vez de llevarlo en los brazos, el portabebés, que seguramente, ya lo llevarás en la espalda, será un gran aliado, para ayudarte en ese momento. 

Podemos portear, diferentes pesos. He visto una foto de un chico porteando a su novia, para enseñar que no solo se portea a los bebés, si no también a los adultos y no pasa nada.

Otro que me dijeron un día que me dejó ojiplática fue: No puedes portear en verano.
¿Perdón? Mi enana nació en verano. El último día de junio. Llegaba julio caluroso y sofocante a Barcelona, pero eso no quitó que yo pudiera portear.
Yo tenía la boba 4g, una mochila estupenda, pero es verdad que con ella yo sudaba mucho. Así que me fui a Kangura, una tienda de porteo, estupenda (pasad por la página web) y allí encontré un fular de algodón perfecto para las dos. Mi niña es calurosa, como yo. Pero vistiéndola con vestiditos totalmente veraniegos y el caboo (fular estupendo que me compré), fuimos las dos divinas de la muerte todo el verano. 
Llevar al bebé en el portabebés, ayuda a que regule su temperatura corporal y no lo pase mal en cuanto a la temperatura exterior. 
¿Y en invierno? Pues en invierno lo mismo. Te dicen que si porteas, pasará frío, se resfriará y mil cosas más. Pues no es así. Porque para ello, tienes abrigos de porteo, mantas, cobertores,... Y todo ello para que el porteador y el bebé vayan a gusto y calentitos.

Y el de: Es mejor que los bebés vayan mirando hacia fuera para que reciban estimulos.
Os voy a poner una foto de una famosa, Elsa Pataky, junto a su marido, porteando. A la izquierda, tenéis a los bebés mirando hacia fuera en esa colgona. Mientras que a la derecha llevan mochilas ergonómicas (Elsa se dejó aconsejar por sus seguidores y creo que hizo estupendamente).

Los bebés en los portabebés ergonómicos, miran hacia el porteador y esto es por la postura que ellos deben llevar cuando son tan pequeños.  La espalda debe ir en forma de C, como indica la curvatura de su cuerpo. Si lo pones mirando hacia delante, lo llevas colgado y el peso del bebé recae en su cadera y genitales.

En cuanto a los estimulos: Los bebés tan pequeños no están preparados para esta avalancha, porque no saben donde mirar y se vuelven locos, de ahí que algunos terminen llorando. El portabebé ergonómico hace que no mire al exterior. Pero en el momento que el bebé puede mover la cabeza y mantenerla erguida, ya os digo que mira donde quiere y cuando quiere.

Y como os dije al principio de este post. Uno de los mitos que me dijeron casi al principio de empezar a portear era: El bebé se va ahogar ahí dentro, porque no puede respirar.
La seguridad en el portabebés depende de su correcto uso. Todos debemos aprender cómo ponerlos, debemos aprender a colocar al bebé, a colocar su cabecita, para que no tapemos su entrada de aire. 
Si quieres ir en bici, debes practicar y con el porteo es eso y cabeza. Si ves que no estás a gusto, o el bebé lo ves que tampoco lo está, entonces algo va mal. Si no, por qué se iba a ahogar en el fular o mochila? 

Yo cuando empecé con el caboo, me enseñaron como poner a mi enana, pero en ningún momento, taparle la cara. Si se duerme debemos girar su cabecita, para que no se quede con la cabeza, dentro de nuestro canalillo. Por ejemplo, mi enana, en la mochila, se duerme mirando hacia mi, y cuando veo que se está durmiendo, o está dormida le muevo la cabeza, se la pongo en una posición óptima y listo.



Y hasta aquí algunos mitos que podemos, fácilmente dejar por los suelos y enseñar que el porteo no es una moda. Que si se hace bien es bueno tanto para el bebé como para la madre (después del parto), y muchísimas cosas más.

¿Porteáis? ¿Os han dicho algo que os parezca un mito absurdo?  

martes, 10 de marzo de 2015

EL PORTEO EN NUESTRA FAMILIA

Hoy vengo con una entrada especial: El porteo en mi familia.

Desde que supe que estaba embarazada, quise portear a Carlota. Nadie más quería hacerlo, pero me empeñé en ello. Tengo una amiga que ha porteado mucho a sus hijos y siempre pensé, al verlos, que estaban felices y contentos, mientras que otras veces veía bebés en los carros llorando desconsoladamente hasta que alguien los cogía.

Se lo dije a mi marido y la verdad es que no vi mucho entusiasmo en él. Supongo que pensaba que eso era para hippies (pero igual que cambió en lo de colechar, con el tiempo, también cambió en lo de portear).

Igualmente, aunque yo quisiera portear, él, mis padres y los suyos nos decían que necesitaríamos un carro. Pero como somos unos currantes que no tienen casi dinero para nada (Casi todo lo compramos a plazos), decidimos que cosas como eso, sería mejor pedirlo prestado y con el tiempo ya veríamos si la necesidad apretaba.

Así que pedimos el carrito de bebé. La hermana de papi nos lo prestó encantada. Nos dejó el Bugaboo Camaleon, que tenía casi nuevo. Y sinceramente, cuando lo montamos me enamoré, pero había algo que no terminaba de convencerme del todo. Aunque el cochecito estaba nuevo y teníamos todos los accesorios y todo lo que necesitábamos, sentía que nuestra pequeña estaría algo lejos de mami.

lunes, 2 de marzo de 2015

LA VIDA A VECES TE DA UNA PATADA DONDE MÁS DUELE

Hola gente,

Llevo unos días desconectada del mundo 2.0, pero es que estaba cabreada con el mundo, luego estaba enfadada y por último estaba asqueada. 

No quería saber nada de nadie, no quería ver la felicidad, después de lo que había trastocado mi vida.

Quería esperar para escribir unas palabras y desahogarme, pero eso no va a pasar, pues cuando estoy tranquila y empiezo me enfado con todo. Así que aquí va....

Hace unos días me dieron una terrible noticia. Una persona que quiero, una persona que adoro y que siempre está ahí para mi, está enferma. Esa persona ha hecho muchas cosas, porque esa persona es así. 

Aunque durante un tiempo estuvimos separadas, porque lo sentimos así, o mas bien lo sentí yo, nunca me la quité de la cabeza. Y un tiempo después, volvimos a vernos y aquello que dejamos atrás se quedó allí y lo que nos unió antes, nos volvió a unir ahora.

Esa persona estuvo en uno de los peores momentos de mi vida. Una ruptura me había dejado echa polvo y no quería que las personas de siempre me dijeran que no pasaba nada y que lo entendían, pues eso no era verdad. Esas personas no habían vivido lo mismo que yo, no habían pasado por ese duelo. Pero esa persona sí y es cuando me demostró que la amistad está siempre en lo bueno, pero que se demuestra en lo malo. Esa persona me sacó de un pozo sin fondo. Esa persona me ayudó a ver lo bueno de la vida, y no necesitó charlas infinitas, ni nada por el estilo, lo único que necesitó fue estar a mi lado.

Por eso, cuando la semana pasada me dijeron que estaba enferma, que la persona a la que considero de mi sangre, de mi familia, estaba mal, no me lo podía creer. Cuando me dijeron que lo que tenía era grave, no me lo podía creer. Cuando me contaron que debía estar un tiempo en el hospital y que no podría ir a verla, como yo quería, no me lo podía creer.

Quiero estar a su lado. Cogerle la mano. Decirle que todo irá bien. 
Quiero que sepa que estaré ahí pase lo que pase. Pero no se lo puedo demostrar de otra manera que no sea con un mensaje. 

Las visitas a lo lejos. Desde una ventana. Su aislamiento me da mucho por culo. Porque quiero abrazarla, quiero estar con esa persona que siempre ha estado a mi lado. Quiero poder ir y decirle que esto lo superará y que todo será un mal sueño.

Pero lo que más me jode es que esto le pase ahora. ¿POR QUÉ?

Por fin se había desquitado de su vida anterior. Por fin ese maldito capítulo, que muchas lágrimas le hicieron derramar se había acabado. La luz al final del túnel, le enseñó que hay vida que vivir y que todo lo que había pasado era una prueba.
Ahora, en estos momentos, le tocaba vivir la vida que quiere. Con un trabajo que le encanta. Con una pareja que le quiere. Con todo el amor que le rodea. 

Pero el destino le ha jugado una mala pasada. Porque esto no lo vio venir. Nadie lo vio y eso es lo peor. Porque no te puedes imaginar que a una persona buena, que siempre hace todo lo que puede por los demás, el destino le tenga esto guardado. 

Ahora me doy cuenta eso de que no somos nada. De que tenemos que vivir la vida como queremos. Cualquier día puede acabar. 

Pero esto no pasará. Porque aunque el destino sea un cabrón, sé que esa persona seguirá adelante y todo lo veremos como la pesadilla que es. Porque esa persona es fuerte, porque esa persona tiene un futuro y un presente esperándole. 

Y ahora siendo egoísta te digo a ti. No puedes flaquear, debes ser fuerte, y debes hacerlo por ti y por todos los que te rodean. Porque yo no sé que haría ahora sin ti. Porque nuestro desencuentro fue en otra época. Pero ahora te quiero a mi lado. Porque sé que eres una persona que merece que la tengas en su vida. Porque sin ti, la vida sería muy gris, porque sin ti, no sé a quién marearía con mis estúpidos problemas (ya te dije que era egoísta). 

Así que lee esto bien. A LA MIERDA LA ENFERMEDAD, PORQUE TODO ESTO ES UNA DURA PRUEBA QUE VAS A PASAR CON MATRÍCULA DE HONOR.  (¿De acuerdo?).

Sabes que eres una de mis personas favoritas y que para mi, una de las más importantes. 

TE QUIERO. 

Ah!!! Y una última cosa. Debes ponerte buena porque cuando salgas y estés curada, nos iremos de crucero, nos tumbaremos al sol, beberemos unos cóckteles y viviremos mil aventuras (y no te preocupes, nuestra historia con el pasillo, siempre será nuestra, solo tuya y mía).